Hazte amigo de Cubaencuentro y colabora

  • Registrarse
  • Iniciar sesión

Actualizado: 19/12/2014 18:04
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Colombia

Uribe termina su gira para explicar el acuerdo militar con EE UU. Lula le pide garantías

Comentarios Enviar Imprimir

El presidente de Colombia, Álvaro Uribe, terminó este jueves una gira por siete países sudamericanos a los que explicó un acuerdo que permitirá a Estados Unidos usar siete bases militares en territorio colombiano, al final de la cual Brasil le pidió garantías, informo la AFP.

 

El viaje se cerró con una reunión entre Uribe y el presidente brasileño, Luiz Inacio Lula da Silva, quien indicó que Brasil quiere garantías de que las operaciones desde esas bases se restringirán al territorio colombiano.

 

El canciller brasileño, Celso Amorim, informó a la prensa que el tema requerirá de otras consultas "no sólo con Colombia, también con Estados Unidos".

 

Brasil también abordó la cooperación sudamericana en la lucha contra el narcotráfico. Es importante "que los países de Sudamérica asuman ese combate al narcotráfico como algo que tenemos que combatir sin injerencias externas", señaló Amorim.

 

Tras la reunión, Uribe se dirigió a los periodistas apenas para expresar "el agradecimiento por el diálogo amplio" con las autoridades brasileñas.

 

Brasil ha sido uno de los países que más abiertamente ha objetado el acuerdo que, según Estados Unidos y Colombia, se restringe al combate al terrorismo y narcotráfico.

 

"A mí no me agrada una base estadounidense más en Colombia", afirmó la semana pasada el presidente Lula. Con la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, el brasileño pidió que se convoque el Consejo de Defensa Sudamericano y el tema será abordado la semana próxima en Quito, durante una cumbre de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) a la que Uribe no asistirá.

 

Antes de Uribe, el consejero de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Jim Jones, ofreció explicaciones sobre las bases, en una visita de dos días a Brasilia.

 

Jones defendió el acuerdo con Colombia afirmando que forma parte de la cooperación que ambos países mantienen desde hace años, y agregó que el gobierno estadounidense no esconde "nada secreto bajo la mesa" con el acuerdo y que pretende una relación abierta y transparente con la región.

 

Brasilia, que afirma estar preocupada por la cercanía de esas bases a su vasto territorio amazónico, mantuvo su posición: "Bases extranjeras en la región aparecen como un resquicio de la Guerra Fría" y no ayudan a la distensión, dijo el principal asesor internacional de Lula, Marco Aurelio Garcia.

 

Sin hacer declaraciones públicas más allá de agradecer la recepción, Uribe visitó también esta semana Perú, Bolivia, Chile, Argentina, Paraguay y Uruguay, donde se reunió con los respectivos mandatarios.

 

El presidente peruano, Alan García, le dio una forma de respaldo, al definir a Uribe como "gran amigo", y en Chile y en Paraguay los mandatarios insistieron en el respeto a las decisiones soberanas de Colombia. El gobierno argentino no informó de su posición.

 

El presidente boliviano Evo Morales señaló: "No aceptamos militares norteamericanos en Bolivia y nuestro pedido es que también (el rechazo) sea en Latinoamérica".

 

En Uruguay, la posición de la coalición uruguaya de izquierda Frente Amplio en el gobierno es contraria a la presencia militar estadounidense en la región.

 

El ministro de Seguridad de Ecuador, Miguel Carvajal, opinó en tanto que la estabilidad en la región estará en juego con la instalación de bases. Ecuador y Colombia no tienen relaciones diplomáticas desde el año pasado.

 

Por su parte, el presidente venezolano, Hugo Chávez, que considera el acuerdo una agresión, ha instado a su homólogo estadounidense, Barack Obama, a que retire las tropas de Colombia. Chávez congeló las relaciones con Colombia la semana pasada por una denuncia del decomiso a las FARC de armas venezolanas.

 

Chávez se armará por plan militar Colombia-EE UU

 

Chávez dijo el jueves que Venezuela continuará comprando armas ante la "amenaza" que considera supone el proyecto de Colombia para incrementar su cooperación militar con Estados Unidos.

 

Caracas retiró el mes pasado a su embajador en Bogotá y ha tomado algunas medidas de presión económica como protesta ante el acuerdo militar entre el gobierno de Álvaro Uribe y Washington.

 

El militar retirado, que afirma liderar una revolución socialista en favor de los pobres, dijo que en su próxima visita a Moscú, prevista para septiembre, comprará "al menos tres batallones de tanques rusos" para prepararse ante una eventual guerra con Colombia o Estados Unidos.

 

"Lamentablemente tenemos que armarnos. Cada cuadro del partido tiene que ser un soldado combatiente (...) listo para la guerra para defender la patria ante una agresión del imperio norteamericano", dijo en un acto con militantes de su Partido Socialista Unido de Venezuela.

 

Caracas inició el año pasado negociaciones para comprar tanques T-72M, según fuentes de la industria de defensa rusa.

 

Chávez ya ha comprado a Moscú más de 4.400 millones de dólares en armamento, incluyendo aviones de combate, fusiles Kalashnicov y helicópteros, unas adquisiciones que levantaron críticas de Washington y Bogotá.

 

"Convertiremos a Venezuela en una fortaleza inexpugnable, como Cuba", dijo Chávez.

 

El mandatario venezolano afirmó que la Casa Blanca busca invadir su país para hacerse con las principales reservas de crudo en el Hemisferio Occidental.

 

"Los yanquis están desesperados porque ya no tienen petróleo y no pudieron capturar el petróleo de Irak. Nos tienen otra vez en la mira porque quieren la Faja Petrolífera del Orinoco", dijo.

 

Venezuela, uno de los principales abastecedores de crudo a Estados Unidos, asegura que en la Faja del Orinoco están los mayores depósitos de hidrocarburos del mundo.

Chávez dijo que la única solución a la crisis entre Venezuela y Colombia es que Bogotá cancele su nuevo proyecto de cooperación militar con Washington, por el que ha amenazado con interrumpir el vital comercio binacional.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (http://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.