Ir al menú | Ir al contenido

Actualizado: 01/03/2024 13:40

Migración, Viajes, Crisis

El régimen cubano modifica su política migratoria

Quienes viven en Cuba perciben una pensión mensual de 1.528 pesos cubanos, que equivalen a $13,8 a tasa oficial y le alcanza para una caja de 30 huevos

El régimen de Cuba anunció modificaciones en su política migratoria en medio de un fuerte éxodo de sus ciudadanos debido a las malas condiciones de vida y la persecución y el hostigamiento contra opositores y disidentes, informan las agencias de prensa.

El paquete de medidas apunta al “fortalecimiento de los vínculos” con los ciudadanos del país que residen en el extranjero, explicó el director general de Asuntos Consulares y Cubanos Residentes en el Exterior, Ernesto Soberón, quien, por el contrario, no se refirió a los miles de cubanos que abandonan la Isla de forma irregular y piden asilo humanitario en países de la región.

La primera de las disposiciones, que entrarán en vigor el 1 de julio, extiende la validez de los pasaportes de seis a diez años para los mayores de 16 años, y a cinco en los menores de dicha edad.

Con las medidas, el régimen busca un “fortalecimiento de los vínculos” con los ciudadanos en el extranjero y hace caso omiso a los miles que abandonan la Isla de forma irregular y piden asilo humanitario en países de la región, informa la AFP.

Asimismo, elimina el requisito obligatorio de prorrogar los documentos de viaje cada dos años y disminuye el precio de la renovación del pasaporte. De momento, este trámite tiene un costo de $350 en Estados Unidos y de 180 euros en Europa pero, desde julio, será ésta última cifra —y su equivalente en las respectivas divisas— la nueva tarifa a cobrar para todos los mayores de 16 años, sin importar el país. Los menores abonarán la respectiva suma de 140.

Por otro lado, el paquete de medidas establece la obligatoriedad de ingreso y egreso del país con pasaporte cubano a aquellos ciudadanos que emigraron antes del 1 de enero de 1971, según sostiene la Constitución aprobada en el referéndum de 2019. Así, inclusive si las personas ya cuentan con documentación de su nuevo país de residencia, de igual manera se verán obligados a tener vigente su pasaporte de la Isla.

El Ministro comentó que se mantendrá vigente la prórroga de estancia ininterrumpida en el exterior, más allá de los 24 meses, que fue decretada a principios de marzo de 2020 como medida de auxilio para los cubanos que se encontraban fuera del país al momento de decretarse la pandemia.

Estas medidas, que según el régimen forman parte de un proceso de “recomposición y diversificación” que comenzó en el período de Fidel Castro y con los que buscan una mayor participación de los expatriados “en la vida política, económica y social de su país de origen”, parecen completamente desencajados con la realidad de los isleños que, cada vez más, buscan la manera de huir del territorio y las paupérrimas condiciones de vida a las que son sometidos.

Mientras el régimen de Miguel Díaz-Canel apuntó nuevamente contra Estados Unidos, y lo responsabilizó de “las difíciles condiciones del reforzamiento del bloqueo y la hostilidad de su Gobierno”, que “dañan el nivel de la vida de la población cubana”, cifras oficiales de Washington dan cuenta de que al menos 300.000 cubanos llegaron a su frontera en busca de asilo.

Este número, que corresponde al período comprendido entre octubre de 2021 y diciembre de 2022, constituye un nuevo récord que va de la mano de la agudización de la crisis, que ya no sólo se limita a la alimentación, sino que se extiende, también, a múltiples aspectos de la diaria.

Uno de los casos más recientes es el del combustible, cuya escasez se sumó “al rosario de calamidades en que se ha convertido la vida cotidiana en Cuba”, señala un informe del Observatorio Cubano de Conflictos (OCC).

La faltante de este producto durante semanas —y cuyo fin aún no se ha estimado- afectó el transporte público y privado, y obligó a paralizar las actividades laborales y educativas en el país. Inclusive, se debió suspender el tradicional desfile del Primero de Mayo, por primera vez en décadas.

“La afectación al transporte despertó —en los cubanos que lo vivieron— aciagos recuerdos del Período Especial de los años 90, cuando la mayoría tenía que desplazarse a pie o en bicicleta”, añade el informe.

Sumado a esto, debe considerarse el delicado escenario económico en el que destacan una notoria escalada inflacionaria, la suba del dólar, la devaluación del peso cubano y los bajos salarios —que suelen promediar los $33—.

En las últimas semanas, la moneda local perdió bruscamente su valor al darse una fuerte suba de la divisa norteamericana que lo llevó de los 24 a los 120 pesos, en la tasa oficial, mientras que en el mercado paralelo cotiza a 180 pesos.

Estos saltos destruyeron por completo el poder adquisitivo de la población que, incluso con un aumento en sus sueldos, no logran hacer frente a los nuevos precios. “Están por el cielo, no acompañan el salario”, comentó Xiomara Castellanos, jubilada en la Isla que percibe una pensión mensual de 1.528 pesos cubanos que equivalen a $13,8 a tasa oficial y le alcanza para una caja de 30 huevos.

Acompañan estas cifras las mediciones de la inflación que según economistas independientes superó el 200 % el último año, y sitúa a esta crisis como la peor en tres décadas.

“Se puede decir que es la mayor” inflación registrada en la Isla, incluso mayor a la del denominado Período Especial, destacó Pavel Vidal, académico de la Pontificia Universidad Javeriana de Cali, en Colombia.

© cubaencuentro

Subir