• Registrarse
  • Iniciar sesión

Tres preguntas sobre Obama (III)

81 Comentarios Enviar Print

Con esta entrega cerramos temporalmente la serie Tres preguntas sobre Obama. En las próximas semanas, en paralelo a los estirones de la carrera hacia la Casa Blanca, la retomaremos en su actual formato o introduciremos propuestas similares.

Entretanto, el nuevo libro contra la candidatura de Barack Obama, The Obama Nation, está dando de qué hablar. Según la agencia EFE, debutó el domingo en el primer puesto de las obras más vendidas del diario The New York Times.

Dice EFE que The Obama Nation, “cuya pronunciación en inglés es similar a la de la palabra abominación, es obra de Jerome Corsi, quien sugiere que Obama es un musulmán encubierto, un radical que esconde bajo su plácida fachada un gran resentimiento.

“El polémico escritor conservador saltó a la fama en 2004 como coautor de Unfit for Command ( No apto para asumir el mando), que salió a la venta en las elecciones de ese año y en el que se atacaba el historial militar del entonces candidato demócrata John Kerry.

“El libro inició una larga y devastadora campaña contra Kerry, quien finalmente perdió la contienda electoral contra el actual inquilino de la Casa Blanca, George W. Bush.

“Corsi y sus seguidores lograron minar a Kerry en 2004 y el autor, que dice que colaborará en campañas negativas contra Obama, confiesa abiertamente perseguir resultados similares este año”.

Tres preguntas: Respuestas del escritor y periodista Armando de Armas

¿Cuál es su pronóstico para las elecciones de noviembre? ¿Se impondrá Obama?

Cualquier pronóstico que se haga a estas alturas del juego sobre quién será el ganador me parece apresurado. Tendría más de deseo de manifestación de una realidad que de realidad misma, más de entusiasmo ideológico que de seriedad analítica. La verdad es que puntaje más puntaje menos lo que se observa es un empate, y de aquí a noviembre puede pasar cualquier cosa.

Luego, lo interesante aquí no es el 50% de apoyo que tendría Obama dado que es joven y tiene carisma, promete bajar el nivel de los mares, salvar el planeta y sacar las tropas de Irak, sino el otro 50% de McCain, que es viejo y no tiene carisma y dice mantendrá las tropas en Irak por cien años si fuera necesario, no promete nada grandioso y viene de ocho años de lógico desgaste del Partido Republicano en el poder, con problemas económicos y altos precios de la gasolina.

¿Qué podría tener de bueno y qué de malo, respecto a Cuba, una hipotética presidencia de Obama?

Lo único bueno que podría hacer un presidente norteamericano por Cuba es invadirla como en 1898, pero Obama ni ningún otro hará eso. Entonces, creo, lo único responsable que nos queda es apoyar las políticas estadounidenses que mantengan las sanciones impuestas a esa dictadura y, de ser posible, que las endurezcan aún más. Esas sanciones son la única arma real con que contamos los cubanos libres, un arma que por otro lado no es cubana, pero que se mantiene gracias a los cubanos, para presionar y eventualmente llegar a una mesa de negociaciones con esos reformistas que tanto anuncian y que no aparecen por ningún lado. Todo eso después que se liberen los presos y se den reales muestras de cambio.

¿Es Obama un revolucionario?

No, es un demagogo consumado. Lo cual viene a ser, casi, como un revolucionario.

Tres preguntas: Respuestas del editor y escritor Jorge Salcedo

¿Cuál es su pronóstico para las elecciones de noviembre? ¿Se impondrá Obama?

No sé si Obama consiga imponerse, pero es un contendiente formidable.

Si usted quiere la "aprobación del mundo", votará por Obama. Si usted quiere elegir al primer presidente negro de los Estados Unidos, votará por Obama. Si usted quiere "hacer historia", votará por Obama. Hay una gran recompensa psicológica inmediata en votar por Obama. Y Obama es joven, elocuente, carismático, mucho más carismático que su rival.

El resultado va a depender de la madurez del electorado americano. Si se atiende preferentemente a las promesas, el aura, la proyección pública, la imagen, el entusiasmo, el simbolismo, la energía de los candidatos, Obama gana. Si se atiende al récord, el carácter y las propuestas específicas de los candidatos, se impondrá McCain.

Si el debate se mantiene en el plano de las generalidades (el descenso del crecimiento económico, la impopularidad de la guerra en Irak…), Obama triunfa, porque en materia de generalidades basta con la elocuencia.

Si se debaten los problemas específicos que afectan la economía americana (las políticas energéticas de este país, por ejemplo, y el papel de los demócratas en esas políticas), el estado actual de la guerra en Irak, que ha sido un hueco negro para los terroristas de todos los países que acudieron a luchar allí, McCain tiene mejores posibilidades.

La inmunidad a la elocuencia es un deber ciudadano.

¿Qué podría tener de bueno y qué de malo, respecto a Cuba, una hipotética presidencia de Obama?

La hipotética administración Obama, como las anteriores administraciones demócratas, tenderá a "normalizar" relaciones con Cuba. Es algo que Carter y Clinton hicieron en alguna medida.

Conozco los argumentos de quienes afirman que presionar al régimen es contraproducente, que la distensión es la mejor estrategia para salir del estancamiento, para que las cosas se muevan en Cuba. Bueno, a mí no me interesa que las cosas se muevan en Cuba. No creo que tenga sentido remover la podredumbre o embarcarla hacia el futuro. Entre la Cuba actual y una sociedad democrática no hay ningún puente posible. Hasta que no muera del todo la actual sociedad cubana, no habrá democracia en Cuba.

Detrás de la normalización no hay ninguna estrategia sutil para encaminar a Cuba hacia una democracia que ni siquiera se estima mucho en el propio país, sino la admiración mal disimulada de las "políticas sociales" de la revolución. "Educación y salud para todos", "deporte para todos"… Redistribución, en fin. Algo que en papel (sobre todo papel periódico) es una maravilla, pero que en realidad corrompe por completo la fábrica social. Ese espejismo moviliza a un amplio segmento del electorado demócrata.

¿Es Obama un revolucionario?

El slogan más usado por su campaña electoral ha sido "Cambio". Así, con mayúsculas. Ésa ha sido la definición de su persona política. No creo que los cambios vayan a ser muy radicales, pero si intentaran serlo, estarían a tono con las promesas de campaña.

Radicales o no, quienes hayan seguido a Obama saben bien en qué dirección se realizarán esos cambios. La hipotética administración Obama será socialdemócrata. La socialdemocracia tiene mucho atractivo para algunos europeos y casi todos los latinoamericanos, incluidos los cubanos. Si no funciona en nuestros países, venimos para Estados Unidos y la intentamos aquí. Estoy seguro de que la mayoría de los latinoamericanos votarán por Obama. En términos generales, somos una influencia nefasta en este país.

Si usted vota por Obama, usted vota por el Cambio. No pretenda luego que no lo sabía, que lo engañaron o que no pudo preverlo.



Buscar en este blog

Sobre este blog

El Reducto que los ingleses se negaron a canjear por la Florida

Sindicación

Agregador para sindicación en XML

Autor: Armando Añel

Armando Añel

Escritor, periodista y editor. Reside en Miami, Florida.
letrademolde@gmail.com

 

Archivo

Calendario

domlunmarmiéjueviesáb
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031