Ir al menú | Ir al contenido



Agricultura

Abren tiendas para vender suministros a campesinos

La comercialización de productos es muy limitada, ya que alcanza apenas unos veinte artículos


El gobierno cubano ha abierto más de 1.100 tiendas para facilitar la venta a los campesinos de algunos artículos necesarios para sus faenas, como incentivo para aumentar las producciones agropecuarias, informó el martes la televisión estatal.

“Posibilita al productor no tener que esperar la entrega de estos implementos por parte de ningún organismo”, resaltó el reportaje. Según la televisión estatal, la medida ha tenido “una gran acogida” según pudo comprobarse durante un recorrido del titular del Ministerio de Comercio Interior (MINCIN), Jacinto Angulo, por zonas montañosas como el Plan Turquino, en la zona central del país.

La oferta de las nuevas tiendas incluye la comercialización sin subsidios y en moneda nacional (pesos cubanos) de machetes, botas, guantes, limas, cubos y lámparas, mangueras, mallas, alambres de púas y otros enseres.

El director de productos no alimenticios del MINCIN, Arturo Vázquez, señaló que hay financiamiento para que la industria local pueda producir esos artículos cuya comercialización empezó hace algunos meses en una gama de diez productos y en estos momentos son ya casi veinte, con la perspectiva de llegar a cuarenta este año y seguir creciendo.

© cubaencuentro

5 Comentarios


5 by Marrero Bécquer (Usuario no autenticado) 01/11/2010 8:40

No coman tanta m..., algo que tengan los pobres trabajadores del campo es un avance significativo, gústele a quien le guste.

4 by la peste bubónica (Usuario no autenticado) 31/10/2010 23:01

por favor sustituir Sr. Feudal por Superdios todo poderoso Rey Midal a la inversa (todo lo que toca lo convierte en mierda)

3 by Comentario Nº 1 (Usuario no autenticado) 22/10/2010 14:40

Yagruma, los que compraran a los siervos agrarios, seguiran como hasta ahora, robando todo cuanto queda a su alcance en sus centros de trabajo, desde los lapiceros hasta la harina en las pizzerias, y en ese "moderno" tipo de mercado que se llama trueque, en el mejor de los casos. Al Sr. Feudal si te fijas bien, no le roba nadie a la larga porque, incluso lo robado, una vez que entra en el mercado, acaba siendo recaudado en las tiendas pertenecientes al Sr. Feudal. Cuba es un feudo tan radical y absoluto que hasta los trabajadores del sexo, trabajan para el Sr. Feudal, siempre por la misma razón, lo producido con su trabajo es recaudado en las tiendas del Sr. Feudal. POr una parte, y por otra, el rédito político que generan para su Sr. es infinitamente mas influyente que el dinero que dejan en las tiendas, dado el hecho de que sus clientes vuelven a sus paises de orígenes con sus puntos g's llenos de revolución, y allí seran excelentes propagandistas de los "logros de la revolución" (la imagen que aparece en los cerebros de estos propagandistas como "logro" es un bello y gran falo turgente, venoso, cabezón, o la de una vulva inflada, abierta, invitadora; siempre he pensado que el dia que alguien quiera mediante huelga laboral, influir en la opinión internacional al respecto de lo que sucede en cuba, esta responsabilidad esta sobre los hombros -u otra parte- de la productiva Industria del Sexo Cubana... de modo que, como dicen en la madre putria -por aquello de puta y patria- iberica: lo llevamos claro!)

2 by yagruma (Usuario no autenticado) 21/10/2010 2:20

#1 le falto decir que el sennor feudal vendera a precios de usura. buen comentario. ?y los que no son campesinos con que les compran a los campesinos? ?roban? ?y a quien roban si solo tiene dinero el sennor feudal? uh, uh, maricona con el cocodrilo, dijo la rana.

1 by Ta Sing Chao (Usuario no autenticado) 20/10/2010 18:20

El Sr. Feudal le vende las herramientas y las semillas a sus siervos; luego recaudará el producto del trabajo de estos alquilándoles los puestos en el mercado y de lo que les quede después de estos rastrillos, pagarán impuestos a su Sr. Feudal que cuadrará el circulo con este ultimo paso. En otras palabras

Subir


Subir