Actualizado: 18/08/2022 7:35
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Entrevistas

Literatura, Exilio

Agustín Labrada Aguilera, Chetumal

Creo que Cuba es una sola nación, con todos los componentes conceptuales y emotivos que abarca este término; y que los cubanos —al margen de ideologías y maneras de leer el mundo— venimos de una tradición cultural sólida que nos dignifica”

Comentarios Enviar Imprimir

Agustín Labrada Aguilera (Holguín, Cuba, 1964), estudió literatura en el Instituto Superior Pedagógico Enrique José Varona, de Cuba; y ciencias de la comunicación en la Universidad Interamericana para el Desarrollo, de México. Desde 1992 reside en Chetumal, México, donde coordina el Premio Internacional de Poesía Nicolás Guillén, dirige la revista Río Hondo y realiza el programa radiofónico Una puerta al mar.

Es autor de los poemarios La soledad se hizo relámpago (1987), Viajero del asombro (1991, 1995 y 1997) y La vasta lejanía (2000, 2005); de la antología de poesía amorosa cubana Jugando a juegos prohibidos (1992); de los libros de periodismo cultural Palabra de la frontera (1995), Más se perdió en la guerra (1999) y Un paseo por el Paraíso (2006); y del conjunto de ensayos críticos Teje sus voces la memoria (2011). Sus poemas figuran en más de 50 antologías publicadas en Europa, América Latina y Estados Unidos; así como en los discos Un lugar para la poesía (1986, 2006), Guerra y literatura del siglo XX (2003), Los ángeles también cantan (2006) y Milonga para Isa (2012). Ha ofrecido lecturas en espacios de Cuba, México, Nicaragua, Bulgaria, España y Francia.

¿Por qué decidió vivir fuera de su país?

Agustín Labrada Aguilera (ALA): De visita en México, me ofrecieron una plaza de periodista. Hacer periodismo era uno de mis sueños y decidí cumplirlo. Aparte de esta justificación de matices vocacionales, por entonces (en medio de la crisis económica que el Gobierno de Cuba ha nombrado “Período Especial”) sin libreta para alimentos ni casa propia se me volvía un tanto difícil vivir en La Habana. Por estas dos razones quise probar suerte bajo otro cielo, aunque nunca me he desligado de Cuba.

¿De qué manera salió de Cuba?

ALA: En febrero de 1992, a la escritora Odette Alonso y a mí nos invitó el maestro Ramón Iván Suárez para que coordináramos un taller literario compuesto por niños y adolescentes, en la Casa Internacional del Escritor, frente a la Laguna de Bacalar, en Quintana Roo, que tiene siete tonos de azul. Allí tuvimos un trato cálido e hicimos amigos que perduran. A mí me sedujo este paisaje y a Odette la ciudad de México. Al salir de la Isla, yo coordinaba la sección de literatura de la Asociación Hermanos Saíz y ya pertenecía a la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac), de modo que en un contexto de legalidad se produjo mi establecimiento en el Caribe mexicano, donde ha transcurrido mi existencia durante las últimas dos décadas.

¿Le ha resultado muy difícil adaptarse al sitio en donde reside hoy?

ALA: No me resultó complicado adaptarme a mi nuevo entorno, pues es un país de habla española con algunos elementos históricos comunes. Desde luego que tuve que aprender otros códigos de convivencia y de comunicación, pero fue un proceso poco doloroso y finalmente asumido, sin que pueda exhibir ninguna herida grave más allá de mi nostalgia por Cuba y una que otra experiencia amarga que pude haber experimentado en cualquier latitud, en cualquier época.

¿Cuál ha sido su trayectoria artística en su actual lugar de residencia?, ¿qué logros ha obtenido?

ALA: Establecido en Chetumal, seguí escribiendo poesía y mucho periodismo, me inicié como ensayista y narrador, maestro de géneros periodísticos y realizador radiofónico, y en otros quehaceres misceláneos que la vida trae con su azar y sus redes. El tiempo genera frutos: libros, premios, becas, viajes, lecturas, conferencias, revistas, un hijo que se llama Alejandro, mi esposa Isadora que tanto me motiva… En fin, hay una fusión de realizaciones profesionales (fundamentalmente artísticas) y domésticas que a veces me recuerdan que no todos los días fueron estériles. No obstante, aquí sigo alerta, desafiando dragones, aún en el camino.

¿Qué opina de la sociedad de la que ahora forma parte?

ALA: Se trata de una sociedad heterogénea en un espacio que, pese a vivir en la urdimbre del turismo internacional y en un collage de identidades en diálogo, es más o menos pacífico, sin la sangre que pueblan las noticias de otras entidades mexicanas, y hasta cierto grado abierta a la cultura y sus fusiones, que van marcando (con lentitud) el espíritu de un pueblo que crece junto al agua.

¿Alguna otra observación para los lectores de Cubaencuentro?

ALA: Creo que Cuba es una sola nación, con todos los componentes conceptuales y emotivos que abarca este término; y que los cubanos —al margen de ideologías y maneras de leer el mundo— venimos de una tradición cultural sólida que nos dignifica y protege ante todas las tempestades con su estandarte amoroso, pues a tono con José Martí: “Sólo el amor engendra melodía.”


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.