Actualizado: 16/10/2019 8:52
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Gran Bretaña

Ministro de Brown deja entrever un posible cambio en la relación entre Londres y Washington

'Tenemos que demostrar con nuestros actos (…) que somos internacionalistas y no aislacionistas, multilateralistas y no unilateralistas', dijo Douglas Alexander.

Enviar Imprimir

Uno de los ministros más cercanos a Gordon Brown insinuó un posible punto de inflexión en la relación privilegiada entre Gran Bretaña y Estados Unidos, en un discurso ampliamente considerado este viernes como una crítica velada a la política exterior estadounidense, informó la AFP.

Sin embargo, el portavoz del primer ministro calificó inmediatamente de "disparates" las especulaciones de la prensa británica, que interpretó las declaraciones del ministro Douglas Alexander como "una serie de mensajes codificados" destinados a Washington.

Alexander afirmó, en particular, que la fuerza de un país no debería medirse por su potencia militar.

Y el propio Gordon Brown recordó el viernes por la mañana que la relación con Washington era "sólida y lo será todavía más en los años venideros".

"Seguiré trabajando muy estrechamente, como lo hizo Tony Blair, con la administración estadounidense", declaró Brown a la BBC.

Alexander, nuevo ministro de Comercio y Desarrollo Internacional y ex autor de los discursos de Brown, insistió el jueves, en una alocución en Washington, en los méritos del multilateralismo.

"En el siglo XX, la potencia de un país se midió demasiado a menudo por lo que éste podía destruir. En el siglo XXI, la fuerza debería medirse por lo que somos capaces de construir juntos", declaró.

"Por tanto, debemos formar nuevas alianzas, basadas en valores comunes, no sólo para protegernos del mundo, sino también para llegar al resto del mundo", agregó en el primer discurso que pronuncia en el extranjero un ministro británico desde la llegada al poder de Brown a finales de junio.

"Tenemos que demostrar con nuestras actos, nuestras palabras y nuestras acciones que somos internacionalistas y no aislacionistas, multilateralistas y no unilateralistas", agregó.

Blair fue calificado de "perro faldero" del presidente estadounidense George W. Bush, debido al alineamiento de la política exterior británica con la de su aliado estadounidense, en particular en lo que respecta a la guerra de Irak.

Los comentaristas políticos están al acecho de cualquier señal de cambio en la política exterior británica, sobre todo desde que Brown nombró en su gobierno a varias personalidades conocidas por sus posiciones críticas sobre la guerra en Irak, como Mark Malloch-Brown, secretaria de Estado de Relaciones Exteriores.

El portavoz de Gordon Brown consideró "bastante extraordinaria" la interpretación que se hizo del discurso de Alexander y estimó que "interpretarlas como declaraciones que revelan algo" de la relación de Londres con Estados Unidos "es absurdo".

Brown viajará en las próximas semanas a Washington para reunirse con Bush. Aunque ha reconocido que se cometieron errores en Irak, el primer ministro se mantiene inflexible ante los llamamientos a una retirada rápida de las tropas británicas de ese país.

Dana Allin, especialista en relaciones transatlánticas en el Instituto Internacional de Estudios Estratégicos en Londres, estimó que el nombramiento de opositores a la guerra en Irak en el gobierno era más significativo que el discurso de Alexander.

"Una frase en medio de un discurso con el que nadie puede dejar de estar de acuerdo no me parece que sea una señal fuerte", subrayó.

"El gobierno Brown probablemente quiere mostrar una diferencia sutil con el gobierno de Blair, pero en el fondo dudo que esto cambie mucho", agregó.