Ir al menú | Ir al contenido

Actualizado: 19/05/2024 23:18

Alan Gross

El régimen cubano dice que trata “con humanidad” y “respeto” a Alan Gross

Las autoridades le permiten contactar con la diplomacia estadounidense “cada vez que lo desea” y recibe visitas de varias personas, afirmó Ricardo Alarcón

El presidente de la Asamblea Nacional, Ricardo Alarcón, dijo que las autoridades cubanas tratan “con humanidad” y “respeto” a Alan Gross, contratista estadounidense detenido en La Habana en 2009 y condenado a 15 años de prisión por delitos contra la seguridad del Estado, reportó Europa Press.

Gross, de 62 años, se encuentra detenido actualmente en un hospital militar de La Habana, “debido a sus problemas de salud”, y no en “una prisión de alta seguridad, como afirman los medios de Estados Unidos”, expresó Alarcón en declaraciones al portal Rebelión.

“Se le trata con humanidad, con un respeto total a su integridad, en virtud de las leyes cubanas”, dijo el funcionario.

Las autoridades le permiten contactar con la diplomacia estadounidense “cada vez que lo desea” y recibe visitas de varias personas, entre ellas su esposa, a quien se le otorga el visado para que pueda viajar a la Isla, detalló Alarcón.

Sin embargo, el funcionario del régimen no ha revelado si finalmente concederán el permiso que solicitó Gross a mediados de marzo para poder visitar durante dos semanas a su madre que vive en Estados Unidos y que padece un cáncer pulmonar terminal.

Gross, detenido en diciembre de 2009, fue condenado en marzo del año pasado a 15 años de prisión por distribuir ilegalmente equipos de comunicación satelital como subcontratista de la Agencia Estadounidense para el Desarrollo Internacional (USAID), que financia, entre otras cosas, programas destinados a promover la democracia en la Isla.

El propio Gross propuso su intercambio por los cinco espías cubanos condenados en Estados Unidos, de los cuales quedan en prisión cuatro tras la excarcelación en octubre de 2011 de René González.

González, quien deberá permanecer tres años en Miami en régimen de libertad supervisada, pudo viajar a Cuba a finales de marzo después de que una juez estadounidense le concediera un permiso especial para ver a su hermano, que está gravemente enfermo, durante dos semanas.

© cubaencuentro

Subir