Actualizado: 21/08/2017 12:31
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Entrevistas

Literatura, Literatura cubana, Editorial

Libros con la tinta fresca

El ensayista Duanel Díaz Infante habla sobre Casa Vacía, el proyecto editorial que ha puesto en marcha junto con Pablo de Cuba Soria, y que tiene entre sus objetivos el de publicar escritores de calidad que no han conseguido insertarse en editoriales más establecidas

Enviar Imprimir

La noticia de que una nueva editorial ha iniciado su andadura, es siempre digna de saludarse y divulgarse. Constituye además una apuesta valiente en los tiempos que corren, en los que el imparable avance de las artes audiovisuales y las nuevas tecnologías hace que la lectura esté en franca desventaja. En el caso de Casa Vacía, hay otros alicientes adicionales que ameritan darle destaque a la noticia. Sus primeros títulos, que suman ya una veintena, conforman un catálogo con un nivel cualitativo y un atractivo muy loables.

El logotipo de la editorial lleva la firma de ese gran artista y maestro que es Umberto Peña. Los libros, por su parte, cuentan con un diseño funcional y visualmente agradable, así como una correcta maquetación y una tipografía de puntaje muy legible. Los editados hasta ahora cubren géneros diversos: poesía, narrativa, ensayo. Y aunque dominan los autores cubanos, no quedan excluidos los de otras nacionalidades.

Al frente de Casa Vacía, están el ensayista Duanel Díaz Infante y el poeta y narrador Pablo de Cuba Soria. Ambos residen en Richmond y son profesores en Virginia Commonwealth University. Para conocer más en detalle el proyecto que han puesto en marcha, he pedido al primero, vía correo electrónico, que conteste unas pocas preguntas. Aceptó gentilmente a hacerlo y a continuación se pueden leer sus respuestas.

¿Cómo surgió el proyecto de Casa Vacía?

Pablo de Cuba tenía preparada una antología de la prosa de García Vega, que no llegó a salir en la editorial ecuatoriana para la que la hizo. Un día, en enero o febrero del año pasado, se nos ocurrió crear una editorial para publicar ese libro y otros que fueran apareciendo. Aprovechamos, desde luego, las facilidades del método “on demand”, que baja muchísimo los costos, porque el libro no se imprime hasta que alguien lo compra.

¿Por qué ese título?

El título viene de una frase de Nietzsche: “Sobre ello podría yo cantar una canción, y quiero cantarla: aunque esté yo solo en la casa vacía y tenga que cantar para mis propios oídos.”

¿Cómo se financian económicamente?

No contamos con subvenciones ni ningún tipo de ayuda. Tampoco hay un interés comercial: no pretendemos sacar dinero con esto (aunque lo pretendiéramos, no lo conseguiríamos), lo cual nos da mucha libertad para hacer más o menos lo que nos da la gana. Nosotros mismos escogemos los libros. No somos editores profesionales, así que hemos ido aprendiendo sobre la marcha.

¿Qué criterios aplican para elegir los libros?

Como puedes ver en nuestro catálogo, no hay un perfil editorial definido. La idea es publicar escritores de calidad que a lo mejor no han conseguido insertarse en editoriales más establecidas, o reeditar obras publicadas en Cuba pero que han circulado poco, como Berlineses, de Abel Fernández-Larrea, que originalmente fue publicado por Ediciones Matanzas. Por razones obvias, la mayoría de autores que hemos publicado son cubanos, pero hemos publicado también a dos colombianos y a una poeta mexicana. Ahora va a salir, en edición bilingüe, Helsinki, un libro del poeta norteamericano Peter Richards.

¿Qué distribución tienen los libros que han editado?

Los libros se distribuyen a través de Amazon. Tratamos de hacer llegar a Cuba ejemplares con amigos y conocidos que viajan a la Isla. Tenemos pendiente el reto de conseguir difundirlos más, porque en muchos casos nadie se entera. Es el efecto paradójico de Internet: todo está a mano, pero es tanta la información que todo se pierde; está ahí, pero no es visible. Por cierto, te sorprenderías de la cantidad de ejemplares que se han vendido de los libros de García Vega.

¿Puedes mencionar los títulos que hasta ahora han aparecido?

Hemos publicado ya 20 libros: Ficción en cajitas y Cuaderno del bag boy, de Lorenzo García Vega; Libro de College Station y Gago mundo, de Pablo de Cuba; Berlineses, de Abel Fernández Larrea; Una literatura sin cualidades. Escritores cubanos de la generación cero, antologado y prologado por mí; Todo comienzo lugar, de José Kozer y Silvia Guerra; Enjambre de zepelines, de Luis Carlos Ayarza; No te lleves esa palabra, de Rolando Jorge; Mujer policía y otros relatos, de Enrique Rodríguez-Araújo; Diario de Olympia Heights, de Michael Hernández Miranda; Sinalectas, de Javier Marimón; Lezama Lima o el azar concurrente, de José Prats Sariol; Trantucé, de Legna Rodríguez Iglesias; Cuaderno de vías paralelas, de Idalia Morejón Arnaiz; la Poesía completa de Rogelio Saunders; Arpegos del pez rayando, de René Rubí Cordobí; Basalto, de Rocío Cerón, y Mano dura/ una indicación, de Óscar Cruz.

Próximamente, sacaremos un libro de ensayos de Pedro Marqués de Armas sobre literatura cubana, una compilación de artículos de Mañach sobre la Revolución cubana, un libro de versiones de autores latinos (Catulo, Horacio y Marcial) al español de Cuba que ha hecho Ernesto Hernández Busto, y una reedición de la antología bilingüe Caribe transplatino. Poesia neobarroca cubana e rioplatense, que compiló Néstor Perlongher en 1991 para la editorial brasileña Iluminuras, con las magníficas traducciones de Josely Vianna Batista. Este es un libro fundamental en el boom del neobarroco/ neobarroco, y no se encuentra por ningún lado. Nosotros vamos a publicarlo ahora en español; es decir, aparecerán los poemas originales con sus correspondientes traducciones al portugués, pero el prólogo y la nota de contraportada estarán ahora en castellano. Además, actualizaremos las notas biobibliográficas de los poetas.