Hazte amigo de Cubaencuentro y colabora

  • Registrarse
  • Iniciar sesión

Actualizado: 18/09/2014 13:18
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Alfonso José Zurbarán Trejo, Cuba, Venezuela

Fallece ex diplomático venezolano conocido en La Habana como 'el hombre asilo'

Alfonso José Zurbarán Trejo jugó un papel clave como protector de centenares de cubanos que acudieron a él para obtener refugio político a principios de la revolución.

Comentarios Enviar Imprimir

Alfonso José Zurbarán Trejo, primer secretario y encargado de negocios de la Embajada de Venezuela en Cuba entre 1959 y 1961, falleció en Miami a la edad de 84 años.

 

Zurbarán Trejo jugó un papel clave como protector de centenares de cubanos que, temiendo por sus vidas y su libertad, acudieron a él como intermediario para obtener asilo político en la sede diplomática venezolana en La Habana, durante los dos primeros años de la revolución.

 

En su extensa hoja de servicio diplomático figuran además cargos en las representaciones venezolanas en Panamá, Chile, Bolivia, Bélgica, España, Costa Rica y ante la Organización de Estados Americanos (OEA).

 

Entre los numerosos amenazados que hallaron en Zurbarán Trejo la disposición incondicional de brindarle apoyo para lograr inmunidad jurídica, se recuerda el caso de Manuel Urrutia, el magistrado que ocupara la Presidencia de Cuba entre el 3 de enero y el 17 de julio de 1959, fecha en la que se vio obligado a dimitir, luego de haber mostrado en reiteradas ocasiones su desacuerdo con la escalada de elementos de filiación comunista dentro del régimen instaurado por Fidel Castro.

 

En esos días, tras haber sido acusado de "actos cercanos a la traición" —mediante una maniobra pública que incluyó una histriónica renuncia de Castro al cargo de primer ministro—, el hasta entonces presidente Urrutia, temiendo posibles represalias de las masas enardecidas, manipuladas por Castro, se apresuró a buscar refugio en alguna embajada solidaria. Zurbarán Trejo, a riesgo de su propia vida, lo introdujo personalmente en la sede diplomática venezolaa, disfrazado y oculto en un automóvil protegido por la placa consular.

 

Durante meses, y con la discreta anuencia del gobierno de Rómulo Betancourt, la gestión de Zurbarán sirvió para enaltecer la tradición venezolana de hacer cumplir el derecho de asilo político, no sólo otorgando amparo a decenas de cubanos perseguidos, sino también brindándoles techo y comida en el recinto diplomático hasta lograr el salvoconducto de las autoridades castristas para que pudieran salir del país con destino a Venezuela. Por esa época, la embajada de Caracas llegó dar albergue a más de trescientos peticionarios de asilo.

 

Las intensas negociaciones del diplomático para obtener los permisos de salida, y los trámites diligentes en materia migratoria, fueron determinantes para que quienes gozaban de la protección de la embajada pudieran emigrar definitivamente.

 

El activismo sensible del diplomático, llevó a que fuese conocido veladamente entre los sectores del anticastrismo temprano como "el hombre asilo".

 

Zurbarán Trejo tuvo que abandonar la misión en Cuba al ser declarado personanon grata por el gobierno de La Habana, en de agosto de 1961. Tras sí dejó una estela de respeto y gratitud en numerosos hogares cubanos, cuyos miembros se salvaron del hostigamiento de la represión gracias a su gestión.

 

De regreso a Venezuela, sería designado por la cancillería de su país para otras importantes misiones diplomáticas, hasta su definitiva jubilación del servicio exterior en la década de los noventa. En adelante se dedicaría a diversos negocios privados. A finales de 1997 se trasladó a Miami, donde residió hasta el momento de su fallecimiento.

A Zurbarán le sobrevive una nutrida familia, compuesta por hijos de cuatro matrimonios, además de nietos y biznietos, que radican actualmente en Caracas y en Miami. En respeto a su voluntad expresa, los restos del ex diplomático serán cremados y trasladados a suelo venezolano.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (http://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.