Actualizado: 20/09/2017 13:35
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Cine inglés, Cine, Arte 7

Una vida revisitada

El director de esta película no apuesta por la experimentación, sino que se limita a un cine convencional, agradable, sin que la gravedad consuma la trama

Comentarios Enviar Imprimir

La novela The Sense of an Ending le valió el Man Booker Prize a Julian Barnes en 2011. Es una narración psicológica en la cual se explora la poca confiabilidad de la memoria, que contrasta cómo recordamos los hechos de nuestro pasado, cómo coloreamos ambientes, relaciones y épocas para ajustarnos a nuestro presente. Julian Barnes es un gran novelista, altamente introspectivo y muy difícil de adaptar al cine. Sin embargo, el guionista Nick Payne ha logrado poner en manos del director Ritesh Batra un libreto muy cinematográfico, lleno de pequeñas observaciones y flashbacks que traducen muy bien a la pantalla la corriente del pensamiento que en cierta medida caracteriza la obra de Barnes.

El filme, como la novela, lo narra Tony Webster, un sesentón retirado que tiene una tienda de cámaras viejas, principalmente de la marca Leica, viejos tesoros que vende en miles de dólares. Mantiene una existencia desahogada y una vida bien rutinaria. Tiene una relación cordial con su exesposa y una un poquito más tirante con su hija, a quien acompaña a un grupo de preparto para lesbianas embarazadas.

La relativamente plácida existencia de Tony queda interrumpida al recibir una carta de Sarah, la madre de Veronica, una novia que tuvo brevemente en la universidad y de la cual no sabía hacía años. La carta habla de un legado, que resulta ser un diario, en el cual se aclara puntos sobre el suicidio de Adrián, un amigo cuyo intelecto admiró en sus años universitarios y que terminó quitándole a Veronica.

Veronica no quiere darle el “diario” y Tony comienza una pesquisa que se convierte en una revaloración de su vida. Va dándose cuenta de que muchas cosas o no fueron como él pensaba o tuvieron consecuencias que desconoció. Esta revisión del pasado afecta sus relaciones actuales y la forma en que ve su entorno. Muy hábilmente la película va cuestionando los efectos del pasado sobre el presente, la restructuración de la memoria y las falacias de la nostalgia. Todo esto viene dado a través de flashbacks, con una buena dosis de humor que a veces tiene un efecto negativo sobre la trama y con la voz en off de Tony, que narra parcialmente los eventos. Los personajes, sus virtudes y defectos, se transforman ante nosotros y los comenzamos a ver de manera distinta. El pasado nos va explicando el presente y sus distorsiones.

Jim Broadbent (Moulin Rouge, Vera Drake, Topsy Turvy, Smilla’s Sense of Snow), uno de los más versátiles del cine inglés, se desempeña con facilidad y eficiencia en el papel de Tony. No parece actuarlo, parece ser él. Harriet Walter (Downton Abbey, A Royal Affair, Atonement) como la exesposa y Michelle Dockery (Hanna, Downton Abbey), como la hija de Tony, regalan ese tipo de excelentes actuaciones a las cuales nos tiene acostumbrado el cine inglés, caracterizadas por ser perfectamente atenuadas y a la vez precisamente expresivas. Son el perfecto apoyo para Tony. Otros actores destacados también se desempeñan sin esfuerzo en sus breves roles, pero el único desperdicio de la película es la excesiva brevedad con la que aparece Charlotte Rampling (The Night Porter, The Wings of the Dove, The Cherry Orchard, Under the Sand) en el personaje de Veronica ya adulta.

Batra (The Lunch Box) dirige su segundo largometraje con mano segura. No apuesta por la experimentación, sino que se limita a un cine convencional, agradable, sin que la gravedad consuma la trama. Maneja bien el guion de Nick Payne, quien viene de la televisión y sabe narrar un tema complicado, que a veces pierde al espectador, sin intentar ser trascendente. Christopher Ross (London to Brighton, Black Sea) aprovecha con su fotografía, la excelente ambientación del presente y el pasado, que le entregan los escenógrafos y encuentra las tonalidades adecuadas.

Muy parecida en su tema a 45 Years, es una película que, dada la intensidad de su tema, resulta quizá demasiado amable y eso le resta fuerza. A la larga, es solamente un melodrama bien hecho, que nos hace reflexionar, pero no se queda con uno mucho después que se sale del cine.

The Sense of an Ending (Inglaterra, 2017). Dirección: Ritesh Batra. Guion: Nick Paye, basado en la novela homónima de Julian Barnes. Director de fotografía: Christopher Ross. Con: Jim Broadbent, Charlotte Rampling, Harriet Walter, Michelle Dockery, Matthew Goode y Emily Mortimer. De estreno en ciudades selectas de Estados Unidos.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (http://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.