Actualizado: 25/10/2021 18:08
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Argentina

La Justicia arremete contra responsables de crímenes de la dictadura

Un juez ordenó la prisión preventiva por crímenes de lesa humanidad para el ex agente de inteligencia Raúl Antonio Guglielminetti y otros cuatro ex represores.

Enviar Imprimir

Un día después de que un juez anulara el indulto que beneficiaba al ex dictador argentino Jorge Rafael Videla, otro magistrado procesó el miércoles con prisión preventiva por crímenes de lesa humanidad al ex agente de inteligencia Raúl Antonio Guglielminetti, figura emblemática del aparato represivo instaurado entre 1976 y 1983, informó la AP.

El juez federal Jorge Rafecas tomó esa resolución sobre Guglielminetti y otros cuatro ex represores por su actuación en el centro clandestino de detención Automotores Orletti, ubicado en Buenos Aires.

El centro funcionó bajo mando de las Fuerzas Armadas, en coordinación con el Ejército uruguayo, durante la denominada "Operación Cóndor", un acuerdo de cooperación de los regímenes militares sudamericanos de la década de los años setenta para reprimir a sus opositores fuera de las fronteras de sus países.

El martes el juez Norberto Oyarbide había declarado por primera vez nulo el indulto al ex dictador Videla, dictado en 1990 por el entonces presidente Carlos Menem, lo que lo deja expuesto a una condena por el secuestro y privación ilegítima de la libertad de un empresario y su hijo a fines de 1976.

La causas sobre cientos de represores por violaciones a los derechos humanos tomaron un renovado impulso luego de que la Corte Suprema de Justicia declarara el año pasado inconstitucionales dos leyes de perdón que impedían juzgarlos. A ello se sumó ahora un fallo que sienta precedente sobre los indultos que favorecieron a los jerarcas del régimen.

Considerado un símbolo de la "impunidad" que gozaron muchos represores en las últimas dos décadas, Guglielminetti está imputado de los delitos de "privación ilegal de la libertad y tormentos" a 26 personas en Automotores Orletti, por el que pasaron uruguayos, chilenos y bolivianos secuestrados como parte de la "Operación Cóndor", según el testimonio de sobrevivientes.

Rafecas también procesó al general retirado Eduardo Cabanillas y al coronel retirado Rubén Visuara por homicidio agravado de cinco detenidos en ese centro clandestino, entre ellos Marcelo Gelman, hijo del poeta argentino Juan Gelman.

El magistrado tomó la misma medida con el ex comodoro de la Fuerza Aérea Néstor Guillamondegui por el homicidio de Carlos Santucho, hermano del ex jefe del grupo guerrillero Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP), Roberto Santucho, también muerto en la dictadura. Por último, procesó a otro ex agente de inteligencia, Honorio Martínez Ruiz, por privación ilegal de la libertad y torturas de 65 disidentes.

En su resolución, el juez dio por probado los terribles tormentos a los que eran sometidos los detenidos en Orletti, donde se los colgaba esposados de ganchos a 30 centímetros del suelo y se los sometía a descargas eléctricas. Los cuerpos de las víctimas eran colocados en tambores, que eran sellados y luego arrojados a un río, lo que "demuestra cuánto esfuerzo ha sido destinado por los agentes del plan represivo para perpetuar el ocultamiento del destino dado a las víctimas".