Actualizado: 24/05/2024 14:27
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Deportes

Béisbol, Boxeo

El béisbol cubano deja de ser referente para el aficionado de EEUU

Lo mismo sucede con el boxeo aficionado, que tantos momentos de gloria dio a los púgiles isleños y elogios merecidos por parte de los propios estadounidenses

Comentarios Enviar Imprimir

Los XVI Juegos Panamericanos llegaron a su fin en Guadalajara (México) con el dominio absoluto de la delegación de Estados Unidos, que consiguió 236 medallas, una menos que las logradas en la anterior edición del 2007, celebrada en Rio de Janeiro (Brasil).

Como ya se esperaba, el seguimiento de la competición fue nulo entre los medios de comunicación anglos y muy escaso en los de español, sin que ninguna modalidad generase mayor interés ante la imposibilidad que se consiguiesen marcas importantes.

El gran aliciente que anteriormente tenían los Juegos Panamericanos entre el gran público estadounidense era seguir los duelos históricos que mantenían en el deporte del béisbol, considerado en ambos países como pasatiempo nacional.

Los duelos dentro del diamante entre Estados Unidos y Cuba iban mucho más allá del significado deportivo y trascendían también al apartado del orgullo nacional, además de reflejar las grandes diferencias existentes en el campo político.

El gran poder del béisbol cubano era el mejor referente para el equipo nacional de Estados Unidos en la competición de los Juegos Panamericanos y aunque no iban jugadores de las Grandes Ligas se seguía con interés todo lo que sucedía en los días de competición.

Sin embargo, desde hace años, el mito del béisbol cubano, que el equipo nacional podía ser tan competitivo como el de las Grandes Ligas, comenzó a desaparecer y actualmente ya ha perdido todo interés para el aficionado estadounidense, que además ya disfruta de los mejores peloteros antillanos en las Grandes Ligas, donde han llegado tras desertar.

De ahí, que el triunfo de Estados Unidos por 12-10 ante Cuba en la semifinales pasó completamente desapercibido en Estados Unidos, aunque el equipo nacional había dejado a la novena isleña por primera vez sin la medalla de oro en los últimos 11 Juegos Panamericanos.

Cuba había conseguido hasta los Juegos Panamericanos de Guadalajara 2011 12 de las 15 medallas de oro disputadas, esta vez se tuvo que conformar con la de bronce.

Tampoco generó interés ni tuvo repercusión en los medios de comunicación estadounidenses la derrota que sufrió el equipo nacional de béisbol en la final ante el de Canadá, que vino de atrás para remontar y ganar 2-1.

El país estaba inmerso en el seguimiento de la competición de octubre del béisbol de las Grandes Ligas, que ya proclamó como nuevos campeones de la Serie Mundial a los Cardenales de San Luis.

Si la perdida de interés por el béisbol cubano en Estados Unidos es una realidad, lo mismo sucede con el deporte del boxeo aficionado, que tantos momentos de gloria dio a los púgiles antillanos y elogios merecidos por parte de los propios estadounidenses.

Todos en Estados Unidos admiraban a la escuela del boxeo aficionado cubano y era un referente para la superación y la formación de nuevos valores.

Sin embargo, al igual que ha sucedido en el béisbol, la percepción que se tiene ahora del boxeo cubano es que ya no posee la calidad de la década de los noventa y principios del 2000, como quedó reflejado en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008.

El deporte cubano, en general, ha dejado de ser para Estados Unidos el rival a batir como quedó demostrado en Guadalajara, donde a pesar de haber llevado atletas y equipos de segunda o tercera fila volvieron a conseguir 100 medallas más que la delegación antillana.

La misma percepción tiene el gran público estadounidense y de ahí que los debates sobre cuál juego de pelota era mejor o qué púgiles poseían más técnica forman parte del pasado y fueron una de las razones por la que los Juegos Panamericanos de Guadalajara 2011 quedaron marginados de la actualidad informativa.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.