Actualizado: 28/09/2021 12:27
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Literatura

El último caso del inspector

Luis Rogelio Nogueras es una de las voces más distinguidas de la poesía latinoamericana de la segunda mitad del siglo XX

Comentarios Enviar Imprimir

Con Luis Rogelio Nogueras termino mi serie de “olvidados”. Como es la última colaboración de esta índole querría dedicársela a un olvido vergonzante, de una brillante anglista y erudita de Shakespeare que enseñó a leer y a pensar a varias generaciones de intelectuales, la Dra. Beatriz Maggi, mi gran amiga y mentora.

El relativo olvido de Wichy “el Rojo” es más enigmático, como su temprana muerte. Wichy perteneció a una generación ahora casi septuagenaria que no tenía el menor conflicto con el régimen de Castro; es más, Nogueras y sus amigos eran los aedos de la llamada Revolución. Casi todos se dieron cuenta de su error, y hoy día la mayoría ha abandonado Cuba (con la excepción de Silvio Rodríguez, Guillermo Rodríguez Rivera y otros).

Wichy no vivió lo suficiente para desilusionarse; murió dentro del sistema, aunque cabe mencionarse que tras el infame Congreso de Educación y Cultura (1971) fue enviado a trabajar a un oscuro taller de imprenta.

Como muchos que mueren antes de tiempo (estoy pensando en Martí y Rimbaud) tuvo una meteórica carrera “multi-media”: fue novelista, guionista de cine, productor cinematográfico, divulgador cultural, crítico e investigador literario, director de programas televisivos, fundador de El Caimán Barbudo, entre muchos otros empeños. Es difícil pensar que de una figura cultural de esa talla, versátil, brillante, arrollador quede solo una placa y el nombre de una librería que no vende libros.

Luis Rogelio Nogueras es una de las voces más distinguidas de la poesía latinoamericana de la segunda mitad del siglo XX. Algunos lo han comparado con Jorge Luis Borges y no les falta razón, sus poemarios El último caso del inspector (1981) e Imitación a la Vida (Premio Casa de las Américas, 1983), muestran una ingeniosidad, imaginación y erudición que nada tiene que envidiarle al gigante argentino. Sus poemas “apócrifos” son de un ingenioso carácter lúdico; un personaje real, Oscar Hurtado traduce un “poema”; el profundo conocimiento teórico de la lingüística de Nogueras le permite crear idiomas como “el zénico”, y hasta vocablos[1]. Con esa extraña percepción extrasensorial de muchos artistas Wichy quizás predijo su olvido en su poema “Poética”, “toda palabra tiene pasado / toda palabra hizo ya el amor / pero no hay palabras de uso / cada palabra tiembla de nuevo / entre las manos del escritor”. Parece vaticinarnos que sus palabras solo existirán hasta que las pueda renovar el cantor… una vez desaparecido este, la palabra muere también.

¿Por qué muere?

Desgraciadamente este silencio no es uno de los enigmas que tanto amaba el poeta. En este caso no se trata del olvido de un escritor en particular. Se trata de un declinar de la investigación y divulgación de la literatura en Cuba. Los críticos y teóricos que quedan en la Isla tienen que estar “apagando fuegos” constantemente, firmando declaraciones, “pronunciándose”, alabando al señor… de las moscas. Los estudios sobre la literatura, los ensayos, las charlas, conferencias, exposiciones sobre el arte de la escritura son cada vez más escasos, y casi siempre se tratan del tema “revolucionario” del momento.

El poeta nos pide en su conocido poema “Ama al cisne salvaje”, “Ámalo libre. / Ama el modo en que ignora que tú existes. / Ama al cisne salvaje”.

La vida cultural de una nación tiene la piel tan fina como el cuello de esta ave; es viva, independiente, frágil, espontánea y en Cuba se ha matado a este cisne salvaje.



Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.