Actualizado: 22/10/2019 9:54
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Censura, Teatro

Cineasta y director de teatro cubano denuncia censura de las autoridades culturales de la Isla

Han obstaculizado la puesta en escena de La Hijastra con argucias como la ausencia de personal técnico, así como problemas con el aire acondicionado y el sonido de la sala, hasta terminar por suspender el espectáculo y anunciar las últimas funciones

Comentarios Enviar Imprimir

El cineasta y director teatral habanero Juan Carlos Cremata (1961) ha denunciado a las autoridades culturales de la Isla por censurar e impedir que se mantenga en cartelera su obra La Hijastra, una propuesta que critica duramente la realidad cubana, reportó el sitio digital Café Fuerte.

Cremata, también realizador de dos de los filmes cubanos más premiados en eventos nacionales e internacionales (Nada y Viva Cuba), sostiene en un correo electrónico divulgado el pasado viernes que a pesar de que la obra se exhibe “a sala abarrotada”, las autoridades de Cultura han venido obstaculizando la puesta en escena con argucias como la ausencia de personal técnico y el funcionamiento “deficiente” del aire acondicionado y de los equipos de sonido de la sala, entre otros.

Por ello, el director teatral cubano señala en su mensaje que “La censura evoluciona también y adopta nuevas vías, tácticas o maneras de no dejar hacer”.

Café Fuerte reporta que, tras el estreno de la obra, una comisión del Centro de Teatro de la Habana y del Consejo Nacional de las Artes Escénicas visitó a Cremata para “cuestionarle algunos elementos de su versión, luego de que las autoridades culturales recibieran un 'aluvión de quejas'”.

Cremata, quien dirige el grupo teatral El Ingenio, encargado de la puesta en escena, indica que, “aludiendo a un reajuste de la programación”, la dirección del Centro Cultural Bertolt Brecht, ha decidido suspender el espectáculo y ha anunciado las últimas funciones de La Hijastra.

La puesta en escena, basada en la obra del novísimo dramaturgo cubano Rogelio Orizondo, ha sido calificada por la publicación Cuba Escena —la única, en el contexto cultural de la Isla, que se ha ocupado de reseñarla— como “la más completa y coherente de las realizadas por El Ingenio, a pesar de la ferocidad de las escenas y desmesura consciente de un director que nos obliga a tragar en seco”.

Orizondo retrata a una adolescente sin brazos llamada Suly, quien, huérfana de madre suicida, ha quedado a cargo de su padrastro Mateo, un personaje repugnante y abusivo. Otros personajes de la obra son Ricardo, compañero de Mateo en sus perversidades, y Dalia, su esposa, quien perdió a sus hijos en un naufragio, según la sinopsis descrita en el blog Enfoque Cubano.

Cremata ha conseguido subrayar el decadente panorama descrito por Orizondo con la recreación de un vertedero de basura de donde emergen los personajes bajo la presencia de una imagen del presidente venezolano Hugo Chávez con un cartel que reza: “Bienvenido a tu tierra hermano”, añade el periodista Wilfredo Cancio Isla en Café Fuerte.

La versión del creador habanero ofrece unos personajes “que juegan con banderitas cubanas de papel como las que se emplean en celebraciones patrióticas”, afirma el periodista. En ella “se proyectan imágenes pornográficas con un acto de felación, un personaje se masturba en la escena y los gestos obscenos gobiernan las acciones a la vista de un busto del prócer José Martí”, agrega Cancio Isla.

En su correo, el director de teatro anima al público a ver las últimas funciones de la obra, a pesar de las dificultades.

“Así que si quiere disfrutar o llevarse su propia opinión acerca del espectáculo LA HIJASTRA no deje de venir a las últimas funciones que, parece, se nos van a permitir hacer, quizás a la luz de una vela o abanicándonos con una penca”, señala.

Hoy domingo tendrán lugar las últimas funciones de La Hijastra en la sala Tito Junco del Centro Cultural Bertolt Brecht de La Habana, indica Café Fuerte.

