Hazte amigo de Cubaencuentro y colabora

  • Registrarse
  • Iniciar sesión

Actualizado: 20/12/2014 5:25
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Opinión

Ajuste Cubano, Emigración, Exilio

De la ley asesina a la buena vida

Los funcionarios cubanos, tal y como ayer convirtieron a los gusanos en mariposas, hoy trastocan la “ley asesina” en oportunidad de mejor vida

Comentarios Enviar Imprimir

Si en Cuba hubiera un concurso de popularidad, estoy seguro que el Coronel Lamberto Fraga —segundo jefe de Inmigración y Extranjería— lo ganaría por aclamación. Ha estado a cargo de explicar los pormenores de la nueva política migratoria, y lo ha hecho bien, demostrando que sabe manejar palabras y argumentos.

Quizás lo más interesante de lo dicho por Fraga es su reconocimiento de que la Ley de Ajuste Cubano es una oportunidad. Si no me equivoco, es la primera vez que un funcionario cubano lo hace públicamente. Como es conocido esta ley es denominada oficialmente en Cuba como la Ley Asesina y a ella se achaca la osadía de los migrantes cubanos que se lanzan al estrecho de la Florida para alcanzar las costas norteamericanas. Sin que por esta vía se pueda explicar porqué los mexicanos cruzan el bravo desierto fronterizo y los dominicanos se aventuran en el temible Paso de la Mona sin el aliciente del ajuste.

El reconocimiento se dio en el contexto específico muchas veces comentado de que ahora los cubanos podrán optar por la residencia americana sin perder la cubana, pues al poder estar dos años fuera de la Isla, pueden recibir la residencia en un año y disfrutar otro en “las entrañas del monstruo” antes de regresar a la Isla. “Son los casos —cito a Fraga— de quienes llegan a Estados Unidos y piden acogerse a esa Ley de Ajuste que tienen ellos, que tienen que esperar un año y un día… En estos casos la persona podrá tener residencia en el país donde esté o donde se ajuste, en el caso de Estados Unidos, y mantener su residencia en Cuba”.

De paso esto coloca la pelota en el campo americano. De inmediato —como Neruda, sin saber cómo ni cuándo— los representantes cubanoamericanos afiliados a la derecha republicana han comenzado a pedir su reforma migratoria, aduciendo que hay un contrasentido en el hecho de que los cubanos reciban el ajuste por huir del “comunismo”, pero regresan a visitarlo a la primera oportunidad disponible. Y tienen razón en un sentido lógico formal estricto. Solo que no podemos olvidar que por décadas ellos han sido sostenedores del Ajuste, y que lo ataron a la Ley Helms Burton de una manera tal que no es posible moverlo sin afectar la totalidad de la Ley.

En el corto plazo, es predecible que el ejecutivo mueva algunas fichas menores, como puede ser la disposición de los pies secos y mojados, lo cual dará un respiro a los guardias de los puestos fronterizos mexicanos, pero no mucho más. Y es también predecible que se incrementará el número de cubanoamericanos de nuevo tipo, pudiéramos decir que “normales”, como lo pueden ser los dominicanos o los salvadoreños que andan con un pie en cada lugar y conforman vigorosas comunidades transnacionales. En el mediano plazo la ley tendrá que ser derogada, y ello debe ser un ingrediente de la normalización de relaciones a la que al parecer aspira Obama en este segundo mandato, y que ojalá los gobernantes cubanos pudieran aprovechar.

De inmediato, nos queda el regodeo de ver como se revuelve el zoológico político Habana-Miami. Como los funcionarios cubanos, tal y como ayer convirtieron a los gusanos en mariposas, hoy trastocan la ley asesina en oportunidad de mejor vida. Y como los otros reaccionan cuando se dan cuenta que su cruzada anticastrista se está hundiendo en la inopia. Y que ellos mismos han terminado condenando —como decía Sor Juana— los pecados que financiaron.

Y lo que es para mí mucho más importante, me deleitaré viendo como miles de cubanos van a seguir beneficiándose de los dislates de sus políticos.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (http://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.