Así de sencillo

José Kozer

Enviar Imprimir


Iba
a decir alma y cerró la boca: por
poco
se le cae la dentadura completa, quizás un incisivo
hubiera
sobrevivido (raros son los asuntos de la sobrevida, y
aun
de la misma existencia, caray). Se recoge la túnica,
se
mira los pies descalzos (difuntos) (par simio) Ryokan
ahora
considera que han sido centros de su inquietud: una
danza
ritual se inicia con el pie derecho, y quien no entiende
eso
no entiende nada: el tiempo gira de izquierda a derecha,
los
pies por igual a la hora de deambular; mas a la hora de
bailar
a solas o entre las gentes, mecer el cuerpo (esa pieza
ardiente)
habrá que girar en dirección contraria. Ryokan se sentó
a
meditar quince minutos: mandó al diablo la noción de
alma, acto seguido cayó en
desgracia la mente: tranquilizó
los hombros (no sirven para
cargar apenas nada, ni para
siquiera encogerse). Relaja
el vientre, luego saldrá recto
a abonar (en directo) la
platabanda de rábanos y
lechuga, tubérculos (ñame
más que boniato) el
ancestral cerezo que hoy
da más fruta que nunca. El
bienestar alcanza sus muslos
en vertical: y en redondo
(donde se relaja lo orbicular
se relaja el esfínter). Ésta es
la segunda meditación del día:
el riachuelo cuesta abajo se va
lavando a sí mismo, cuanto
despunta no tiene ahora razón
de ser. Salta la valla su sombra,
cambia de fase la luna, anida
el águila sin anularse ni
encumbrarse, tampoco se
acopla al Universo. ¿Alcanzará
Ryokan, pan con queso, para
sus pies la transparencia? ¿Y
esa monotonía donde la
laboriosidad no implica alma
ni mente (descartadas)? Hace
rato que descartó sus pies.
Ryokan se aleja por un
sendero que a sus espaldas
desaparece. La noche, ¿qué
noche? La luna, ¿qué luna?
Los pies, ¿qué pies? La
transparencia desconfigura
cuerpo, mente, riachuelo,
luna y senda, senda con
cuesta, Ryokan ríe al
ordenarles a sus pies
detenerse al pie del
ancestral cerezo, sed
águilas, picotazos, y una
conjunción de danza y
pies en el reloj al
revés.

Página de inicio: 76

Número de páginas: 2 páginas

Descargar PDF [39,36 kB]

 

En esta sección

Revista Encuentro de la Cultura Cubana, 48/49, primavera/ verano de 2008