Actualizado: 20/11/2019 9:47
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Relaciones Cuba-España, Miguel Ángel Moratinos

La prensa española critica los resultados del viaje de Moratinos

Los principales diarios consideran insuficientes los avances en relación con los derechos humanos y fustigan la decisión del canciller de no reunirse con disidentes.

Enviar Imprimir

La prensa española se mostró el miércoles crítica, en líneas generales, frente a los resultados de la visita de Miguel Ángel Moratinos a Cuba, la primera de un canciller español a la Isla desde 1998, destacando los flojos avances en relación con los derechos humanos, informó la AFP.

Aunque considera que la visita del ministro de Asuntos Exteriores a Cuba es "positiva", el diario El País (centroizquierda) afirma que es "de verdad grave (que) Moratinos renuncie a entrevistarse personalmente" con la disidencia cubana.

En su editorial entiende que el "fruto más visible" de su visita a Cuba ha sido la "creación de un mecanismo político de consulta sobre derechos humanos", algo así como una "comisión hispano-cubana de la que no se sabe nada y que deberá justificarse por sus obras".

En segundo lugar, El País destaca el "levantamiento del veto cubano a España y no al resto de los países de la UE, como 'interlocutor privilegiado'".

"Moratinos ha echado la casa por la ventana y ha puesto una alfombra roja al régimen cubano para que se decida a caminar por ella hacia un proceso de modernización democrática", afirma el diario conservador ABC.

ABC y El Mundo (liberal, y cercano al Partido Popular), coinciden en que tras el anuncio sobre la creación del mecanismo de consulta, el canciller cubano Felipe Pérez Roque "fulminó en el último minuto su promesa de dialogar sobre derechos humanos".

Pérez Roque aseguró que no hablarán en ese marco de los presos políticos y de conciencia, "pues los primeros son 'mercenarios' y los segundos 'no existen'", afirma El Mundo.

"Moratinos ha dado un paso de consecuencias todavía imprevisibles, porque si el viaje se queda en la pura retórica habrá fortalecido la imagen del gobierno cubano, aislado del mundo libre y democrático, y contribuido —tal vez sin pretenderlo— a suavizar el rostro más duro de la dictadura", dice ABC.

"No resulta explicable, en cualquier caso, que el ministro de Exteriores no haya encontrado el momento de reunirse con la disidencia, con los heroicos partidarios de la democracia que sobreviven a duras penas en el interior de la isla. Habría sido de agradecer, al menos, un apretón de manos, porque entre ellos hay dos premios Sajarov de Derechos Humanos del Parlamento Europeo", agrega, en referencia al disidente Oswaldo Payá y a las Damas de Blanco.

Sin embargo, para la Gaceta de los Negocios, un diario económico, el hecho de que el régimen cubano haya aceptado hablar de derechos humanos con España constituye una "primera concesión" cubana al ministro Moratinos.

El País afirma que "la lógica del gobierno español, sobre el papel es correcta".

"La admonición y el desaire no hacen más que endurecer al régimen, mientras que una política de diálogo permite éxitos coyunturales, pero apreciables como la liberación de disidentes, o menores restricciones a su libertad de movimientos, que si se han producido en alguna ocasión han sido, sin embargo, flor de un día. Y esos modestos logros implican, por añadidura, un precio", dice ese matutino en su editorial.

"Tanto como La Habana exulta en la satisfacción de que vengan de visita sin concesiones previas, el PP en España y la línea radical de la disidencia, dentro y fuera de la isla, truenan contra lo que llaman entreguismo a una bárbara dictadura; y lo que es de verdad grave, Moratinos renuncia a entrevistarse personalmente con esa protesta interior", agrega.

"Por todo ello, una visita que no es condenable por definición sí puede serlo por falta de funcionalidad. No cantarle públicamente las cuarenta al régimen, e incluso darle un balón de oxígeno diplomático, exigen una contrapartida. Abrazos al dictador gratis, ni hablar", afirma el diario.