Actualizado: 20/10/2021 13:39
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Opinión, Internacionales

Derribemos el muro, pero sin exclusiones

Ante los obstáculos creados por los sectores conservadores, deben enviarse señales claras al pueblo cubano, y a los sectores reformistas, de la voluntad internacional de contribuir a promover los cambios necesarios en Cuba

Comentarios Enviar Imprimir

Persistentes informaciones indican que en los próximos días o semanas el ejecutivo norteamericano se dispone a aliviar las restricciones de viajes a Cuba, en particular en las áreas educativas y culturales. En entrevista reciente a Diario de Cuba, Joe García, candidato demócrata a la Cámara de Representantes, señaló que los intercambios “resultarán en una inyección de ideas democráticas, mayor acceso a tecnología, una ventana a la realidad del mundo exterior y una manera de hacer llegar sus mensajes (la disidencia) al extranjero”.

Coincidimos plenamente con esa apreciación del político cubanoamericano, y esperamos que las facilidades de viaje se apliquen lo más rápidamente posible, así como sean aprobadas las propuestas de leyes en el Congreso para levantar la prohibición de los viajes de norteamericanos a Cuba y brindar mayores facilidades para la venta de alimentos.

Estos pasos serían positivos en estos momentos, cuando el gobierno cubano está en proceso de liberar a todos los presos de conciencia y políticos pacíficos, y anunciado la ampliación de las perspectivas de realizar trabajos por cuenta propia, con posibilidad de contratación de fuerza laboral. La ausencia de gestos de buena voluntad hacia el pueblo cubano ahora, podría utilizarse por los sectores que dentro del Partido Comunista y el Gobierno tratan de crear obstáculos a los cambios, bajo el argumento de que hágase lo que se haga la intransigencia del exterior se mantendrá, aunque se flexibilicen las posiciones oficiales.

Las medidas que podrían implementarse próximamente, por el contrario, alentarían a los sectores reformistas que se pronuncian cada día más abiertamente a favor de las transformaciones, al demostrar que el propósito de la comunidad internacional es que Cuba encuentre su lugar en el mundo a través de transformaciones democráticas y la reconciliación nacional. Ciertamente, esto requiere una política cautelosa y calibrada. Sería ingenuo suponer que más de 50 años de totalitarismo pueden borrarse rápidamente.

En el discurso del General Raúl Castro, el 1 de agosto, en el que anunció el propósito de acometer medidas de apertura económica, también se escuchó la repetición de la desfasada retórica totalitaria y amenazas contra quienes en Cuba de forma pacífica y constructiva trabajamos sin odio por una nueva Cuba. Lamentablemente, eso no se ha quedado en palabras. En estos días se han repetido bochornosos hechos, como el acoso a Reyna Tamayo, madre del mártir Orlando Zapata Tamayo, y acompañantes, en Banes, cuando han pretendido visitar la tumba de su hijo. También han sido detenidos miembros de organizaciones disidentes por querer realizar actividades pacíficas.

Quizás las palabras del Presidente responden a deseos de tranquilizar a los elementos más radicales dentro del gobierno, y las detenciones podrían ser acciones incontroladas de los talibanes internos. Pero esas suposiciones son difíciles de aceptar, teniendo en cuenta la férrea centralización existente en la sociedad. De todas formas, cualquiera que sea la génesis de esos abominables hechos, está claro que el totalitarismo mantiene sus características represivas, aunque se vislumbren posibles cambios. Esto sin soslayar los esfuerzos de algunas personas por mantener la atmósfera de confrontación con Estados Unidos y otros países democráticos, con el fin de crear un ambiente desfavorable para la dinámica de los cambios internos.

Ante los obstáculos interpuestos por los sectores conservadores, deben enviarse señales claras al pueblo cubano y los sectores reformistas sobre la voluntad presente en el exterior de contribuir a promover los cambios que con urgencia requiere Cuba. Políticas fracasadas, como el embargo norteamericano, deben ser sustituidas gradualmente por otras proactivas de acercamiento, como se hizo con Europa del Este y la Administración Nixon realizó con China, con posteriores avances positivos, económicos y hasta políticos, en una nación lastrada por milenios de despotismo.

Coincidimos con quienes desde Estados Unidos defienden la apertura hacia Cuba y llaman a que los cubanoamericanos y estadounidenses organicen viajes. El contacto entre los pueblos siempre dejaría una impronta positiva. De todas formas se requeriría no sólo proclamar la reconciliación, sino construirla. Cuando se visite Cuba, las personas conscientes de los problemas nacionales no deben discriminar a integrantes de la sociedad civil. Deben interesarse por la situación de los perseguidos, marginados y aquellos todavía en las cárceles, por defender dentro del país el derecho a la libertad. Una posición a adoptar, como referencia de actuación consecuente, fue la del Profesor Carmelo Mesa Lago durante su reciente estancia en la Isla.

Resulta bueno hablar y escribir sobre reconciliación, pero más importante es practicarla.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.