Actualizado: 07/07/2020 14:33
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Ecuador

El magnate Noboa y el nacionalista Correa se disputarán la presidencia en segunda vuelta electoral

Correa, que quedó en segundo lugar en las votaciones, puso en duda los resultados y denunció ser víctima de una mafia que busca impedir su triunfo.

Enviar Imprimir

El magnate bananero Álvaro Noboa ganó sorpresivamente la primera ronda por la presidencia de Ecuador, pero deberá medirse con el nacionalista Rafael Correa en un balotaje que atizará la división política del país y la región, según datos oficiales preliminares divulgados el lunes, informó Reuters.

El resultado fue saludado por los mercados y los bonos soberanos en dólares del primer productor mundial de banano, que subieron a máximos de un mes al encabezar Noboa la primera vuelta electoral.

Analistas señalaron que el resultado de las elecciones deja un final abierto en el que los ecuatorianos decidirán si se alinean con el eje Caracas-La Paz-La Habana o si se mantienen en sintonía con Washington como sus vecinos Colombia y Perú.

Escrutado el 70,59% de las 36.613 urnas, el Tribunal Electoral otorgaba el 26,66% de los votos válidos a Noboa, uno de los hombres más ricos de Latinoamérica que promete convertir a un país marcado por la caída de tres presidentes desde 1996 en un modelo de capitalismo.

Correa, que encabezaba los sondeos previos de intención de voto por varios puntos de ventaja, tenía el 22,5% de los sufragios.

Noboa, que cumplirá 56 años en noviembre, no dudó en calificar de "comunista" a Correa y en ratificar su defensa del libre mercado, la dolarización y la alineación total con Washington.

También marcó distancia con Venezuela y Cuba y señaló que la Isla sufre la "dictadura" del comunismo "por más de 40 años".

Por su parte Correa, de 43 años, amigo del mandatario venezolano Hugo Chávez y que propone "dar con la correa" a los políticos tradicionales, puso en duda los resultados y denunció ser víctima de una mafia que busca impedir su triunfo.

El ex profesor de Economía formado en Estados Unidos y que critica a la dolarización que rige en Ecuador desde el 2000 y las políticas de Washington, dijo en una entrevista en televisión que le "están tratando de robar la victoria."

En lo que los dos candidatos coincidieron fue en señalar que el futuro de la nación andina, donde el 60% de la población es pobre y 1 de cada 10 personas está desempleada, se jugaba en el balotaje.

El mercado temía que Correa ganara la presidencia de manera inmediata, en la primera vuelta, ya que el nacionalista ha amenazado con limitar los pagos de la deuda y renegociar los contratos petroleros.

"La elección del fin de semana, desde una perspectiva del mercado, ha sido una sorpresa bastante positiva", dijo Neil Dougall, jefe de investigación económica de Dresdner Kleinwort en Londres.

"El hecho de que Noboa superara los sondeos (…) es estimulante, en el sentido de que podría tener la oportunidad de ganar en la segunda vuelta. El hecho de que Noboa sea asociado con una posición mucho más amistosa al mercado, es lo que está detrás de la acción del mercado hoy", agregó.

El reto de Correa será demostrar que la reforma de la Constitución es tan importante como la creación de empleos para contrarrestar el impacto de los postulados de Noboa, quien ha afirmado que Dios le encomendó la tarea de buscar un mejor futuro para un país víctima de los agrios conflictos políticos.

Por su parte, Noboa tendrá que derrotar el sentimiento anti-mercado que prevalece en un país que eludió la ola privatizadora que recorrió la región en la década de 1990, juntando a los partidos hegemónicos, grandes perdedores de la jornada, pero que cerrarían filas tras él para frenar a Correa.

"Ya estamos en segunda vuelta. Le agradezco a todos los pobres ecuatorianos. Cumpliré con ustedes dándoles trabajo, vivienda y salud", afirmó Noboa en el puerto de Guayaquil.

Además de presidente y vicepresidente, los 9,2 millones de ecuatorianos convocados a las urnas designaron 100 diputados para el Congreso unicameral, cinco parlamentarios andinos, 67 consejeros provinciales y 674 concejales municipales.

El presidente electo asumirá en enero en reemplazo del independiente Alfredo Palacio, quien tomó las riendas del país desde la vicepresidencia tras la destitución en abril del 2005 de Lucio Gutiérrez en medio de una batalla entre distintas facciones por el control de la Corte Suprema de Justicia.