Hazte amigo de Cubaencuentro y colabora

  • Registrarse
  • Iniciar sesión

Actualizado: 24/10/2014 17:24
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Disidencia

El régimen cubano arremete contra Yoani Sánchez, a través de Jean-Guy Allard, asiduo de “Granma”

El periodista canadiense radicado en la Isla considera que el comunicado de nombramiento de la bloguera cubana como representante de la SIP, en el que la organización además denuncia la última oleada de represión contra activistas y periodistas independientes, “retoma la habitual retórica del Departamento de Estado”

Comentarios Enviar Imprimir

El régimen de la Isla presta hoy, como hace habitualmente, las páginas del diario oficialista Granma a su defensor a ultranza, el periodista canadiense radicado en Cuba Jean-Guy Allard, para difamar a la reconocida bloguera cubana Yoani Sánchez.

En artículo titulado “La SIP, cartel CIA de la prensa comercial, escoge a la ‘representante’ en Cuba que le corresponde”, el ex reportero de Le Journal de Montréal y Le Journal de Québec señala que la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), en su opinión, una organización “secuestrada por la CIA”, ha nombrado a Sánchez como su portavoz en La Habana para servir “los planes más sórdidos de la inteligencia norteamericana”.

La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) designó este jueves a la autora del blog Generación Y como vicepresidenta regional por Cuba de su Comisión de Libertad de Prensa e Información, encargada de supervisar la libertad de prensa en su país, según un reporte de la AFP.

De acuerdo con el “experto en la ‘mafia cubana’”, como se autodenomina el periodista, la SIP es el “cartel CIA de la prensa comercial” y la Comisión de Libertad de Prensa e Información es “un mecanismo de propaganda con el cual difama a las naciones progresistas y promociona la orientación claramente pronorteamericana del conjunto de sus miembros”.

Al comentar el nombramiento, realizado en un comunicado donde se condena también la represión de periodistas y escritores en la Isla, el reportero canadiense entrecomilla la palabra represión y añade que la nota “retoma la habitual retórica del Departamento de Estado”, para referirse a la más reciente oleada de encarcelamientos y violencia generada por el régimen, tema del que no se ha divulgado una palabra en el propio rotativo ni en ningún otro medio estatal cubano.

El canadiense califica a Sánchez de “cibermercenaria” aludiendo a información aportada por el periodista chileno Ernesto Carmona, según el cual el blog de la filóloga cubana se encuentra alojado en “un servidor en Alemania” que es “atendido por los servidores de la compañía Cronos AR Regensburg, sucursal germana de la empresa Strato”, que “no presta servicios a usuarios comunes, como —por ejemplo— a los blogueros”.

Carmona, quien como Allard también divulga sus textos en sitios como Cubadebate y Rebelión, publicó en 2009 un artículo en el rotativo limeño La Primera donde pretende probar que el “imperialismo y la CIA” financian a Sánchez a través de fuerzas internacionales confabuladas entre las que se encuentran el diario español El País, la cadena alemana Deutsche Welle y empresas como Microsoft, Hewlett-Packard y HTC Corp, patrocinadores de algunos de los premios otorgados a la bloguera cubana.

Otra razón por la cual Sánchez, destacada activista de la sociedad civil cubana, es acusada por Allard de “vendepatria patentada” y de estar “activamente promocionada por ciertas agencias de prensa internacionales”, es que “residió en “Suiza y Alemania antes de regresar a Cuba para crear su blog (Generación Y) y difamar a la Isla”, así como de estar “en contacto con por lo menos un individuo”, que “reapareció” luego como “diplomático en Cuba y que la atendió”, aunque Allard no especifica para qué ni quién fue esa persona.

Según Allard, Yoani Sánchez es una “auténtica negociante de la desinformación norteamericana” con “acceso preferencial a las tecnologías norteamericanas que el bloqueo prohíbe en Cuba” porque además “el registro del dominio del blog” que ella edita “lo mantiene la empresa Godaddy, que es una de las compañías contratistas que utiliza el Pentágono en la ciberguerra propagandística de estos tiempos”.

Por último, también la incrimina por tener “la única cuenta PayPal que existe en Cuba”, según dice el autor, “por disposición del Departamento de Estado norteamericano”.

También para el autor del artículo los premios recibidos por la bloguera cubana “son generados por el Departamento de Estado” y su fortuna, según “observadores” que no menciona, se estima sea “un mínimo de medio millón de euros”.

Sánchez, concluye Allard, “se encargará ahora de representar a la SIP —organización ultraderechista que se dedica permanentemente a atacar, calumniar y difamar a su país— y se atendrá a los planes que elaboran en Virginia” —la CIA, según él— “los cabezones de la guerra psicológica contra la América Latina libre y soberana”.

Crítica fácil en entorno acogedor

Para el periodista canadiense debe resultar muy cómodo promover este tipo de información sesgada y difamatoria en un país donde el ciudadano no tiene acceso independiente a Internet y donde la prensa escrita está controlada y vigilada por el aparato estatal, regido por un Gobierno que aplica la censura a ultranza, a la que debe enfrentarse la bloguera cada día.

El ciudadano cubano de a pie no sabe que GoDaddy es el mayor registrador de dominios y un servidor atractivo por los bajos costes y que cualquier persona del mundo puede hacerse con una cuenta PayPal.

En todo caso, la mencionada cuenta PayPal con vínculo a Generación Y, y cuyo propósito Sánchez explica sin cortapisas a sus usuarios, se encuentra en estos momentos bloqueada, lo que sí puede deberse al embargo estadounidense que aplica en transacciones con personas residentes en la Isla.

“Los cubanos no podemos contratar una cuenta de Internet doméstica. Sólo los altos funcionarios y extranjeros residentes en territorio nacional se conectan desde su casa a la red. Por esa razón, sólo puedo enviar mis textos desde hoteles donde una hora de Internet cuesta entre 7 USD y 9 USD”, informa el blog.

Únicamente en una Isla dominada por un régimen como el cubano, donde ejercer el periodismo sin haber cursado la carrera puede ser catalogado de delito sujeto a una condena de hasta veinte años de prisión, puede percibirse como sospechoso haber viajado a Suiza y Alemania y haberse reunido con “un individuo” que luego fue diplomático en Cuba.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (http://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.