Actualizado: 22/06/2017 11:38
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Exilio, Deportaciones, Ajuste

¿Cuántos meses le quedan a la Ley de Ajuste?

El domingo Trump aseguró que expulsará del país o encarcelará a tres millones de inmigrantes que tienen antecedentes criminales. Esto incluye más de 35.000 cubanos en el sur de Florida

Comentarios Enviar Imprimir

Después de haber votado masivamente por Donald Trump en Florida, los cubanoamericanos del exilio tradicional pueden cantar victoria, pero para los llegados en los últimos años, o quienes aspiran hacerlo en un futuro cercano, el panorama es de incertidumbre y temor.

Estos últimos ahora arriesgan perder sus beneficios migratorios, si el presidente electo cumple sus promesas, informa la AFP.

También el deshielo entre Washington y La Habana podría retroceder, pues Trump prometió revisar esa política de acercamiento, metiéndose así en el bolsillo a los cubanos más conservadores.

Según Latino Decisions, 52 % de los cubanoamericanos en Florida votaron por Trump, un apoyo importante en la victoria del candidato republicano en este estado clave del sureste de Estados Unidos.

Mientras la apertura entre ambas naciones difícilmente pueda ser revertida en su totalidad, aunque sí en parte, los beneficios migratorios que han disfrutado los cubanos desde hace décadas podrían desaparecer.

Y eso significa que, más allá de que esta reforma migratoria en efecto se materialice o no, “definitivamente” habrá que esperar una nueva oleada de inmigrantes cubanos.

“Se van a lanzar al mar para tratar de llegar aquí lo más pronto posible, antes de que quiten la Ley de Ajuste Cubano y la de ‘pies secos/pies mojados’”, dijo a la AFP Luis Felipe Rojas, vocero del Movimiento Democracia en Miami.

La Ley de Ajuste Cubano de 1966 permite a los isleños permanecer en Estados Unidos con numerosos beneficios.

Desde los años 90, las autoridades aplican además la política de “pies secos/pies mojados”, que permite quedarse a los cubanos que tocan tierra firme, pero repatría a los que son capturados en el mar.

El miedo a perder estos privilegios no es infundado.

“Esta medida es parte del título 8 de la Ley de Inmigración y Nacionalidad de Estados Unidos. Puede ser enmendada con aprobación del Congreso y si se aprueba una reforma migratoria”, dijo a la AFP Lorenzo Palomares, abogado y vocero de la campaña de Trump en el sur de Florida.

Palomares añadió que la política de “pies secos/pies mojados” es una interpretación de la ley y que el presidente electo buscará eliminarla.

El domingo, Trump aseguró que expulsará del país o encarcelará a tres millones de inmigrantes que tienen antecedentes criminales.

Esto incluye más de 35.000 cubanos en el sur de Florida, aunque como no existe aún un convenio de deportación entre Cuba y Estados Unidos, no está claro cómo se implementarán las órdenes de expulsión, dijo el abogado Wilfredo Allen a El Nuevo Herald.

“En el sur de Florida hay muchos cubanos. Cada día escuchamos sobre nuevos casos de personas condenadas y que tienen orden de deportación. En realidad, nadie sabe cuántos son porque las deportaciones no se aplican al no existir convenios con Cuba, pero son muchos más de 35.000”, señaló Allen.

La inmensa mayoría de los cubanos con orden de deportación está a la espera de que exista un convenio migratorio entre ambos países para ser devueltos a su país de origen, algo que no se logró con la administración del presidente Barack Obama.

Cuba es, junto a China, Irán, Irak, Libia y Somalia, uno de los países considerados como “recalcitrantes” por el Departamento de Seguridad Nacional a la hora de rechazar el regreso de sus ciudadanos deportados. El propio presidente electo recordó en un mitin de campaña en Phoenix, el pasado septiembre, que hasta 23 países se niegan a aceptar el regreso de sus ciudadanos al ser expulsados por Estados Unidos. “Eso no va a pasar conmigo”, advirtió el entonces candidato sin explicar cómo forzar la medida.

Respecto a los cubanos sujetos a deportación, Palomares afirmó a El Nuevo Herald que sería “fabuloso que los deporten”.

“Cuba nada más se quiere llevar los espías cuando se los descubren, pero no se lleva a los ladrones del Medicaid o los traficantes de drogas. La residencia permanente está sujeta a la buena conducta del candidato. Si usted quebranta las leyes tiene que irse a su país”, agregó al diario de Miami.

Palomares también está de acuerdo con que el presidente electo utilice la posibilidad que tiene de eliminar la política de pies secos/pies mojados, a la que calificó de “injusta” el pasado mes de febrero durante una entrevista con el diario Tampa Bay Times.

La Ley de Inmigración y Nacionalidad prevé que el Departamento de Estado anule la concesión de visados de inmigrantes y turistas a esos países, pero en la práctica eso solo ha sucedido en una ocasión, según The New York Times. Allen considera plausible que éste sea el mecanismo que Trump emplee como medida de presión, de acuerdo a lo expresado a El Nuevo Herald.

“Al final, quien terminará perjudicado será el Gobierno cubano. Si mantiene su posición de no aceptar a los deportados, podría crearse un conflicto con la administración actual. En caso de que los acepten se trata de miles de personas que necesitan reintegrarse en esa sociedad, lo cual conlleva un esfuerzo considerable en recursos y tendría consecuencias en la política interna”, explica.

Si la administración Trump optase por recurrir a esta medida, miles de personas se verían afectadas. Solo en 2014, un total de 54.286 cubanos recibieron visado de turista para visitar Estados Unidos, eso sin contar las 20.000 visas que, según los acuerdos migratorios, otorga la embajada norteamericana en La Habana.

Tanto el senador Marco Rubio como el del representante Carlos Curbelo, ambos republicanos, están empeñados en “modificar” la Ley de Ajuste Cubano. Ambos fueron reelectos. Sus propósitos seguramente cobrarán fuerza en un nuevo Congreso dominado por los republicanos y con un presidente que fundamentó su campaña en una agenda antimigratoria.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (http://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.