Intervalo en Covadonga

Idalia Morejón Arnaiz

Enviar Imprimir


se acerca a la ventana para saber si la luz es todavía suficiente

solamente el calor que le enrojece el brazo

rígido entre los marcos

podría traerle una respuesta

nada demasiado estrepitoso

a no ser la previsible caída de una fruta solar allá en el fondo

se adentra en el sendero para saber si el silencio es todavía imperceptible

solamente el pájaro que vive en el mangal podría traerle una respuesta

nada demasiado revelador

a no ser el instante en que otra fruta se desprende y suelta su chasquido

la tierra

en este tramo del camino

es totalmente plana

tanto

que desde muy lejos se divisa el resplandor que envuelve a dos hombres a caballo

“algo devastador contiene ese paisaje de yerba rala y trillos solitarios cuyo lugar es el tiempo”

escribe en su diario cuando el brazo

finalmente

se aparta de la ventana para refugiarse en la sombra

conmemora

con esto

un nuevo día de oscuridad

Página de inicio: 195

Número de páginas: 1 página

Descargar PDF [37,39 kB]

 

En esta sección

Revista Encuentro de la Cultura Cubana, 48/49, primavera/ verano de 2008