• Registrarse
  • Iniciar sesión

Los dos mejores agentes de Castro

15 Comentarios Enviar Print

El gobierno cubano no es un monolito, pero sabe hablar con una sola voz. Ese no ha sido hasta ahora el caso de quienes se le oponen. Cuando se haya consensuado una propuesta básica para iniciar el cambio se estará en mejores condiciones de requerir a los gobiernos extranjeros que la tengan en cuenta en sus conversaciones bilaterales con Cuba.

Pero hay un primer paso necesario. Antes incluso de ponernos de acuerdo sobre como apreciamos lo que sucede en Cuba y nuestras diferentes visiones acerca del tipo de cambio al que debemos aspirar ¿por qué no comenzar por acordar el modo en que vamos a administrar y manejar constructivamente nuestros propios conflictos y diferencias? Oscar Visiedo, un amigo bien informado, me lo dijo: los dos mejores agentes de Fidel Castro en el exilio se llaman Ego y Sordera. Han sido muy exitosos en hacer fracasar muchas buenas intenciones -y otras no tan admirables- en este medio siglo.

Se puede exigir que el representante de un gobierno extranjero no diga tonterías ni sus representantes emitan valoraciones que no les corresponde hacer. Se puede juzgar si su manejo del diálogo ha sido inteligente o torpe. O si los representantes diplomáticos en sus embajadas asumen actitudes amables o insultantes. Se le puede criticar si evade el contacto con la sociedad civil cubana y sólo se relaciona con el gobierno. Se le puede considerar ingenuo o sagaz. Pero no puede exigírsele que decida por su cuenta un grupo de planteamientos y los promueva en un diálogo, de naturaleza gubernamental y bilateral, cuando la propia oposición y exilio no se han puesto de acuerdo sobre el particular.

Del mismo modo que si uno tiene que marchar a la guerra prefiere que el compañero de trinchera sepa apuntar y disparar bien, cuando se va a un diálogo hay quienes saben hacerlo mejor y quienes son un desastre. Eso no descalifica de manera automática el propósito, la estrategia, ni al gobierno extranjero que la promueve, sino al que fue mandatado para diseñarla, dirigirla y asegurar su ejecución exitosa.

Pero antes que juzgar el papel jugado por extranjeros, creo que debemos atender nuestro propio desempeño. Si no es posible dialogar entre aquellos interesados en promover un cambio, más lejana es la posibilidad de hacerlo con los que no lo desean. El gobierno cubano – y los extranjeros- no se sienten presionados a tomar en cuenta a quienes no se entienden siquiera entre ellos mismos. ¿Por qué no comenzar, entonces, por nosotros?

Todos -aquellos que preferimos una transformación pacífica o los que optan por otra violenta- debemos asumir responsabilidad ante fracasos anteriores, aprender de ellos y dejar de culpar a otros por la actual situación. Esto siempre ha sido y es asunto nuestro. El conflicto comenzó por los cubanos y debe terminar con nosotros. La responsabilidad de desenredar este ovillo es nuestra. Se puede y debe contar con terceros que ayuden a buscar salidas, pero corresponde a los cubanos apropiarnos del proceso.

Hay en EEUU dos docenas de muy variadas organizaciones que bajo el nombre de Consenso Cubano vienen controlando a Ego, (administrando sus diferencias de manera exitosa), y neutralizando a Sordera, (escuchando los puntos de vista de los demás). Otros grupos vienen trabajando en igual sentido desde su propia perspectiva. El diálogo entre ambos sectores se hace cada vez más posible. En Europa surgen también movimientos que tienen igual propósito. En el 2007 se dieron algunos pasos iniciales entre diversos grupos en Cuba para potenciar coincidencias y controlar discrepancias.

Cuando dentro y fuera de Cuba una masa crítica de cubanos sea capaz de conciliar sus voces, sin por ello renunciar a sus diferencias, se hará muy difícil ignorarla. Y si esa conciliación se hace en defensa de un cambio que respalde las reivindicaciones y expectativas específicas planteadas por millones de cubanos en las recientes asambleas, entonces de poco valdrán lo que Raúl Castro o su hermano crean o deseen hacer.

Se me pregunta si yo estimo que el General “va a hacer algo”. A mi juicio, lo que alguien piense sobre Raúl y sus intenciones es especulativo e irrelevante. Lo que importa -al margen de lo que él crea y desee- es lo que el contexto nacional e internacional le permitirá u obligará a emprender. Cada individuo es siempre él y su circunstancia, aunque algunos, como su hermano, se crean dioses. No podemos adivinar las buenas o malas intenciones del General, pero es factible contribuir a construir un contexto que no pueda ignorar. Eso depende, ante todo, de nosotros.

