Actualizado: 27/07/2017 12:28
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Pintura francesa, Pintura, Impresionismo

Bouguereau, sociedad y erotismo

Más allá del estilo de pintar, la fama y fortuna de William-Adolphe Bouguereau obedeció a su interés en mostrar a la burguesía europea y estadounidense lo que esta quería ver

Comentarios Enviar Imprimir

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad mitad del siglo XIX y la publicidad actual. En uno todo es pasado. En otro encontramos iguales representaciones, pero con mayor provocación.

Nada más fácil que descartar a Bouguereau como artista. Ya lo hicieron en su momento Gauguin, Cézanne y Van Gogh. Durante las tres últimas décadas del XIX fue el pintor más conocido de París, que era como decir del mundo. Luego sus cuadros se convirtieron en sinónimo de mediocridad y hasta de burla para los estudiantes de arte. A partir de 1980 ha comenzado una revalorización de su obra, pero siempre a partir de su destreza, no de su talento. Ello se refleja en el mercado. Para un creador de 822 cuadros conocidos, y que se mantuvo pintando seis días a la semana casi hasta su muerte a los 79 años —aunque muchos se han perdido—, solo algunos han alcanzado el millón de dólares y muy pocos los dos o tres millones. Si se compara con los precios astronómicos de las obras impresionistas, quien en una época fue muy cotizado entre magnates franceses y estadounidenses se preguntaría hoy si valió la pena tanto esfuerzo.

De hecho, el nombre de Bouguereau ha servido para acuñar un término peyorativo, el “Bouguereauté” que le endilgaron Degás y sus seguidores. Su manera, en buena medida, llevó a la consagración de un estilo opuesto. Las superficies de sus pinturas “lisas y artificiales” fueron catalogadas de poseer un “acabado lamido”, deslavazado, demasiado liso y trabajado en exceso. Tal estilo, que con anterioridad había sido admirado en Ingres —quien destacó que “la pincelada, por más lograda que sea, no debe ser visible”— tuvo su contrapartida en la textura y los brochazos, muy visibles, que caracterizan a los cuadros impresionistas y post-impresionistas.

Más allá del estilo de pintar —aunque íntimamente relacionado con ello— la fama y fortuna de Bouguereau, así como su posterior descrédito, obedeció a su interés en mostrar a la burguesía europea y estadounidense lo que esta quería ver: mujeres hermosas, niñas pobres pero encantadoras —y sobre todo muy limpias—, mitología clásica y una idílica vida campestre. Tal visión, que fue cambiando ligeramente con los años, adaptándose al público —“Qué usted espera, tiene que adaptarse al gusto del público y el público solo compra lo que le gusta”, dijo en una ocasión— la aceptó no solo en su obra, sino trató de imponerla a otros.

Con el control absoluto del Salón de pintura de la Academia de Bellas Artes, admitía en la exposición anual solo las obras que eran de su agrado o de los pintores que no lo criticaban o atacaban, al punto de que Cézane se quejó en una ocasión de haber sido excluido del “Salón de Monsieur Bouguereau”.

Sin embargo, esa mirada típica de la pacatería e hipocresía de la burguesía francesa, reflejada en sus cuadros, no estuvo libre de pequeños y saludables excesos. Si el erotismo de Bouguereau casi nunca se libra de la cautela —baste comparar su Nacimiento de Venus con el de Cabanel— y su fetichismo con los pies de niñas y jovencitas responde al gusto de la época, en ocasiones sus cuadros bordean lo siniestro.

Dentro de ese juego especialmente rentable de satisfacer las fantasías sexuales de los espectadores masculinos —sin trasgredir los códigos morales establecidos por el Segundo Imperio—, algunas pinturas de Bouguereau nos presentan una escena conocida donde aparece un detalle, un tema o un aspecto que rompe las convenciones.

Dante y Virgilio en el Infierno nos muestra una escena que podemos considerar de vampirismo (el hereje y alquimista Capocchio es mordido en el cuello por Gianni Schicchi, un famoso suplantador de personas para obtener sus herencias). El cuadro tiene una notable carga erótica y contrasta con otro de Delacroix sobre igual tema. En El primer duelo o Despertar de la tristeza (nombre que recibe tradicionalmente en español) está presente también el erotismo en las figuras, sus poses y un posicionamiento que resulta chocante con el tema.

La pintura describe el momento en el que Adán y Eva han descubierto el cadáver de su hijo Abel, asesinado por Caín. Tal característica desentona con el hecho de que, cuando la realizó, el pintor había sufrido recientemente la pérdida de su segundo hijo.

Bouguereau pertenece a la época en que los cuerpos femeninos blancos, depilados, blancos, idealizados al gusto del momento, se ofrecían a los visitantes de los salones de arte como ejemplos de belleza y alta cultura. Fueron el reverso de la prostitución imperante en las sucias calles. Hoy tal disparidad se encuentra en las páginas de anuncios de artículos de moda de las revistas de papel cromado, y las noticias que llenan el resto de la publicación.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (http://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.

Dante y Virgilio en el Infierno (detalle), de William-Adolphe BouguereauGalería

Dante y Virgilio en el Infierno (detalle), de William-Adolphe Bouguereau.