A continuación, el contenido del correo electrónico de Juan Carlos Cremata:

Queridos amigos

La CENSURA evoluciona también y adopta nuevas vías, tácticas o maneras de NO dejar hacer.
Como nadie se atreve a hacer frente y poner el rostro a una lectura enferma de una realidad desgraciadamente también enferma…
y A PESAR de estar dando funciones aTEATRO ABARROTADO al doble de su capacidad —lo cual curiosamente redunda en un “estímulo” monetario a los técnicos del teatro y no a los actores, cosa que a su vez parece no preocupar NUNCA MÁS a ningún “especialista” o “cuadro dirigente” de las Artes Escénicas—…

más allá de resistirse ya no al pago en la realización sino además y sobre todo a la transmisión de los SPOTS publicitarios en la televisión…
la total exclusión de referencias o críticas en la prensa escrita para no dejar constancia y tal y como si la obra jamás se hubiese puesto en escena, o sea, el fenómeno cultural NO existió…
y a contrapelo con la “política” que parecía ya establecida y ganada de que hay espectáculo sobre la escena mientras haya público que quiera verlo…
ahora la dirección del Centro Cultural Bertolt Brecht aludiendo a un reajuste en la programación, asume la suspensión del espectáculo y anuncia las últimas funciones de LA HIJASTRA
cuando además ya se realizaron funciones, por ejemplo:
- sin la presencia de un jefe de escena, habiéndonos avisado sólo 10 minutos antes del inicio del espectáculo de su ausencia y con la llegada tarde de algunos técnicos.
- con aire acondicionado a veces “deficiente” (curiosamente sólo en algunas funciones pero NUNCA en una reunión o en las noches en que coincide con la presencia de alguien del Consejo de las Artes Escénicas o el Centro de Teatro en el público) provocando por supuesto la indignación de espectadores que pagaron su entrada.
- con un sonido más que molesto a veces (curiosamente también en las funciones en que no hay presencia de ningún representante de la autoridad de la escena en nuestro país) e incluso la “desaparición” del técnico de sonido que durante las horas de la función había ido a visitar a su mamá que vive cerca (¿el estado paga las visitas a las madres durante las horas de trabajo?)
- la afectación en nuestro reducido espacio destinado durante la semana para el ensayo de una obra que está en cartelera y en cambio subir sobre nuestra escenografía otros colectivos que se paran sobre nuestro esfuerzo teniendo el centro otra sala vacía al mismo momento
ahora sólo nos falta la modalidad, ya acostumbrada también en otras ocasiones, de la cancelación del fluído eléctrico y que ya estamos esperando de un momento a otro.
Es decir: nada está censurado pero nada se puede hacer por “problemas ajenos a nuestra voluntad” o como rezaba un cartel en nuestra película NADA: “el bebedero funciona pero no hay agua”
O como lo que pasó también, en uno de los festivales de cine de la Habana donde se programó la proyección de la película alemana LA VIDA DE LOS OTROS.
El filme se proyectó en una sala pequeñísima donde además no se dejó entrar a ningún espectador.
Nadie puede decir que la película no se proyectó… aunque no hayan dejado que nadie la vea y la gente se haya quedado afuera protestando ante las puertas cerradas.
Ahora resulta por ejemplo que tampoco nunca han existido las famosas “listas negras” de autores y o cantantes o interpretes “prohibidos”, que nadie las ha firmado y que nosotros mismos nos hemos autocensurado y autocastigado al no oír o dejar escuchar públicamente alguna que otra canción que TODO el mundo conoce y que incluso en las más altas esferas se escuchan a escondidas y que quieran o no negarlo SON REPRESENTANTES a nivel mundial de la CULTURA CUBANA
Alguien decía hace poco que la “doble moral” no existe, claro, lo que hay es precisamente ausencia de moral alguna.
Así que si quiere disfrutar o llevarse su propia opinión acerca del espectáculo LA HIJASTRA no deje de venir a las últimas funciones que, parece, se nos van a permitir hacer, quizás a la luz de una vela o abanicándonos con una penca.
Pero nadie podrá decir que la obra se canceló, aunque no haya podido verla todo el público que quiere y se quede gente afuera sin poder entrar.
Quien sabe si a lo mejor también después de esto, nos dejen hacer alguna otra cosa o nos coloquen un “especialista” que controle o vigile lo que hagamos.
Apúrese a ver LA HIJASTRA o dígale a quien quiera verla que llegue temprano porque las entradas “vuelan” y la capacidad es limitada.
NO SE LA PIERDAN


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.