Actualizado: 26/05/2017 13:27
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Gansterismo, Fidel Castro, República

Castro el Matón

El pasado no se indaga ya para sacar lecciones, sino que se construye o reconstruye arbitrariamente para sostener tal o cual posición del presente

Comentarios Enviar Imprimir

La leyenda de asesinatos puntuales ordenados por Fidel Castro va de lo sublime (matar a Kennedy sin dejar rastro) a lo ridículo (matar a Payá dejando testigos) e incluye hasta acciones contra gente de su bando: desaparecer a Camilo Cienfuegos, abandonar al Che Guevara, ejecutar a Salvador Allende… Los asesinatos que habría cometido personalmente son harina de otro costal.

El cubanólogo Dr. Brain Latell afirma en Castro´s Secrets (MacMillan, 2013) que Fidel “nunca más” se involucró en persona tras el asesinato del sargento de la Policía Universitaria Oscar Fernández-Caral, el 4 de julio de 1948. Sin embargo, el jefe del Servicio de Investigaciones Especiales y Extraordinarias (SIEE) de la Policía Nacional, Mario Salabarría, aliado de Fernández-Caral y enemigo de Castro, expuso al historiador Antonio de la Cova:

“Yo no creo que Fidel haya ido a matar a Fernández-Caral, por la sencilla razón de que Caral lo conocía [y] era muy riesgoso jugarse la carta de que Caral iba a quedar muerto (…) La muerte de Caral fue en pleno día, en la puerta de su casa, [y en] ese barrio de Infanta hacia la Universidad (…) Fidel era conocido (…) Lo lógico es que si lo ve venir, se quite de la puerta, porque sabe que es enemigo.”

Fernández-Caral mencionó in articulo mortis tan solo a José de Jesús Ginjaume entre los agresores. Un testigo presencial, Reinaldo Aranda, identificó a Fidel Castro al mostrarle la policía una tira de fotos, pero al día siguiente Castro fue a verlo y Aranda declaró a la prensa que se había equivocado. Según la ficha policíaca de Fidel Castro, ni siquiera fue enjuiciado (Beruvides, Esteban M.: Cuba: Archivos confidenciales, Colonial Press International, 2001, p. 10).

Asesinato de otro Castro

Su ficha refiere también que fue “señalado como uno de los autores intelectuales” del asesinato —frente al cine Resumen (Cinecito) el 22 de febrero de 1948— del expresidente de la FEU y Director Nacional de Deportes Manolo Castro, quien militaba en el Movimiento Socialista Revolucionario (MRS), rival de la Unión Insurreccional Revolucionaria (UIR), a la cual pertenecía Fidel.

De la Cova relata que Frank Díaz-Balart proveyó coartada a su futuro cuñado (The Moncada Attack, Universidad de Carolina del Sur, 2007, página 19) y la ficha policíaca indica que la prueba de parafina dio negativa, esto es: que Fidel no había disparado recientemente ningún arma de fuego.

Otro pandillero de la UIR, Gustavo Ortiz-Faez, fue detenido a dos cuadras de la escena del crimen con una pistola 45 recién disparada. El peritaje balístico arrojó que Manolo Castro había sido baleado con ella, pero la Primera Dama, Paulina Grau, era madrina de Ortiz-Faez y movió los caracoles para sacarlo absuelto.

Bautismo de fuego

Dr. Latell escribió también que, “por testimonios indiscutidos”, Fidel Castro habría disparado por la espalda y herido de gravedad en un pulmón al líder estudiantil Leonel Gómez. Solo que:

  • Enrique Ovares, secretario general de la FEU, aseguró que “el primer tirito que dispara Fidel” en la Universidad de La Habana, el 8 de diciembre de 1946, dio pie al relajo de que “le fueron a tirar al toro y le dieron a la vaquita,” porque no fue Gómez, sino Fernando “La Vaquita” Freyre de Andrade, quien resultó herido en una pierna.
  • Rafael Díaz-Balart, excuñado de Castro, atestiguó que el atentado fue en 1947 a la salida del estadio aniversario por la calle Ronda, pero Ramiro Arango, secretario de Relaciones Exteriores de la FEU, aseveró que el tiroteo tuvo lugar “en un billar que había en un pasaje que iba del Instituto de La Habana al Teatro Payret”.
  • Vidal Morales, jefe de propaganda de la UIR, apuntó: “Es posible que se hayan disparado,” porque Castro tenía problemas personales con Gómez, amigo del líder de la UIR, Emilio Tró. Al cabo Gómez marchó a México y Castro ingresó en la UIR.

Rolando Masferrer, líder del MSR, declaró que Fidel y tres pistoleros más de la UIR (Justo Fuentes, Armando Galis-Menéndez y Rafael del Pino Siero) intentaron matarlo frente a su casa en 17 y 12, Vedado, para conmemorar el aniversario de la muerte de Tró, acribillado el 15 de septiembre de 1947 en la Masacre de Orfila. Masferrer desmintió de pasada la leyenda de haber abofeteado a Fidel Castro: “Él no tuvo ningún incidente conmigo y yo nunca le di ningún golpe a él”.

Coda

Dr. Latell no dio crédito al entrenador militar de los expedicionarios del Granma, Miguel Antonio Sánchez, alias El Coreano, quien ante las cámaras de un telecentro de Miami (Canal 41) largó que en 1956 Castro había asesinado a sangre fría al cabecilla de unos cubanos descontentos con la gestión del Che como jefe de personal del campo de entrenamiento en Chalco (México). En el mismo telecentro, Luis Posada Carriles soltó que debía su vida dos veces a Fidel Castro, quien habría impedido sendos atentados de otro pistolero de la UIR, Guillermo García-Riestra, alias Billiken, y del malogrado oficial del MININT Tony de la Guardia.

Entretanto pasó el tiempo histórico para hacer justicia entre cubanos de ambos bandos y el pasado no se indaga ya para sacar lecciones, sino que se construye o reconstruye arbitrariamente para sostener tal o cual posición del presente.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (http://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.