Actualizado: 10/12/2019 14:39
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Artes Plásticas

Oficio de ángel rapaz

Sobre 'Trace Crop Off' , la última exhibición de Ramón Williams en la galería Undercurrent Arts.

Comentarios Enviar Imprimir

He recorrido Trace Crop Off, la última exhibición de Ramón Williams en Undercurrent Arts, espacio de Wynwood seductoramente primitivo que no podía ser mejor sede para acoger esta colección de registros fotográficos que presentó el autor. Una especie de trama arqueológica de lo vestigial, en la cual la presencia humana asume carácter tácito, excepto en la proyección de una silueta animada que se ha enfrascado en imparable carrera de fondo hacia una meta indefinida y que parece parábola del compendio causal del resto de la transitoriedad que se pretende ilustrar.

En el silencio wild de las demás imágenes se presiente una instintiva inquietud por anticiparse a la extinción del vestigio. Basta observar cómo las instantáneas se adelantan a retener rastros esencialmente mutantes, históricamente imperceptibles a la retina social deshabituada. Un acontecer intrascendente cuya marginalidad justificaba Rilke con la irónica autoinculpación de que al final "nosotros somos los más efímeros".

Lo interesante de esta inclinación intuitiva de Williams por someter el paisaje precario a la toma de un lente conceptual, es que, paralelamente, se presta para desdecir las desmitificaciones del aura romántica del artista durante la actual euforia postmodernista. Pienso que este suceso lo acerca más a la épica del reportero gráfico que, con dotes de poeta, propicia la resemantización de esas sumas de prisa y caducidad que configuran la supervivencia global.

Tal aprehensión aparentemente banal de eslabones que derivan hacia el desgajamiento o la metamorfosis, y cuya estética se consuma mediante muy elementales manipulaciones en el proceso de edición, no se restringe a la crónica visual de los entornos periféricos, sino que es portadora de una potencialidad analítica sobre el modus en que transcurre el tiempo humano durante su más reciente rumbo animal. En tal sentido, podríamos asumir estas imágenes como textos que abordan el objeto social perecedero desde exorcismos emancipadores equivalentes al de los mandalas tibetanos de arena. O sea, contemplar pausadamente la erosión inadvertida de nuestros propios signos puede servir de terapia.

Y es que, en efecto, el mosaico visual de Williams funciona a modo de mapa meditativo, conectado subliminalmente a ideologías, estilos de vida y culturas, cuya abrasión transita por la sucesión de texturas desvaídas, materia agónica, memoria bajo amenaza e integridad sacudida por el empuje depredador de elementos naturales y, sobre todo, por los propios artificios salidos de la mano del hombre.

Toda una muestra cifrada de las dinámicas del desgaste contemporáneo, de las cuales el autor se apropia para utilizarlas como recurso grafológico y comparar plazos de la existencia en términos de parodia y metáfora, a la manera en que lo insinuaba Jeff Wall en sus ensayos elaborados, con la diferencia de que Williams juega conspirativo a la captura de inmediatez y trazo en fuga, y más tarde, con el toque de tecnología, reforzará la consecuencia analítica del vestigio icónico.

En resumen, el peso argumental de esta semiótica de lo efímero estriba en el encuentro casi geodésico con la materialidad decadente que se genera en el fatigante maratón de la convivencia. Visto así, es documentalismo que se compromete en cierto modo con la metafísica lapidaria de Gordon Matta-Clark, sin sus conocidas proporciones de tremendismo y espectacularidad, y sí con percepción absolutamente fuera de lo ordinario y un esmerado acabado artístico que provoca deleite en cada imagen que se exhibe.

Para tal empeño, Williams habrá tenido que contar, simultáneamente a una logística eficaz, con la penetrante vigilia del antropólogo, y después, en el resto de las destrezas, sumar sólo esencialidades: pupila sensible, intelecto cultivado y el oficio en vuelo de un ángel rapaz que interceda ante las tensiones, desplazamientos y fenecimientos asimétricos que se van a manifestar en la fugacidad casi a punto de cautiverio.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.

Trace Crop Off