Actualizado: 24/06/2022 11:47
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Opinión, Cuba

Sobre el trabajo por cuenta propia, tan de moda ahora

El trabajo por cuenta propia llega en un momento crucial e indispensable para la remodelación de la economía y la sociedad cubana

Comentarios Enviar Imprimir

La ampliación legal del trabajo por cuenta propia en Cuba es una buena noticia para muchos ciudadanos que viven en la Isla, hagamos un intento entonces de situar la cuestión en su justo lugar.

Se crea o no, este ha sido paradójicamente y durante años un controvertido y polémico asunto dentro del país. Ha contado con muchos defensores y también con no pocos ―y sobre todo influyentes― detractores, los que, dicho sea de paso, lograron imponer sus criterios a lo largo de mucho tiempo.

Cada vez que la válvula de escape se hizo necesaria, se permitió el trabajo por cuenta propia y este jugó un papel importante en la solución de innumerables necesidades acumuladas en el seno de la sociedad cubana, amén de posibilitar el trabajo de decenas de miles de personas y garantizar su poder adquisitivo legítima y decorosamente, aunque siempre autorizado con ciertas limitaciones y no visto del todo con agrado por las mismas autoridades.

Desde una percepción objetiva, dadas las coyunturas actuales de los problemas cubanos, el trabajo por cuenta propia llega en un momento crucial e indispensable para la remodelación de la economía y la sociedad cubana y, sobre todo, de ciertas situaciones inmediatas que se tienen que enfrentar.

No es que a través del mismo desaparezcan o se solucionen los agudos y críticos problemas fundamentales económicos y sociales existentes, pero su presencia y desarrollo puede contribuir a romper el hieratismo y las absurdas amarras en que cayó el modelo en los últimos años.

Puede ser solución o alivio para la situación de muchas familias cubanas y un buen precedente para propiciar el azaroso camino de la recuperación nacional.

Lo importante ahora es que la exacerbada burocracia “socialista” no lo asfixie con sus tradicionales y antediluvianos prejuicios y juicios ideológicos.

Es conveniente agregar que durante las últimas décadas en América Latina y el Caribe se ha expandido el llamado trabajo informal o también denominado trabajo por cuenta propia; por lo pronto es lo que nos ha venido diciendo de manera reiterada y con cifras la CEPAL.

De acuerdo con los profesionales de la economía, este tipo de trabajo no se caracteriza por ser el más eficiente y productivo, tampoco el mejor pagado y menos aún el de mayores garantías o más seguro para el ciudadano.

Sin embargo, esta forma de actividad laboral tiene la virtud de contribuir, sobre todo en épocas de crisis económicas, a mitigar el lacerante fenómeno del desempleo y la ausencia de poder adquisitivo.

El trabajo informal o por cuenta propia fue la primera forma de trabajo conocida y realizada por los individuos desde el primitivismo humano.

Valga decir que es ante todo un trabajo personal y privado. Es evidente que no es de naturaleza colectiva, aunque puede las más de las veces ponerse en función de ella.

El mismo tiende de forma gradual a fomentar la propiedad colectiva en los marcos de la propiedad privada, la división social del trabajo y su necesaria proyección colectivizada, pero por lo pronto, ello no ocurre sino durante un largo período de tiempo o una etapa histórica determinada.

Por lo general, el trabajo por cuenta propia trata de actividades individuales que realizan determinadas personas, pero en ocasiones éstas son efectuadas con el apoyo o complementación de familiares o amigos, los que reciben su compensación monetaria por parte del trabajador principal a cuyo cargo se encuentra establecida la actividad en cuestión.

Es muy difícil en cualquier sistema impedir que ello ocurra, en unos casos porque se vulneran sistemas impositivos y en otros para poder decir que no se explota trabajo ajeno y se obtienen mayores ganancias.

La mayoría de las acciones que realizan los trabajadores por cuenta propia son de carácter manual, aunque en muchos países de la región ―sobre todo en los últimos años― han crecido de manera significativa las de naturaleza intelectual.

Hay varios rasgos que identifican al trabajador por cuenta propia. Entre otros, éste depende de sus posibilidades físicas o intelectuales para realizar su labor y no requiere de inversiones, o en todo caso de inversiones cuantiosas. Además, en la mayoría de los casos, quienes realizan este tipo de labor no son contemplados por los sistemas de la seguridad social y sus cargas impositivas casi siempre son de poca magnitud.

Los trabajadores por cuenta propia obtienen los recursos monetarios a través de sus gestiones y esfuerzos propios. Al no recibir beneficios directos del Estado o de las pequeñas, medianas o grandes empresas ―sean éstas privadas o públicas―, se distancian de cualquier dependencia o subordinación paternalista o de presión que se les quiera ejercer.

Estos trabajadores entonces viven y se desarrollan con cierto grado de autonomía al margen y con independencia de dichas instituciones. En realidad se hacen mucho más independientes.

Ahora lo determinante son sus habilidades y esfuerzos físicos o intelectuales para garantizar su vida y la de sus familiares o amigos.

Existen actividades por cuenta propia que son muy necesarias para muchas personas. Algunos de dichos trabajos se requieren casi permanentemente y varias de sus labores se aprecian en los mercados nacionales, mientras que otras lo hacen en los planos domésticos y los servicios. Algunas labores son físicamente duras o agotadoras; otras difíciles y complejas, que requieren de ciertos conocimientos o experiencias acumuladas a lo largo de los años.

Muchas de estas actividades también son bien remuneradas y sus ingresos comienzan a sobrepasar a sus gastos.

La lógica tendencia a crecer ―a expandirse o a obtener más y mejores resultados en lo que se hace― con frecuencia lleva a estos trabajadores exitosos a la acumulación del capital obtenido, y de ahí a tratar de desarrollar su actividad de una forma más organizada y colectiva. Comienzan luego sus lógicas aspiraciones a convertirse en pequeños o medianos empresarios.

Desde el punto de vista histórico, en ellos posiblemente se encuentra el germen más importante de la posterior producción en gran escala y de los avances tecnológicos que se han alcanzado en el sistema productivo mundial.

Para cualquier país, con independencia de su proyección ideológica, es imprescindible que dichas actividades sean reguladas, pero sin que estas medidas atenten contra su presencia y desarrollo conveniente en la sociedad.

Mucho más apreciadas son aún estas actividades laborales, cuando las mismas se desarrollan en condiciones difíciles para cualquier economía o se manifiestan circunstancias sobre todo de recesión o crisis.

Por ello pienso que al trabajo por cuenta propia, y al trabajador que lo realiza, hay que acabar de apreciarlo como un elemento necesario de cualquier sistema productivo. Complementario si se quiere, pero imprescindible y útil para la satisfacción de innumerables necesidades que se manifiestan socialmente, y que no se resuelven por otras vías.

No apreciarlo de esta forma es sencillamente un oportunismo.

Considero que es imprescindible y, además, justo que lo dignifiquemos, apoyándolo y ofreciéndole la cooperación y el respeto, amén de las seguridades sociales que el mismo se merece.



Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.