Actualizado: 20/10/2021 13:39
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Libia

Tras restablecer relaciones con Washington, Libia podría relanzar su industria petrolera

Algunos analistas afirman que la 'rehabilitación' del país después del aislamiento diplomático será un bálsamo para un mundo sediento de petróleo.

Enviar Imprimir

Levantadas las últimas sanciones estadounidenses, el objetivo de Moamar Gadafi por reencauzar a Libia en el concierto diplomático mundial ha sido coronado con éxito, y la próxima meta del líder es una renovación económica financiada por una duplicación de la producción petrolera en la próxima década, reporta la AP.

La alta tecnología estadounidense de extracción petrolera seguramente será útil, al igual que la geografía: Libia, en el norte del África sobre el Mediterráneo, será inmune a las perturbaciones que podrían afectar el flujo petrolero desde el Golfo Pérsico.

Los analistas describen a Libia como un país con futuro brillante, cuyo surgimiento después de un aislamiento diplomático es un bálsamo para un mundo sediento de petróleo.

"Libia y Gadafi están dando todos los pasos correctos", comentó Dalton Garis, un economista estadounidense del Instituto del Petróleo de Abu Dhabi, en los Emiratos Árabes Unidos. "Los libios han hecho mucho para normalizar la situación, más que lo que nadie habría supuesto".

Libia es una de las pocas naciones con enormes reservas petroleras que están alentando activamente a compañías extranjeras —especialmente estadounidenses— a explorar y producir petróleo. En Bolivia y Venezuela, sus mandatarios se han sumado a grandes estados petroleros como Arabia Saudita, Irán y Kuwait para restringir a las firmas extranjeras, o incluso rechazarlas.

"Es una oportunidad inusual", comentó Julius Walker, de PVM Oil Associates en Viena. "Hay muy pocos países con grandes reservas como éste, donde es fácil entrar. Por eso hay tanto interés".

El crudo ligero libio, de bajo contenido sulfuroso, es ideal para refinar en gasolina, y los yacimientos petrolíferos del país están mucho más cerca de los mercados europeos y estadounidense que los del Golfo, donde el estrecho de Ormuz —entre Irán y Omán— podría ser bloqueado en caso de guerra.

A mediados de mayo, Washington anunció el restablecimiento de relaciones diplomáticas y la remoción de Libia de la lista de países que a su juicio patrocinan el terrorismo. La medida está a estudio del Congreso estadounidense.

Los libios manifestaron reacciones contradictorias ante el anuncio. Abdul-Hakim al-Keeb, propietario de una compañía de importación y exportación en Trípoli, dijo que esperaba hacer negocios con los estadounidenses.

"Lo que es importante para nosotros es que los viajes a Estados Unidos se hagan más fáciles", dijo.

Otros opinaron que Washington es el que lleva las de ganar.

"No confío en Estados Unidos", afirmó el mercader Al-Hadi al-Maqouz. "Nos hemos arreglado sin Estados Unidos durante mucho tiempo y no perdimos nada. Restablecer los vínculos políticos y económicos no cambiará nada".

La "rehabilitación" de Libia se produce en momentos en que el país se repone de un largo estancamiento. En 1970, un año después que Gadafi depuso al rey Idris en un golpe, la producción petrolera libia promediaba 3,4 millones de barriles diarios, su máximo nivel.


« Anterior12Siguiente »