Actualizado: 23/01/2017 23:58
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Entrevistas

Judíos, Exilio, Miami

“En Cuba no se puede vivir el judaísmo plenamente”

David Neww Behar, un cubano judío exiliado, expresó a AJN, que para él y para su familia Fidel Castro representaba “un dictador” y “una persona que destrozó a Cuba”

Comentarios Enviar Imprimir

David Neww Behar es un estadounidense, que vive en Miami, cuya familia escapó de Cuba cuando Fidel Castro tomó el poder. Su abuelo era un contratista, dueño de varias casas y edificios, que mandó a sus hijos a vivir a Miami con la esperanza de que algún día podrían volver, pero eso nunca sucedió. A los dos años, los abuelos de Neww Behar también estaban viviendo en Miami.

En una entrevista con AJN, Neww Behar sostuvo: “Nadie quiere irse de su país forzado y empezar de nuevo. Porque mis padres, mi papá y su familia, tenían una buena vida en Cuba”.

Actualmente, Neww Behar practica su judaísmo en Miami, donde asiste a una sinagoga en la que hablan español, y concurre al centro para jóvenes judíos latinos, Kspace. Según él, en Cuba no se puede vivir el judaísmo con la misma plenitud que en Miami.

Esto se contrasta con las afirmaciones de David Prinstein, vicepresidente de la Comunidad Hebrea de Cuba, quien el sábado había afirmado a AJN que la comunidad judía cubana estaba “conmovida por la muerte de Fidel Castro” y que vivía el momento “con profunda tristeza”. También había destacado que “los judíos de Cuba recuerdan con felicidad y júbilo cuando Fidel asistió como presidente de la república y con motivo de la festividad de Januka a la sinagoga, fue una muestra de respeto a la Comunidad”.

¿Qué siente por la muerte de Fidel Castro?

Estoy contento por la muerte de Fidel, mis padres se fueron de Cuba y mi papá se fue de la isla cuando él era niño, los padres lo mandaron a él solo con los hermanos. Estuvo en una casa con la ayuda del Jewish Federation, con sus hermanos en Nueva York, y estuvo sin ver a sus padres por dos años, hasta que sus padres lograron venir aquí a Miami. Entonces, recién ahí él pudo ver a sus padres. Ellos pensaban que esto iba a ser temporalmente y pensaban que iban a regresar a Cuba. Entonces imagina que Cuba nunca volvió a ser como era antes.

¿Le quedó muchos familiares en Cuba?

Gracias a Dios no, toda mi familia está aquí, tengo unos primos lejanos allá en Cuba pero la mayoría de la familia está aquí. Pudimos lograr sacar a todo el mundo de ahí antes de que la situación se ponga muy mala, pero gracias a Dios toda mi familia está aquí.

¿Qué representaba para usted y su familia Fidel Castro?

Un dictador, un tirano, una persona que mal logró a Cuba, destrozó a Cuba y al espíritu de los cubanos. El cubano era inteligente, era trabajador, últimamente los cubanos que han venido aquí, han venido sin educación, sin voluntad, ni ganas de trabajar. Ahí no se trabajaba, si trabajabas duro o no trabajabas era igual, ganabas igual, entonces tenían que hacer cosas para sobrevivir, muy feo lo que pasó en Cuba.

Y a aquellas personas que defienden el socialismo en Cuba por la igualdad social, ¿usted qué les respondería?

¿Qué le digo a una persona que es ignorante y no ha sufrido eso? ¿Qué le puedo contar a una persona que no ha visto su país destrozado a lo que era antes? Mis padres nunca han querido regresar a Cuba porque ellos dicen que ya el Cuba que ellos dejaron no es la misma Cuba, entonces eso es bien triste, ellos no pueden regresar ya a ese país porque no lo van a reconocer.

Personalmente, ¿usted se siente cubano, siente su herencia?

Sí, me siento ciento por ciento cubano.

Y para usted, ¿qué representa el centro Kspace en Miami?

Me gusta poder estar con toda la comunidad latina, me encanta que Miami es una mezcla de tantas culturas. Tenemos una gran variedad: argentinos, venezolanos, colombianos, cubanos, dominicanos, aquí hay de todo un poco. Me encanta Miami por eso, por las diferentes culturas y eso no se ve en todos los lugares.

¿Cómo piensa que influirá la victoria de Donald Trump en Cuba?

No sabemos, nadie sabe lo que Donald Trump va a hacer, es algo que ni si quiera él mismo creo que sabe. Así que no podría predecir lo que ese hombre va a hacer. No me gustó Trump, no me pareció que era el mejor candidato, pero él ganó, no queda más alternativa. Nadie sabe qué hará en EEUU, menos sabemos lo que hará en Cuba. Ojalá que no cometa ninguna locura.

¿Qué pasó con su judaísmo o con el judaísmo de tu familia?

Aquí, gracias a Dios, pudimos continuar con nuestro judaísmo. Pero allá en Cuba, conozco judíos que todavía están ahí que, no es que no puedan practicar, pero no pueden hacerlo de la misma manera, porque no hay comida kosher. Acá tenemos más libertad que allá.

¿Es difícil ser judío en Cuba o no es difícil, pero no se puede vivir plenamente?

No es difícil, no es que tengan contras, porque siempre ha habido una comunidad grande en Cuba, y todavía existen los templos, todavía existe todo eso ahí. Lo que pasa es que no es igual, porque mi familia, mi descendencia original era de España, se fueron a Turquía, después de Turquía se fueron a Cuba y había muchos cubanos judíos allá. Entonces, era muy lindo, tenían ahí una comunidad bien grande.

Prinstein no expresa una enorme dificultad de ser un judío en Cuba. Pero quizás sería distinto si no hubiese podido casarse como judío ahí y de pronto sus padres hubiesen tenido que irse. ¿Eso le duele a usted?

Si, allá me imagino que no se puede comer kosher, no hay esa posibilidad. Sí, obviamente duele. Nadie quiere irse de su país forzado y empezar de nuevo. Porque mis padres, mi papá y su familia, tenían una buena vida en Cuba. Mi abuelo era constructor, contratista, tenía varias propiedades, varios edificios, construía allá en Cuba, estaban bien.

¿Cómo es la población judía cubana en Miami?

Acá en Miami es grande. Hay una sinagoga bien grande donde van todos los judíos cubanos y se habla español. Las señoras hacen las empanadas y la polenta, las cosas que nosotros comíamos y los venden, cosas turcas, cosas de cubanos turcos, porque hay una mezcla de turcos y cubanos.

¿Tuvo oportunidad de ir a Cuba?

Yo nunca he ido, mi padre no quiso regresar.

La muerte de Fidel no garantiza grandes cambios y tampoco la relación con los Estados Unidos ha cambiado demasiado, pero de llegar a ocurrir, ¿tal vez podrían volver?

A mí me gustaría conocer la sinagoga a donde fueron mis padres, donde nacieron y todo eso porque no lo conozco, pero a mis padres le da mucha tristeza pensar en regresar porque no es la Cuba que ellos dejaron.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (http://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.