Ya confesé que tengo un sueño: alcanzar la transformación pacífica de la sociedad cubana. Pero para el 2008 me propongo una cosa bien concreta: contribuir a facilitar una mayor conciliación de posiciones entre todos los que desean el cambio.

¿Qué tal si incluimos entre nuestros buenos propósitos para el 2008 el ayudar a controlar la subrepticia labor de Ego y Sordera en nuestras comunidades para poder avanzar hacia un consenso?

¡Muchas Felicidades!



Buscar en este blog

Sobre este blog

La sociedad cubana ante el cambio

Sindicación

Agregador para sindicación en XML

Autor: Juan Antonio Blanco

Juan Antonio Blanco

Juan Antonio Blanco Gil. (Cuba) Doctor en Historia de las Relaciones Internacionales, profesor universitario de Filosofía, diplomático y ensayista. Reside en Canadá.
Contacto: jablanco96@gmail.com

 

Mis tags

aislamiento ALBA Alvaro Colom America Latina América Latina amistad Argentina Asamblea Nacional asistencia humanitaria autodeterminacion autonomía ayuda humanitaria Barack Obama bases militares Bastión 2009 Bill Clinton Black Caucus bloqueo Boutflika Brasil Caetano Veloso cambio cambios en Cuba cambios en cuba cárceles Caribe Carlos Alberto Montaner Carlos Manuel de Cespedes Castro Chavez Chávez Chiang Kai Chek Chile China Clinton Collin Powell Colombia Comisión Interamericana de Derechos Humanos conflicto Conflicto Cuba Estados Unidos Congreso de Estados Unidos Congreso del PCC Congreso PCC Consenso Cubano Constitución de 1940 controles conversaciones conversaciones Cuba conversaciones migratorias Corea del Norte crisis crisis alimentaria Crisis de los Cohetes crisis en Cuba crisis en Honduras Crisis en Honduras crisis financiera Cuba Cuba y Estados Unidos Cuba-Estados Unidos Cultura cubana Cumbre de las Américas Damas de Blanco Declaración de Concordia demandas populares democracia deporte derechos humanos derechos migratorios desarrollo destierro diálogo diálogos Diáspora diáspora doables Dos Santos economía cubana elecciones en Estados Unidos elecciones en Honduras elecciones en Uruguay elite de poder embargo espias cubanos estado de derecho Estados Unidos etite de poder Europa exilio exilio cubano fascismo felicidad Felipe Pérez Roque Fidel Fidel Castro Fidel Castro. Cuba. Unión Europea Filarmónica de New York Generacion Y Generación Y generaciones gerontocracia gobierno cubano gobierno de Estados Unidos Gorki Granma Gustav hambruna Hilda Molina Honduras Howard Berman Hugo Chávez Hugo Chavez huracanes Ike Ingrid Betancourt iniciativa privada inmigrantes inmovilismo integración regional internet Internet intolerancia Iran John McCain Juana Bacallao Juanes Julio Fernández Bulté Kennedy Kruschev libertad libertad de expresión libertad de movimiento Libertad para los Cinco libertades Lincoln Díaz Balart logros socialistas Luis Posada Cariiles Machado Ventura maniobras militares cubanas Manuel Zelaya Mao Tse Tung Mesa Redonda Miami Michelle Bachelet micro créditos miedo migración migracion migración. derecho de circulación migración. diáspora migrantes migrantes cubanos militares militarizacion monarquía absoluta. líderes Musavi nación negociación negociaciones New York Times Nicaragua noviolencia Obama OEA Oliver Stone ONU oposición oposicion interna Oscar Arias Partido Comunista de Cuba paz Paz sin Fronteras Pepe Lobo Pepe Mujica permisos de salida y entrada a Cuba permisos de entrada y salida permisos de salida y entrada permisos de salida y entrada a Cuba Plebiscito polémica política política migratoria politica migratoria cubana presos presos políticos Propuesta para una Sociedad Participativa pueblo cubano. Obama Putin PYMES Ramiro Valldes Raul Raul Castro Raúl Castro Raul. Fidel reconciliación reformas Reformas régimen Reinaldo Escobar relaciones Cuba y Estados Unidos remesas represión revolución Revolucion Bolivariana Revolución Cubana Robert M Morgenthau Rusia Sara Palin Sean Penn seguridad nacional Silvio Rodriguez soberanía soberania socialismo socialismo de Estado sociedad civil sociedad de información soft power spoilers terrorismo tolerancia totalitarismo UNASUR Unión Europea Union Europea Venezuela VI Congreso viajes viajes a Cuba violencia en Honduras Yoani Sánchez Yoani Sanchez Zelaya

Archivo

Calendario

domlunmarmiéjueviesáb
  12345
6      
 789101112
13      
 141516171819
20      
 212223242526
27      
 28293031