Actualizado: 23/09/2017 15:02
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Invasión, Bahía de Cochinos, Playa Girón

Jirones de Girón

Una carta de un miliciano aclara lo que realmente sucedió durante un episodio de la batalla de Bahía de Cochinos

Comentarios Enviar Imprimir

El 24 de abril de 1961, un alumno del segundo curso (febrero 2 – abril 29) de la Escuela de Responsables de Milicias (ERM) escribió una carta a su esposa, que por no guardar intención alguna de publicación se apega más a la verdad que muchas páginas dadas a imprenta sobre la batalla de Girón (o Bahía de Cochinos).

El remitente se apodaba “Gallego” y marchaba en la tercera compañía del batallón de la ERM, que salió el 17 de abril a cortar el paso invasor de la Brigada de Asalto 2506. Este “Gallego” escribió:

  • “Nos levantaron por alarma de combate como a las dos de la madrugada. Partimos como a las seis de la mañana en camiones [y llegamos] al central Australia como a las diez; seguimos en los camiones por la carretera hasta un lugar llamado Pálpite y de allí en adelante a pie”
  • “Se nos aparecieron dos aviones B-26 pintados igual que los nuestros y la cosa duró como media hora. Por la tarde nos atacaron dos veces más. Murió un teniente de milicias [Claudio Argüelles], un alumno [¿Ignacio Rolando?] y otro [¿Giraldo Díaz?] que falleció posteriormente de las heridas”
  • “Seguimos avanzando hacia Playa Larga, pero dieron órdenes de retroceder y regresamos a Pálpite”
  • “A eso de las 6 de la tarde, ya oscureciendo, llegó el capitán [José Ramón] Fernández Álvarez, director de la escuela, y llamó al teniente [Juan Alberto] Díaz, jefe de mi compañía, y le dijo que teníamos que avanzar hasta hacer contacto con el enemigo y desalojarlo de Playa Larga”
  • “Así lo hicimos y comenzamos a avanzar por ambos lados de la carretera con la compañía 4 detrás, mientras nuestra artillería cañoneaba. Como a las 11 de la noche llegaron los tanques y empezamos a avanzar”
  • “Ahí fue donde ardió Troya. Esa gente nos echaron con todo lo que tenían [y] averiaron o destruyeron dos tanques; cayeron muchos compañeros. Mi compañía tiene 13 muertos y 10 o 12 heridos”
  • “Cayó el teniente Díaz, que era nuestro jefe y profesor. Yo sólo me torcí el pie derecho en un hueco de los que hay muchos en esa parte de la ciénaga”
  • “Avanzábamos gritando: ¡Viva Cuba Libre! y ¡Patria o Muerte! Estuvimos fajados con esa gente hasta casi el amanecer el 18, en que retiraron al batallón de la escuela y entró en acción la Columna 1 [del Ejército Rebelde]”
  • “Aunque por encima de mí silbaban las balas trazadoras de la ametralladora calibre 50, los morterazos llovían y los bazookazos ni hablar, no sentí miedo. De los aviones sí”
  • “Yo pensaba en ustedes [esposa y dos hijos] y eso me dio valor y fe en la victoria y en que no me pasaría nada. Y así ha sido”
  • “El martes 18 por la mañana regresamos al central Australia [y] hoy regresamos a la escuela, [pero] no sabemos cuándo saldremos de pase”

Tres gallegos al tiro

El director de la ERM era el capitán José Ramón Fernández Álvarez, quien como el remitente de la carta llevaba el apodo “Gallego” sin nada que ver con Galicia, porque ambos descendían de padre asturiano. El capitán ascendería hasta general de división y el año pasado se doctoró honoris causa en Ciencias Militares. En 1996 contó al periodista Noel Martínez (Juventud Rebelde):

  • La ERM “fue clave en la rapidez y en el éxito del aniquilamiento de la invasión. A las once de la mañana llegó la noticia que habían tomado Palpite y Soplillar. Cuando Fidel se enteró, me dijo: ‘Ya ganamos la guerra; si no se dieron cuenta de que tenían que defender a Palpite están perdidos’.”

