Actualizado: 20/10/2017 18:43
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

México

Excarcelado empresario cuyo caso desató tensiones políticas con La Habana

Un juez halló a Carlos Ahumada inocente de cargos de fraude contra el gobierno izquierdista capitalino, que lo mantuvieron más de tres años tras las rejas.

Enviar Imprimir

México liberó este martes al polémico empresario Carlos Ahumada, centro de un escándalo de corrupción política en ese país y cuyo caso fue uno de los detonantes de tensiones con La Habana.

Según Reuters, un juez halló a Ahumada inocente de cargos de fraude contra el gobierno capitalino que lo mantuvieron más de tres años tras las rejas.

Ahumada, quien aseguró en un breve mensaje a la prensa que no saldrá del país, apareció en videos divulgados en 2004 entregando grandes sumas de dinero a funcionarios capitalinos, aparentemente a cambio de beneficios en contratos públicos.

La difusión de las cintas formó parte de lo que popularmente se conoció como "videoescándalo", que en su momento enturbió el clima político.

Antes de su liberación, el martes, el empresario de origen argentino había salido en la madrugada caminando por una puerta del Reclusorio Norte, pero minutos después fue subido a la fuerza a un vehículo oficial por agentes judiciales que lo llevaron a oficinas de la fiscalía capitalina.

Enrique Ostos, abogado de Ahumada, quien calificó de arbitraria la recaptura de su cliente —entre forcejeos y algunos golpes— dijo que las autoridades llamaron a declarar al empresario por dos nuevos cargos sobre "el uso de un documento falso y falsedad en declaraciones".

El fiscal capitalino, Rodolfo Félix Cárdenas, dijo que aunque no existe una nueva orden de arresto para Ahumada, continuará el proceso judicial en su contra.

"Es un asunto que no está terminado (...) aquí no hay por qué pedir disculpas ni mucho menos, nosotros estamos obligados a continuar el curso legal para que el proceso llegue a su fin", dijo el funcionario.

Agregó que la Fiscalía apelará la sentencia del juez que lo declaró inocente del cargo de fraude de más de 3.3 millones de dólares contra el gobierno de la ciudad.

En los videos divulgados en 2004 por la televisión, Ahumada apareció entregando fajos de billetes a miembros del Partido de la Revolución Democrática (PRD), cercanos colaboradores del entonces alcalde izquierdista Andrés Manuel López Obrador (también del PRD), que después fue candidato presidencial.

La izquierda, que sigue gobernando la Ciudad de México, dijo que la difusión de los videos eran un complot contra López Obrador, quien denunció fraude en las elecciones presidenciales del año pasado, en las que triunfó Felipe Calderón.

Tras conocerse públicamente las cintas, Ahumada, que denunció ser preso político de López Obrador, huyó de México y fue arrestado en Cuba donde estuvo detenido varias semanas para luego ser deportado en abril de 2004.

El alcalde de la Ciudad de México, Marcelo Ebrard, ex jefe de la policía en la gestión de López Obrador (2000-2005), dijo el martes que en la capital "no hay presos políticos", en referencia al caso de Ahumada.

Pero algunos observadores opinan lo contrario, sobre todo porque mientras que Ahumada estuvo preso por más de tres años, funcionarios que aparecieron en los videos recibiendo dinero del empresario —como René Bejarano, ex operador político de López Obrador— pasaron sólo algunos meses tras las rejas.

La devolución de Ahumada por parte de las autoridades cubanas desató el peor momento que han atravesado las relaciones entre La Habana y México.

El régimen de la Isla, que mantiene estrechos vínculos con el PRD, dijo entonces que el caso del empresario tenía profundas connotaciones políticas en México, lo que el gobierno del entonces presidente Vicente Fox consideró una intromisión en sus asuntos internos.

Días después, Fidel Castro criticó duramente al gobierno mexicano por apoyar en la Comisión de Derechos Humanos una resolución sobre la situación en Cuba, y México decidió retirar a su embajadora en La Habana y ordenar la salida del embajador cubano, tras denunciar que funcionarios del Partido Comunista de la Isla habían realizado "actividades inaceptables" en su territorio.

Las relaciones se mantuvieron a nivel de encargados de negocios hasta julio de 2004, cuando los embajadores regresaron a sus puestos.