Hazte amigo de Cubaencuentro y colabora

  • Registrarse
  • Iniciar sesión

Actualizado: 27/11/2014 0:40
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Estados Unidos, Obama

Obama sale del closet político

Analistas destacan los aspectos de justicia social, cercanos a un pensamiento de izquierda, en el discurso de toma de posesión del mandatario estadounidense

Comentarios Enviar Imprimir

Eduardo Suárez publicó en el diario español El Mundo un buen resumen de los principales puntos del discurso de toma de posesión del presidente estadounidense Barack Obama. Es bueno reproducirlo, porque indica los posibles rumbos que enfatizara el mandatario en este segundo período de gobierno. No hay que olvidar que Obama, libre ya una campaña para la reelección, cuenta con estos cuatro años para definir su legado. Es decir, a partir de ahora los electores norteamericanos y el mundo tendrán la posibilidad de ver al “verdadero” Obama, alguien que por otra parte triunfó en las urnas no con ideas neoliberales sino con una propuesta de justicia social, reivindicaciones para las minorías y apoyo a la clase media.

Estos son los aspectos principales del discurso de Obama, según El Mundo.

Barack Obama evocó en su investidura las palabras de Abraham Lincoln y Martin Luther King. Pero sus palabras no fueron una reflexión histórica sino la exposición de un programa de gobierno que se propone defender hasta 2016. Estas son las cinco lecciones que cabe extraer de su discurso inaugural.

1. Volver a los orígenes

El presidente construyó su discurso en torno a los grandes pilares de la Declaración de Independencia, aprobada en Filadelfia el 4 de julio de 1776. Se trataba de presentar las ideas de los padres fundadores como un estímulo para afrontar los desafíos que le aguardan al país en las próximas décadas. No como la excusa para no aprobar políticas progresistas o para desmantelar el precario Estado del Bienestar.

2. Las desigualdades

Al contrario que hace cuatro años, Obama apenas habló de la crisis económica. Pero sí dedicó muchos fragmentos de su discurso a hablar sobre la desigualdad creciente de la sociedad. “Nosotros comprendemos que nuestro país no puede tener éxito cuando un número menguante de la población vive muy bien y a un número creciente apenas le da el dinero para vivir”, proclamó el presidente con la mente puesta en la rebaja paulatina del poder adquisitivo y en los parados de larga duración. A Obama se le ha reprochado a menudo que apenas se ha preocupado por aliviar los problemas de los sectores más desfavorecidos de la sociedad. Los índices de pobreza se han disparado durante su mandato y su entorno se ha preocupado más por mantener el respaldo de la clase media que suele dirimir el resultado electoral.

Y sin embargo el lunes el presidente optó por poner en el punto de mira la desigualdad en Estados Unidos y presentarse como el heredero de la lucha contra la pobreza de Martin Luther King. ¿Cómo puede lograr aliviar la brecha creciente que separa a ricos y pobres en Estados Unidos? Hoy por hoy es imposible adivinar una estrategia viable sin el respaldo de los republicanos. Aunque líderes como Paul Ryan o Marco Rubio han pronunciado discursos con sugerencias similares en los últimos meses.

3. Sin mano tendida

Al contrario que otros presidentes, Obama no tendió la mano a sus adversarios en su discurso de investidura. Quizá porque no cree que vayan a ayudarle a llegar a un acuerdo y que no merece la pena ceder terreno para avanzar. El discurso incluyó críticas explícitas a un estilo que según Obama confunde la política con el espectáculo y el debate razonado con los insultos.

4. La América que le votó

En enero de 2009 Obama pronunció unas palabras sombrías y maniatadas por los parámetros de la crisis económica. La impresión general es que esta vez hizo el discurso que entonces no se atrevió a hacer. Se podría decir que el presidente salió en cierto modo del armario y desgranó un programa transformador dirigido sobre todo a las minorías que le allanaron el camino a la reelección. Apenas hubo palabras sobre la economía y sí referencias a los homosexuales, al feminismo y a los inmigrantes.

5. Lejos del mundo

Obama no se cansa de decir que no le interesa embarcarse en aventuras bélicas lejos de Estados Unidos. Al llegar al poder, prometió cerrar la prisión de Guantánamo y clausurar los extremos de la política exterior de George W. Bush. Pero cuatro años después Guantánamo sigue abierto y el presidente se ha embarcado en un programa de asesinatos extrajudiciales con aviones no tripulados que podría haber diseñado su predecesor. Este lunes Obama proclamó que “una década de guerras está acabando”. Pero aún no sopesa si merece la pena retirar el año que viene todos sus soldados de Afganistán y en el horizonte acechan nubarrones que podrían volver a colocar al presidente ante del dilema de una intervención armada que desde luego querría evitar. El programa nuclear iraní sigue su curso y se recrudecen la guerra civil de Siria y el caos en el Sahel. ¿Conseguirá Obama mantenerse al margen de los conflictos que se avecinan y centrarse en sacar adelante su programa doméstico? Sólo el tiempo lo dirá.

Por su parte, el periódico español El País va más allá, y dice:
“La izquierda norteamericana ha dado la bienvenida a su campo al presidente Barack Obama, enganchado súbitamente a la causa progresista en el discurso de inauguración de su segundo mandato después de cuatro años intentando navegar sin demasiada fortuna las turbulentas aguas del bipartidismo y el consenso”.

Bajo el título, Bienvenido a la izquierda, señor president, el periodista de El País Antonio Caño afirma que “Obama abrazó la más ambiciosa de las reivindicaciones de la izquierda moderna, la lucha por el medio ambiente, mencionó por primera vez en la historia en un acto de investidura los derechos de los homosexuales y trasladó el sueño revolucionario de los padres fundadores a las actuales necesidades de igualdad y justicia social. En medio de la desorientación ideológica que caracteriza el tiempo presente, esta fue una contundente apuesta por un determinado modelo de sociedad.

El presidente ha conseguido lo que parecía imposible, que sus seguidores recuperen la esperanza de cambio con la que nació su candidatura y que se perdió en el duro trasiego de la gestión de gobierno. Incluso la derecha moderada, aunque discrepe con algunas de las ideas expuestas, agradece que el país tenga un proyecto y un horizonte hacia el que dirigirse.

La característica más destacada del primer mandato de Obama fue la prudencia, una virtud apreciable en cualquier ámbito de la vida, y también en la política, sobre todo, tratándose de un presidente de Estados Unidos, en la política exterior. Pero la prudencia no suele hacer historia, y a esta nación le gusta pensar a lo grande, las gestas heroicas, construir la historia”, agrega la información de El País.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (http://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.