Actualizado: 23/09/2017 15:02
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Opinión

Huelga, FNCA, Fariñas

Los logros de Fariñas

La última huelga de Fariñas fue una nueva versión del “cuento contado por un idiota, lleno de ruido y de furia, que no tiene ningún sentido”

Comentarios Enviar Imprimir

A comienzos de agosto la subcomisión de Derechos Humanos del Parlamento Europeo pidió al Gobierno cubano respetar los derechos de los opositores y resguardar la vida de Guillermo Fariñas, entonces en huelga de hambre y sed.

Elena Valenciano, quien fuera vicesecretaria general del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y ahora es presidenta de la subcomisión de la Eurocámara publicó un comunicado en el cual expresaba su “preocupación y solidaridad” hacia Fariñas.

“Estamos extremadamente preocupados por la salud del señor Fariñas. Pido al Gobierno cubano que asegure la integridad de su salud y aborde su petición para mejorar el trato de los presos políticos de Cuba. Pedimos al Gobierno cubano que acate sus compromisos internacionales, contenidos en la Convención de las ONU contra la Tortura y otros tratos crueles, inhumanos o degradantes. El subcomité seguirá de cerca el caso y el respeto por los derechos humanos en Cuba, siendo esto una piedra angular principal del acuerdo de diálogo político y cooperación entre la Unión Europea y Cuba”, señalaba el comunicado.

El acuerdo de colaboración bilateral para el desarrollo fue reiniciado en 2008. Entre esa fecha y 2014 la Unión Europea (UE) destinó alrededor de 90 millones de euros en los campos de seguridad de alimentos, preparación para responder a situaciones de emergencia como los huracanes y otros desastres, cambio climático y energía, cultura y herencia, apoyo a la modernización económica y social y capacidad administrativa. No hay que confundir estas labores con los campos de inversión, acuerdos comerciales, entre empresas y Estados y general intercambios gubernamentales. Cuba también ha participado en proyectos regionales de la UE, como programas de intercambio de estudiantes (ERASMUS Mundus), cooperación en la lucha contra el narcotráfico y políticas ambientales y de cambio climático. Más de 50 millones de euros han sido destinados para apoyar el desarrollo sostenible de la agricultura en la Isla, el medio ambiente y otras cuestiones, para el período 2014-2020.

Lo anterior ejemplifica dos aspectos importantes que hay que tener en consideración: no se trata de cantidades elevadas de dinero y no son programas específicos y directos que favorecen al Gobierno de La Habana, como digamos la cooperación existente entre Cuba y Venezuela. El Gobierno de La Habana no depende esencialmente de la cooperación europea.

En respuesta a una carta enviada por Berta Soler y el propio Fariñas, el presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz , recordó que aprobar o no el acuerdo UE-Cuba es prerrogativa del Parlamento Europeo, y que él personalmente le otorgaba todo su apoyo a “las iniciativas pacíficas para la mejora de la situación política y de los derechos humanos en Cuba”. Esto no es más que lenguaje diplomático y el discurso político de siempre, por iguales medios y palabras.

El apoyo a la lucha de los derechos humanos, la denuncia de los abusos que ocurren en Cuba y la participación de opositores en dicho parlamento ha sido una constante en más de una década. Es seguro que La UE continuará con dicha práctica, como lo es el hecho de lo limitado de sus logros frente a un gobierno fuertemente autoritario —totalitario en casi todos los aspectos, cabe agregar—, sin que por ello se puedan depositar muchas esperanzas en esa práctica de lenguaje aparentemente meritorio y poca trascendencia. Igual discurso lo practica a diario la Casa Blanca, tanto en lo referente al caso cubano como a muchos otros. Washington y Bruselas, o el valor gastado de las buenas intenciones.

El punto clave en las razones aducidas por Fariñas para abandonar su huelga tiene que ver con un cambio de exigencias. De pronto el opositor ha recurrido a un confuso argumento de apoyo, por parte de la UE —apoyo con el que contaba antes de iniciar su huelga— para abandonar el ayuno. Con ello ha trasladado sus exigencias o peticiones, del Gobierno cubano a la comunidad europea. Solo que a Europa no hay que “exigirle” lo que siempre ha dado: solidaridad de discurso, de valor relativo ante las realidades económicas, de los inversionistas y de las políticas gubernamentales.

Fariñas ha vuelto a situar fuera de la Isla lo que no es más que un problema cubano.

Es dentro de Cuba donde los opositores deben llevar a cabo su batalla. Renunciar a una actividad que se desarrolló fundamentalmente en un terreno mediático limitado, con el pretexto de irse de viaje, es cuando menos cuestionable.

Más aún cuando el opositor y la organización del exilio que lo apoya y sostiene económicamente han escenificado una confusión que lo menos que puede decirse de ella es que resulta reprobable.

En una declaración emitida en Miami, la Fundación Nacional Cubano Americana

denunció lo que catalogó de “falsa noticia”:

“La supuesta nota informativa afirma que la Enmienda presentada en días anteriores, ha quedado anexada al informe de ‘Regulaciones de la Estrategia Comercial de la Unión Europea con los países del Bloque Africano’ y describe de manera ilegítima, detalles de la discusión de la Enmienda G. Fariñas, la cual aún no ha sido discutida”, señala la FNCA.

“Le hemos informado a Coco de la falsificación del documento. No obstante reiteramos nuestro compromiso y seguiremos trabajando juntos en favor de los derechos humanos en Cuba”, añade el documento.

¿Qué se desprende de una declaración de este tipo? ¿Qué el opositor ha sido engañado? ¿Qué debió haber continuado su huelga?

El episodio del ayuno de Fariñas ha terminado como una nueva versión del “cuento contado por un idiota, lleno de ruido y de furia, que no tiene ningún sentido”.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (http://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.