Actualizado: 17/10/2017 10:31
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Opinión

Médicos, Salud Pública, Denuncia

Sumar y restar

Lo que ocurre en Cuba se conoce primero en el extranjero y luego, de rebote, en la Isla

Comentarios Enviar Imprimir

El sitio web Cubainformación, con sede en el País Vasco (España), que responde a los criterios del régimen cubano, dice haber recibido “la verdadera carta” firmada por cirujanos del hospital “Calixto García” de La Habana, donde se denuncian las pésimas condiciones para médicos y pacientes que prevalecen en esa institución hospitalaria.

Cuando digo que Cubainformación responde a los criterios del régimen cubano estoy simplemente estableciendo un hecho: visite el portal de ese sitio y no encontrará una palabra que se aparte de la retórica castrista. Digo esto porque con frecuencia escucho hablar de prensa alternativa e independiente, al referirse a unos órganos de propaganda que se limitan a seguir los dictados de La Habana.

Se puede argumentar que buena parte del contenido de CUBAENCUENTRO refleja los criterios del exilio, lo que es normal de acuerdo a su razón de existencia. Sin embargo, esto no significa que dicte o siga una pauta establecida por cualquier sector del exilio, ni político, ni económico y ni siquiera cultural. (No es una opinión desinteresada: soy director editorial de CUBAENCUENTRO.)

CUBAENCUENTRO, tras recibir la misiva dirigida al Gobierno cubano, divulgó el pasado 20 de septiembre la carta con el título “Denuncia de médicos cubanos”, que luego fue publicada en blogs del exilio, así como otros medios de prensa internacionales.

Cubainformación considera que el contenido ha sido manipulado, al omitirse frases “que reconocen el esfuerzo de la Revolución en el campo de la salud pública”.

Dice además que se han añadido párrafos que “cambian completamente el tono y el mensaje de crítica constructiva del original” que, aseguran, es el que ese medio ha publicado.

CUBAENCUENTRO reprodujo la carta tal como la recibió, de una fuente confiable, y lo fundamental en este caso es que la carta es real: un grupo de médicos cubanos sintieron que la única manera de ser escuchados era escribirle directamente al Presidente de la nación, ya que todos los anteriores intentos habían resultado infructuosos. No lo fueron, el poder central en Cuba hizo caso sordo a sus protestas. Solo se han realizado ciertas reparaciones cosméticas. Es ahora, cuando el contenido de la carta se ha divulgado en el exterior, que el caso sale a la luz pública. Es decir, lo que ocurre en Cuba se conoce primero en el extranjero y luego, de rebote, en la Isla.

Lo demás es en cierta medida un ejercicio de suma y resta. El sitio digital procastrista puede afirmar que a la carta se le añadieron párrafos y otros sitios y blogs anticastristas podrían decir también que, por temor, a la carta original se le suprimieron párrafos cuando se envió al gobernante Raúl Castro.

¿Hay una versión para Cuba y otra para el exterior? No sé. Lo que sí sé es que ambas versiones coinciden en que el “Calixto García” es un desastre y que desde que se envío la carta a Castro, aparentemente hace más de un año, poco se ha hecho para solucionarlo. Vergüenza para el Gobierno cubano.

Dos aspectos a señalar: uno es que CUBAENCUENTRO no añadió párrafo alguno al texto. Otro es que el régimen totalitario es el único responsable de que exista una necesidad imperiosa de publicar textos sin firmas, noticias sin confirmar por dos fuentes independientes y versiones de hechos que no vienen respaldadas por un análisis objetivo.

Cualquier blog o sitio noticioso establecido en el exilio, sea Diario de Cuba, Café Fuerte o Penúltimos Días, para citar unos pocos, hace mejor trabajo que el vetusto Granma con sus noticias enmudecidas. Y por supuesto, lo hacen con muchos menos recursos. Esto para no incluir a la prensa establecida y las agencias de noticias.