Un simple vistazo al mapa confirma que desde allí se controlaba la única vía de acceso a Playa Larga y la Brigada 2506 quedaría acorralada por bloqueo de los accesos restantes desde Covadonga y Yaguaramas.

El 25 de abril de 2011, el jefe del batallón de la ERM, Nelson González García, entonces teniente y hoy coronel, aclaró a un tercer gallego que sí tiene que ver con Galicia, Fidel Castro, “que Pálpite, en realidad, no fue tomado en combate, fue ocupado,” tal y como había escrito el “Gallego” de la carta. El otro, Fernández Álvarez, contó al precitado periodista de JR:

  • “Fidel me manda a tomar Playa Larga. Hacia allí mandamos a la Escuela de Milicias, sin cañones, sin tanques, ni aviones. La aviación del enemigo la atacó y causó 21 muertos y más de 50 heridos.”

La tercera compañía sumó 13 de los 22 muertos que tuvo la ERM, sin contar a su jefe, el teniente Juan Alberto Díaz, que se reportó como baja del Ejército Rebelde, pero no fueron tantos por la aviación, sino por la orden disparatada que dio el propio Fernández Álvarez de avanzar a pecho descubierto contra las posiciones enemigas a la entrada de Playa Larga.

Quienes como este “Gallego” dan testimonio para publicar, silencian el episodio. Así lo hizo, por ejemplo, el capitán de fragata (retirado) Percy Gómez Darna en La primera semilla (La Habana, Editorial Verde Olivo, 2012), quien pasa por alto a la tercera compañía de la ERM.

Tal y como relató el otro “Gallego” en la carta a su esposa, por la tarde marcharon hacia Playa Larga, pero hubo que retroceder a Pálpite. El coronel González García atestiguó a Castro que fue por el fuego graneado del enemigo.

Castro preguntó “por qué avanzaron. [N]i por la mente me pasaba mandar a esa gente a avanzar a esa hora, porque todavía no habían llegado los tanques ni la artillería antiaérea.” El jefe del batallón contestó: “Con el curso de los años le he hallado una explicación a eso: única y exclusivamente fue el entusiasmo.”

Sin embargo, el batallón de la ERM no avanzaba por entusiasmo, sino por órdenes. Ya oscureciendo, llegó el capitán Fernández Álvarez a Pálpite y mandó al teniente Juan Alberto Díaz, jefe de la tercera compañía, a marchar de nuevo contra las posiciones muy ventajosas del segundo batallón reforzado de la Brigada 2506 a la entrada de Playa Larga, sin haberlas explorado ni asegurado el “barraje infernal” de artillería que Castro consideró “de suma importancia” en orden manuscrita dada a las 7 de la noche. Según Fernández Álvarez:

  • “Empezamos en Pálpite con el apoyo de cinco tanques. Esa noche hicimos la preparación artillera sobre Playa Larga y a media noche atacamos. El combate fue duro en las condiciones nocturnas, tal vez fue el momento más duro de toda la lucha en Girón. Allí había un batallón enemigo que tiraba sobre la carretera y no podíamos desviarnos.”

Entonces ardió Troya, como narró el “Gallego” en la carta a su esposa. La preparación artillera con obuses 122, cañones 85 y morteros 120 dejó mucho que desear y los tanques ofrecieron blanco perfecto nada más que encendieron las luces. A la vuelta de medio siglo, Castro confesó al coronel González García:

“Ahora me doy cuenta de que cuando atacamos, atacamos conscientes; ahí, indiscutiblemente, también nos dejamos llevar por el entusiasmo, puede decirse; porque, bueno, no se puede hacer otra cosa si tú llevas tanques y artillería antiaérea. [E]ra suicida, desde el momento en que empezaron.”

Coda

La carta del “Gallego” a su esposa no solo prueba la falla táctica del otro “Gallego” al mando, hoy Doctor en Ciencias Militares. La penúltima viñeta de la carta, sobre el valor y la fe, acredita también la falla estratégica de la CIA en su informe —dizque de inteligencia— Diminishing Popular Support of the Castro Government (16 de marzo de 1961): “approximately 75 to 80 percent of the militia units will defect when it becomes evident that the real fight against Castro has begun.”


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (http://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.