Actualizado: 26/11/2020 16:04
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Corrupción

Juicios por corrupción en Cuba

Pasado más de un año del congreso del Partido Comunista, la aplicación de los Lineamientos para la “actualización del modelo económico” no evidencia efectividad, sino que se aprecia retroceso en esferas productivas fundamentales

Comentarios Enviar Imprimir

Tres ex viceministros del Ministerio de la Industria Básica y 9 directores y funcionarios de la empresa CUBANIQUEL, de ellos una mujer, fueron condenados a penas de hasta 12 años de cárcel, se anunció en la página 2 del periódico Granma el 21 de agosto. La acusación: “cometer delitos asociados a la corrupción, durante el proceso de negociación, contratación y ejecución del proyecto de expansión de la planta Pedro Soto Alba, ubicada en Moa, para la extracción, refinación y comercialización de níquel y cobalto”. No se informó cuando se realizó el juicio en la Sala Primera de lo Penal del Tribunal Provincial de Holguín ni la fecha de comisión de los hechos. Tampoco se mencionó la repercusión en pérdidas económicas o la cuantía de lo logrado por la corrupción.

La escueta nota de prensa omite las causas fundamentales para que la corrupción se haya expandido en Cuba. Esos viceministros debían ser supervisados por una cadena de mando superior, en un país donde existe un sistema dictado y controlado por el Partido Comunista. En primera instancia tenían que responder al ministro, a quien en ocasiones sustituían interinamente, el cual sería controlado por el viceprimer ministro a cargo del ramo o de alguna tarea específica priorizada, que a su vez tenía que informar al Consejo de Ministros, a la dirección del PCC y en cierta ocasión a la Asamblea Nacional del Poder Popular. Además, en Cuba, es usual la realización de “visitas de control y ayuda” a pie de obra, pero por lo regular se conocen con suficiente tiempo de antelación como para pulir la superficie de manera que los jefes salgan complacidos.

Es posible que el caos económico, que ha devaluado el salario de todos los cubanos, menos de la cúpula dirigente, cuyas necesidades se compensan de muchas maneras, haya provocado el deterioro de los valores morales y cívicos de los directivos condenados en esta ocasión, al igual que ocurre a muchos otros cubanos. Negociaban y administraban millones en divisas y alternaban socialmente con homólogos extranjeros que disponían de lo merecido según su responsabilidad u otros que estarían dispuestos a lograr ganancias personales. Antonio Orizón de los Reyes, entre los condenados, fue viceministro de 1980 a 1999, unos 20 años, hombre ya de edad avanzada fungía como miembro del Comité de Dirección del Proyecto; Alfredo Zayas de 2004 a 2007 y era director ejecutivo de la Empresa de Metales (condenado 12 años, la mayor pena), y Ricardo González Sánchez aparentemente estaba actuando como tal al momento de la detención (2001-2004, 2007-2010). Por esa fecha comenzaron las noticias silenciosas, conocidas “de buena tinta” de que Moa estaba virada al revés, y que había muchas personas presas, cuyos nombres fueron apareciendo. También la ministra Yadira García, miembro del Buró Político del Partido Comunista, “cayó en desgracia”, y se publicó la tradicional nota escueta sobre su defenestración por errores de control. Entonces se recordó un escrito de años atrás, anunciando que habían sustituido a Marcos Portal. Ahora la población cuestiona cómo ambos pudieron ignorar la incapacidad o descomposición de esos funcionarios y el grado de responsabilidad de la Sra. García en la debacle de Moa.

Casi simultáneamente con las “bolas” sobre lo ocurrido allí, se hablaba acerca de la corrupción en el Instituto Cubano de la Aviación Civil, Cubana de Aviación y una agencia de turismo. Hubo juicios, pero los hechos se mantienen en la nebulosa. Continúa sabiéndose sobre los registros en oficinas y casas de empresarios, funcionarios y dirigentes de las más diversas ramas, que usualmente no llegan a los niveles superiores. El presidente Raúl Castro ha mencionado reiteradamente la lucha contra la corrupción y creó el cargo de Contralor General de la República, con nivel de vicepresidente del Consejo de Estado que responde directamente a él. Los cubanos, que antes callaban o balbuceaban mirando para los costados, desde hace algún tiempo comentan hasta en cualquier lugar lo que está ocurriendo, ya que no se informa con detalles sobre los hechos detectados, con el resultado de infinitas suposiciones y no faltan las justificaciones para continuar los delitos.

En esa política de secretismo se sitúan hechos muy connotados en países amigos, ausentes de los medios de prensa cubanos. El “caso Bo Xilai” y el juicio a su esposa parecen parte de ella, más allá de los compromisos con los amigos de China. Gu Kalai fue juzgada durante solo 7 horas el 9 de agosto, y el día 20 se anunció la condena a muerte, con dos años de suspensión de pena (que se espera signifique conmutación a cadena perpetua) por el asesinato de un ciudadano británico, colega en negocios. No se examinó cómo llegó a disponer de una gran fortuna. La eminente abogada de 53 años era hija de un general represaliado durante la revolución cultural. Estaba casada con Bo Xilai de 63 años, hijo de un famoso dirigente de la época de la Gran Marcha de Mao Tse Tung, quien fue miembro del Buró Político del Partido Comunista de China y secretario en Chongqing donde desarrolló batidas contra la corrupción y el crimen organizado, así como campañas populistas y el retorno del culto maoísta. Había sido destituido en marzo pasado como secretario del partido, y el 10 de abril, coincidiendo con la detención de Gu Kalai, lo expulsaron del Buró Político supuestamente por malos manejos económicos (corrupción). No obstante, podría deberse a que encabezaba el ala conservadora del PCCH, con grandes posibilidades de entrar en el Comité Permanente del Buró Político cuando a finales en octubre se realice el congreso del partido, donde probablemente se enfrentaría a las personalidades proclive a las reformas, encabezada por el presidente Hu Jintao y el primer ministro Wen Jiabao, quienes parecen favorecer el ascenso de Xi Jinping (con los cuales Raúl Castro ha estrechado relaciones, aunque no sigue su política de cambios). Estos hechos llevan a recordar la condena a la Banda de los Cuatro, encabezada por Jiamg Qing, tercera esposa de Mao, que pretendía ejercer el poder a la muerte del Gran Líder (arrestados en 1976 fueron sentenciados en 1981).

En cuanto a Cuba, pasado más de un año del congreso del Partido Comunista, la aplicación de los Lineamientos para la “actualización del modelo económico”, no evidencia efectividad, sino que se aprecia retroceso en esferas productivas fundamentales. Mientras no exista transparencia y se mantenga el descontrol —incluyendo una rigurosa contabilidad confiable— y, sobre todo, si no se cambia radicalmente el método de planificación centralizada y el monopolio del Estado, por la apertura a las opiniones y la creatividad individual, y garantías al libre desarrollo de la propiedad privada con expansión del trabajo por cuenta propia —incluidas las pequeñas y medianas empresas (PYMES), que complemente la economía estatal y contribuyan con el pago de apropiados impuestos—, no se obtendrán los resultados productivos que permitan elevar los salarios y racionalizar los trabajadores sobrantes en el inmenso sector estatal para comenzar a salir de la gran crisis. Entonces, la corrupción generada por las carencias, las simulaciones y la aplicación caprichosa de las leyes, podrá erradicarse progresivamente.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.