Actualizado: 25/10/2021 18:08
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Bolivia

Evo Morales sacude las Fuerzas Armadas y la Policía

El nombramiento de nuevos jefes militares provoca descontento y críticas.

Enviar Imprimir

El presidente boliviano, Evo Morales, nombró el martes a hombres de su confianza en la cúpula militar y policial, durante una ceremonia en la que se sintió la tensión, por forzar su decisión el retiro de decenas de generales, informó Reuters.

La medida, tomada por el primer presidente indígena de Bolivia, llegó cuando aún no se aquietan las aguas por un escándalo desatado hace meses debido a la destrucción de los únicos misiles que poseía el país, realizada en Estados Unidos presuntamente en forma irregular.

"Lamento mucho las informaciones que hemos recibido hace semanas, meses atrás, sobre el desarme de las Fuerzas Armadas. No tomé ninguna acción contra los miembros de las Fuerzas Armadas sino contra los principales. Llegó el momento de investigar", dijo Morales antes de tomar juramento a la nueva cúpula de las Fuerzas Armadas y la Policía.

"No por eso algunos miembros de las Fuerzas Armadas tienen que molestarse, todos tienen que contribuir a la investigación, si uno no tiene nada, nada teme", advirtió.

El líder cocalero, de 46 años, asumió la presidencia el domingo en un país en el que desde la vuelta de la democracia, en 1982, las Fuerzas Armadas han respetado las instituciones, aunque han tenido un polémico rol en la represión de las violentas revueltas populares de los últimos cinco años.

"Después de lo de los misiles, la cúpula quedó con un gran descrédito. No hay riesgo en lo que hizo el presidente porque tiene un gran margen de acción, tiene respaldo", dijo un analista político que prefirió no ser identificado.

Apenas comenzado el acto de relevo de la cúpula militar, mientras el locutor oficial nombraba a los nuevos jefes militares, la hija de uno de los generales desplazados interrumpió gritando "¡es injusto!", y luego denunció que las designaciones son ilegales según las normas castrenses.

Su padre, el desplazado general de división Marco Antonio Vázquez, que está siendo investigado por el caso de la destrucción de los misiles, se quejó abiertamente.

"Lo que me están haciendo es una cosa injusta, no se han atenido a los reglamentos (…) Aquí tengo todos los documentos que determinan que mi persona no ha participado en ninguna situación en los misiles", dijo a periodistas.

El portavoz presidencial, Alex Contreras, salió al cruce de las críticas.

"El señor presidente es respetuoso de lo que significa el ordenamiento en las Fuerzas Armadas. Es un hecho aislado, queremos decir que se ha tratado de una molestia de un general, de su esposa y de su hija", dijo a periodistas.

El nuevo alto mando militar boliviano está ahora encabezado por el general de división del ejército Wilfredo Vargas como comandante en jefe, y el general de brigada aérea Carlos Antelo como jefe del Estado Mayor.

El general de brigada Freddy Bersatti juró como comandante del Ejército, forzando el retiro de decenas de otros generales más antiguos. En la fuerza aérea, el nuevo jefe es el general Luis Trigo y en la fuerza naval, el contralmirante José Alba. Isaac Pimentel juró como comandante policial.

Morales dejó rápidamente el Palacio de Gobierno antes de que sus ministros terminaran de saludar a los nuevos jefes ,y en otro discurso minutos después, al inaugurar una tradicional feria artesanal, pidió a los militares desplazados "subordinarse".

La decisión de Morales se suma a otras de alto impacto que tomó desde que asumió el domingo, como la designación de un gabinete mayoritariamente indígena y la de inscribir las reservas de gas del país, las segundas mayores de Sudamérica, como propiedad del Estado, para avanzar en su estrategia de nacionalizar los recursos naturales.