Actualizado: 11/12/2019 10:35
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Cuesta Morúa, Represión, Disidencia

Vigilar y Castigar la discrepancia

La causa Número 5 del 2014 es otro atropello arbitrario del gobierno cubano

Comentarios Enviar Imprimir

En su magnífico libro Vigilar y Castigar, Michel Foucault analiza las técnicas y dispositivos legales, sociales y hasta médicos que utiliza el poder para disciplinar los cuerpos, clasificar y encerrar a los individuos con el objetivo de separar y controlar la población “sana” de la “insana”. Técnicas que analiza a partir del siglo XVIII hasta el XX en las sociedades europeas y específicamente en Francia. Leyendo la causa que se le imputa al activista Manuel Cuesta Morúa, no pude dejar de asociarlo a las técnicas descritas por Michel Foucault.

El gobierno cubano muy temeroso frente a la actividad pacífica de los opositores cubanos había declarado antes del inicio del evento de la CELAC que: “La Cumbre era de Estados no de los pueblos”, y con esta declaración del canciller cubano enviaban el mensaje hacia los gobiernos de la CELAC, a las organizaciones internacionales y a los periodistas extranjeros acreditados que no se les ocurriera visitar, conversar, entrevistarse con los opositores cubanos. A pesar de la advertencia cínica de la élite política cubana, de que “los pueblos no tienen voz” en la CELAC, el Presidente de Chile, Sebastián Piñera, se reunió con la presidenta de las Damas de Blanco Berta Soler, y funcionarios de la delegación de Costa Rica, —nuevo país en el cual descansa la presidencia de la CELAC—, se reunieron con Elizardo Sánchez Santa Cruz, presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional.

Técnicas de represión y control

Las razzias son un método que se va volviendo habitual en el proceder del gobierno cubano. Tenemos por ejemplo la del 2003 de la Primavera Negra, un supuesto castigo colectivo ejemplarizante para intimidar y paralizar la acción ciudadana. Después lo volvemos a encontrar con la visita del Papa Benedicto XVI, con la detención masiva de opositores y el bloqueo a sus teléfonos. Luego repiten la técnica alrededor del día 10 de diciembre del 2003, día de festejo de los Derechos Humanos, con arrestos masivos contra los disidentes y ahora lo volvemos a encontrar con la Cumbre de la CELAC. A las Damas de Blanco se las practican todos los domingos en alguna provincia o en varias provincias a la vez. Las razzias se aplican como técnicas represivas de prevención, para paralizar al movimiento opositor. Se les secuestra en plena calle y a la luz del día, se les encarcela por varios días, se les confiscan sus medios de comunicación o se bloquean por la monopólica ETECSA. Las razzias incluyen golpizas discrecionales para humillar, aniquilar la voluntad y doblegar el espíritu y el cuerpo de los opositores y a la vez mostrar de manera ejemplarizante las consecuencias de actuar y pensar como los reprimidos para el resto de la población que observa los atropellos.

Después de la Primavera Negra en el 2003 en la cual les impusieron largas condenas a todos los opositores, parecía que el hecho de encausar con delitos específicos a los disidentes había quedado atrás. Se abría la época de los secuestros con nombre y apellidos, encarcelamiento y /o detención de horas o varios días y quizás alguna advertencia policial y eso sí muchos “actos de repudio” y/o asalto directo a las casas de los opositores.

Pero la contradicción que se abre con la flexibilización de las leyes migratorias, y el flagrante fracaso de los actos de repudio internacionales coordinados por las embajadas cubanas en los países que visitaban los opositores, les hace volver de nuevo al método de encausar y someter a juicio para amordazar a los opositores más sobresalientes.

Es el caso del historiador y activista Manuel Cuesta Morúa. Secuestrado el 26 de enero en la mañana, se le impide participar en el evento del cual es uno de los coordinadores fundamentales: El II Foro en Relaciones Internacionales y Derechos Humanos a celebrarse en la Habana con apoyo de la organización CADAL. La causa sin embargo que se le instruye es por “Difusión de noticias falsas contra la paz mundial” y según su colega activista Leonardo Calvo Cárdenas[1], el supuesto atentado contra la paz mundial se precisa “bajo el débil argumento de los varios artículos y textos publicados por el opositor y académico sobre la problemática racial en Cuba, los cuales, según los oficiales, distorsionan la realidad cubana y “la obra” de la revolución a favor de la igualdad racial”.

La ignorancia o el cinismo de los órganos de la seguridad del estado en Cuba, producen los disparates legales al margen de la propia ley que debieran respetar. Hablar sobre los problemas de discriminación racial en Cuba y no hacer loas a “la obra de la Revolución” significa “atentar contra la paz mundial”. Siguiendo esta lógica tendrían que estar presos por este delito los especialistas intelectuales cubanos Víctor Fowler Calzada, Jesús Guanche, Rodrigo Espina Prieto, Alejandro de la Fuente y Tomás Fernández Robaina, todos publicados en el 2009 en un debate de la Revista Espacio Laical. Roberto Zurbano, también castigado por no seguir el discurso oficial, Dimas Castellanos, Miriam Celaya, Reinaldo Escobar, Juan Antonio Madrazo Luna en un programa de Razones Ciudadanas dedicado al tema. Pero además las asociaciones civiles Cofradía de la Negritud parte integrante de la Red Observatorio Crítico, y todos los miembros del Comité Ciudadano por la Integración Racial. Todas estas personas y asociaciones señalan la política “revolucionaria” de borrar el problema de la agenda de debate público, prohibir su discusión, constatan que las políticas igualitarias no resolvieron el problema porque los afrodescendientes partían de un punto de inicio muy desventajoso y todos coinciden en las diversas formas que adquiere el racismo en el país en el sistema educacional, en los medios de difusión masivos, en la publicidad para el turismo, en la prohibición para los afrodescendientes para ocupar plazas con pagos en divisa y en la mayoritaria población penal afrodescendiente en el país además del acoso policial contra los jóvenes afrodescendientes.

En este breve recuento pareciera que los órganos de la seguridad del Estado tienen que secuestrar y encauzar a más de la mitad de la población de la Isla, “Fuenteovejuna, señor”. Sin embargo, la Causa Número 5 sólo es contra el activista afrodescendiente Manuel Cuesta Morúa. La necesidad de reprimirlo para evitar sus salidas al exterior y obligarlo a presentarse frente a sus represores cada semana no es más que otro atropello arbitrario del gobierno cubano contra la libertad de expresión y asociación. Manuel Cuesta Morúa se ha convertido en un símbolo de activismo pacífico, decencia y progresismo. Hagamos todos los esfuerzos necesarios para que no paralicen la acción y el pensamiento de este lúcido líder, activista pacífico de la oposición.



Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.