Actualizado: 14/10/2019 9:31
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

relaciones Cuba-España, Miguel Ángel Moratinos

Opositores se muestran pesimistas sobre los posibles resultados de la visita de Moratinos

Varios disidentes afirmaron que no se entrevistarán con un miembro de la delegación española que permanecería en la Isla tras la partida del canciller.

Enviar Imprimir

Dirigentes de la oposición cubana se mostraron este martes pesimistas en cuanto al impacto que pueda tener la visita a Cuba del canciller español, Miguel Ángel Moratinos, en la situación de los derechos humanos, asunto en el que Madrid y La Habana acordaron cooperar a través de un nuevo mecanismo de diálogo que, sin embargo, excluye el tema de los presos políticos.

Vea también: La prensa española critica los resultados del viaje de Moratinos

Varios grupos disidentes habían solicitado al ministro español un encuentro durante su estancia en Cuba, que concluyó el martes por la noche. Medios de prensa españoles informaron que un miembro de la delegación que acompañó al canciller a La Habana permanecería un día más en la Isla para entrevistarse con opositores.

Este martes, representantes de la disidencia interna y de las Damas de Blanco afirmaron que no acudirían a una convocatoria al respecto hecha por la embajada de Madrid en la capital cubana.

"El gobierno de (José Luis Rodríguez) Zapatero olímpicamente ha ignorado todas las solicitudes de la oposición cubana, para lograr el respeto a los derechos humanos", declaró a la AFP el opositor Vladimiro Roca, del movimiento Todos Unidos.

Moratinos "lo que vino a ver y a garantizar son las inversiones españolas en Cuba", añadió Roca, al considerar una "cuestión utilitaria" el mecanismo de diálogo sobre derechos humanos en el que trabajarían los gobiernos de ambos países.

La opositora Marta Beatriz Roque, líder de la Asamblea para Promover la Sociedad Civil, opinó que ese mecanismo es "un compromiso con el gobierno cubano".

"No creo para nada en ese convenio, ni creo para nada en la buena voluntad del gobierno español", apuntó.

El buen entendimiento entre ambos cancilleres "crea compromisos con el gobierno cubano con los cuales la oposición no está de acuerdo", dijo Roque en otras declaraciones a la agencia EFE.

En una carta divulgada en La Habana, el opositor Movimiento Liberal Cubano le expresó a Moratinos que su visita a Cuba sólo "será positiva" si "obtiene la liberación de todos los presos políticos" y "el cese de la represión contra los demócratas y defensores de los derechos humanos", entre otros puntos.

El economista Oscar Espinosa Chepe, condenado en 2003 a 20 años de cárcel y excarcelado en 2004 por razones de salud, subrayó que "es insólito" que Moratinos no se reuniera con la oposición. "Entonces no se puede hablar de buenos resultados", acotó.

En contraste, Manuel Cuesta Morúa, portavoz del Arco Progresista, dijo que "el acercamiento entre España y Cuba" en el tema de los derechos humanos "es positivo", porque "el dilema clave de la modernización de Cuba es el respeto a los derechos humanos".

Eloy Gutiérrez Menoyo, del grupo Cambio Cubano, consideró que la visita ha sido "formidable". No obstante, dijo que, "por el momento", no cree "que se vaya a conseguir nada, ni en democracia ni en derechos humanos".

Moratinos y el canciller cubano, Felipe Pérez Roque, anunciaron el martes un acuerdo para el establecimiento de consultas políticas, incluido el tema de los derechos humanos.

"Es un diálogo bilateral y recíproco que no está encaminado al examen de la situación interna de ninguno de los dos países, que está destinado al intercambio" y la "promoción de la cooperación" en derechos humanos, dijo Pérez Roque, tras firmar el acuerdo con el ministro español.

"No hay temas prohibidos, tabúes (en ese diálogo)", agregó el canciller cubano, pero aclaró que de los presos políticos no se hablará.

"Eso no estaba en la agenda (...) No es un tema que discutamos con otros países. Es un tema interno de Cuba", manifestó Pérez Roque.

Moratinos destacó que el mecanismo de diálogo es el primero que firma Cuba con un país de la Unión Europea (UE).

"Estamos ante una novedad" y "lo primero será discutir la agenda donde todas las cuestiones pueden ser planteadas y abordadas, no se excluye absolutamente ningún tema", apuntó el funcionario español.

Pérez Roque había anunciado el lunes la disposición de La Habana para discutir sobre la situación de los derechos humanos con España, pero no con la UE, a al que exige la eliminación de la Posición Común y de las sanciones diplomáticas que el bloque adoptó en 2003 para protestar por el encarcelamiento de 75 disidentes y la ejecución de tres hombres que secuestraron una embarcación de pasajeros para intentar escapar de la Isla.