En fecha reciente un video de la televisión cubana, que intentaba desprestigiar a un grupo de opositores pacíficos que realizaron una huelga de hambre, terminaba con una queja periodística: ¿por qué la prensa internacional no se hacía eco del comienzo del curso escolar, la atención médica y el proceso de elecciones en marcha? La pregunta deben comenzar por hacérsela a Granma. ¿Por qué el periódico oficial cubano no ha investigado lo que ocurre en el hospital “Calixto García”? ¿Por qué la prensa oficial de la Isla no ha hablado de lo que pasó con Sirley Ávila León, la delegada del Poder Popular de la circunscripción 37 de Limones, en el municipio Majibacoa, que denunció públicamente el cierre de una escuela rural en su comunidad? Cuando la delegada vio que no era escuchada, concedió una entrevista a Radio Martí. Los funcionarios del Poder Popular y el Partido Comunista de Cuba de Majibacoa, y hasta de Las Tunas, dijeron en una entrevista que ella no podía ser más delegada. Sin embargo, fue ratificada en una votación popular.

En ocasiones, el régimen cubano censura hasta noticias que podrían presentarle bajo una luz favorable, por el simple hecho de que no han sido autorizadas por un nivel superior.

Esto, sin embargo, no es lo más grave. Lo que preocupa realmente, desde hace mucho tiempo, es la represión contra los periodistas, independientes, nacionales, extranjeros y, por supuesto, hasta oficialistas. No es, claro está, el único sector de la sociedad cubana en que se abusa del poder y se violan los derechos humanos y ciudadanos.

El periodista independiente Calixto Martínez Arias, quien reveló recientemente la existencia de cólera y dengue en Cuba, fue acusado de desacato a las figuras de Fidel y Raúl Castro, y podría recibir una sentencia de hasta tres años de cárcel.

Martínez fue detenido cuando se dirigía a un área cercana al Aeropuerto Internacional “José Martí” para investigar sobre toneladas de medicinas donadas a Cuba por la Organización Mundial de la Salud (OMS), las cuales se habrían echado a perder por las deficientes condiciones de almacenamiento. Este caso tampoco ha salido en la prensa oficial.

¿Un periodista independiente acusado de desacato? ¿En qué trinchera estaba? ¿Qué puesto de combate abandonó? ¿Cuál guerra?

Poco cabe añadir ante una situación tan grave como la de la prensa en Cuba, reconocida desde hace años en todo el mundo. Un estudio divulgado en fecha reciente por el grupo Freedom House, y que abarca el período comprendido entre enero de 2011 y mayo de 2012, concluyó que Cuba continúa siendo uno de los entornos más represivos para Internet y las tecnologías de información y comunicación.

Una situación que obliga a quienes viven en la Isla a llevar sus denuncias al extranjero. En muchos casos no lo hacen por ser contrarrevolucionarios o enemigos del Gobierno. En muchos también quisieran que sus problemas se resolvieran con la participación de los organismos gubernamentales. No buscan que los invadan desde Miami y “les quiten sus propiedades”, como tanto repiten unos pocos papagayos en Cuba. Simplemente quieren soluciones.

Según Cubainformación, en “la carta verdadera” los 62 profesionales médicos firmantes muestran no solo “su preocupación por la situación de ese centro de salud”, sino también “su disposición a colaborar en la solución de sus graves problemas”.

Perfecto. Si a este párrafo se hubiera añadido que hasta ahora su preocupación no ha sido oída y que la solución no existe en estos momentos, Cubainformación estaría realizando un beneficio a la verdadera causa cubana, no a la política ni al exilio: a la realidad del país.

Lo que resulta es que, para ser escuchados en la Isla, cada vez más los cubanos tienen que gritar desde el exterior, y especialmente desde el exilio.

Lo demás es complacencia de turno ante una vieja tiranía, oportunismo o, simplemente, baba.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.

Hospital “Calixto García”Foto

Hospital “Calixto García”.