Hazte amigo de Cubaencuentro y colabora

  • Registrarse
  • Iniciar sesión

Actualizado: 22/10/2014 14:49
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Opinión

Terrorismo, Posada Carriles, Exilio

Posada y el pasado

Hay inmoralidad e hipocresía en justificar la realización de sabotajes y actos terroristas con tal de atacar al enemigo

Comentarios Enviar Imprimir

El intento de presentar a Luis Posada Carriles como un patriota ejemplar y combatiente anticastrista, algo que intentan algunos exiliados en Miami, guarda semejanzas con la campaña internacional del régimen de La Habana en favor de los cinco espías cubanos, cuatro de los cuales permanecen detenidos en Estados Unidos. En ambos casos, los carteles de terrorista y antiterrorista se cuelgan a partir de argumentos ideológicos.

La realidad es que Washington utilizó a Posada Carriles para diversas actividades encubiertas, en una época en que el empleo de ciertos medios violentos se mantuvo en secreto y no se sancionaba como en la actualidad.

Sin embargo, ya la guerra fría terminó hace años. La repulsa mundial al empleo de la tortura y otros medios violentos e ilegales, para destruir a los enemigos de esta nación, es una muestra más de que cada vez es mayor el rechazo a las justificaciones políticas para los asesinatos de civiles y los actos que ponen en peligro la vida de inocentes.

Posada Carriles se ha convertido en un rezago de otra época, y por supuesto que hay inmoralidad e hipocresía en justificar la realización de sabotajes y actos terroristas con tal de atacar al enemigo.

Demasiadas guerras y crímenes ocurrieron durante el siglo pasado, para persistir en presentar como víctima a un hombre demasiado vinculado a actos terroristas.

Luis Posada Carriles tiene un amplio historial —en parte hecho público, en parte mantenido aún en secreto— que lo descalifica como patriota y luchador por la democracia.

No es un luchador anticastrista sino un individuo que la mayor parte de su existencia ha actuado al margen de la ley, sin detenerse a medir las consecuencias de sus actos en las vidas de seres inocentes.

Es cierto que el régimen de La Habana manipula el caso de Posada Carriles con fines propagandísticos y que carece de moral para presentarse como un paladín del antiterrorismo. Pero ello no impide que se deba investigar la supuesta participación de éste en actividades como los atentados dinamiteros ocurridos en La Habana entre 1997 y 1998, que tuvieron como consecuencia la muerte de un turista italiano.

Tras ser absuelto en un tribunal de El Paso, Texas, de 11 cargos relacionados con una ola de atentados dinamiteros en Cuba en 1997 y su entrada a Estados Unidos en 2005, nada se ha sabido de Posada Carriles, salvo su presencia ocasional en algún acto de Miami, como la celebración por el natalicio de Muchos actos en la trayectoria de Posada Carriles merecen la misma repulsa que la campaña de sabotajes llevada a cabo por el Movimiento 26 de Julio y el Directorio Revolucionario, para poner fin a la dictadura de Fulgencio Batista.

No hay justificación para colocar bombas en cines, parques y hoteles. El terror no es un arma adecuada, ni moral ni legal, ya sea utilizada contra un dictador como Batista o contra un déspota totalitario como cualquiera de los dos hermanos Castro.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (http://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.