Actualizado: 25/10/2021 18:08
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Bolivia

Conflictivo clima social a 10 días de las elecciones

Representantes de campesinos aimaras y quechuas han pronunciado críticas contra Evo Morales.

Enviar Imprimir

A menos de dos semanas de los comicios del 18 de diciembre, donde compiten el líder cocalero Evo Morales y el ex presidente conservador Jorge Quiroga, Bolivia enfrentaba el miércoles violencia en las campañas electorales, un frustrado debate de candidatos y cortes de rutas.

Las campañas comenzaron a subir de tono como reflejo de la profunda polarización, con un saldo de una persona herida y varios lesionados en ataques a seguidores de Morales, en una población de Santa Cruz (este), informó la AFP.

Algo similar ocurrió en otro choque entre ambos bandos en El Alto, una ciudad pobre vecina de La Paz, donde intervino la policía antimotines con disparos de cápsulas de gas lacrimógeno.

Igualmente fuertes son los ataques mediáticos, especialmente en la televisión, donde el blanco favorito es Morales (32,8% en las encuestas), que aventaja a Quiroga (27,7%) en las preferencias preelectorales desde el mes pasado.

El ex gobernante conservador (2001-2002) parece querer sembrar temor acerca de un futuro incierto y de aislamiento internacional en un eventual gobierno del líder cocalero.

Sin embargo, la artillería contra Morales no proviene exclusivamente del campamento del ex mandatario sino también, paradójicamente, de sectores de campesinos aimaras y quechuas.

El candidato presidencial indianista Felipe Quispe puso en duda en un foro político que Morales sea siquiera de izquierda y le fustigó duramente por su ausencia en una exposición de programas de gobierno auspiciada por una federación de empresarios.

"Si alguien cree que Evo Morales es socialista está equivocado. No lo es, nunca lo fue, no lo va a ser", disparó en tanto el diputado y dirigente campesino quechua, Alejo Veliz, disidente del sector del líder cocalero.

Pensar que Morales, nacido de los sindicatos cocaleros, es socialista "sería un grave atentado contra la conciencia y la inteligencia del humano", añadió Veliz.

Morales era blanco también del candidato de centro derecha Samuel Doria Medina (9,4%), y de Michiaki Nagatani (5,5%), representante de la línea del ex presidente liberal Gonzalo Sánchez de Lozada.

La notoria ausencia de Morales en un foro de empresarios —al que acudieron siete de los ocho aspirantes a la Presidencia— fue explicada por el Movimiento Al Socialismo (MAS) como una línea de conducta de su líder desde 2002.

Morales se rehúsa a debatir con Quiroga "por cuestiones éticas", según el dirigente del MAS y diputado, Antonio Peredo.

El ex presidente habría acusado a Morales de supuestos nexos con el narcotráfico. El líder cocalero quiere que Quiroga se disculpe por ello y por la muerte de unos 30 bolivianos durante su corto mandato.

Al inquietante clima político se añadieron nuevos cortes de ruta en la principal carretera de Bolivia, que vincula el país de este a oeste y por donde fluye el grueso del comercio a ultramar.

Pobladores y estudiantes cortaron la carretera que une La Paz con la andina Oruro y que a su vez enlaza con la central Cochabamba y la oriental Santa Cruz, en demanda de participación en la política nacional de Educación.

Otro grupo se apoderó de las vías camineras y férreas del sur del país que conducen a Argentina, en demanda de más regalías por la explotación de hidrocarburos.

Los pobladores del Chaco boliviano amenazan incluso con cerrar válvulas de los viaductos de exportación de gas natural a Brasil y Argentina.

Bolivia posee la segunda reserva de gas más importante de Sudamérica: 108 billones de metros cúbicos.