Ir al menú | Ir al contenido

Actualizado: 19/05/2024 23:18

Fallece en Miami Alejandro Armengol

Aunque no fue la carrera que estudió, se dedicó al periodismo, donde realizó una actividad muy valiosa. Escribía siempre lo que pensaba, sin importarle ir contra corriente de sus compatriotas del exilio

Para CUBAENCUENTRO, la noticia de la muerte de Alejandro Armengol ha sido un golpe muy doloroso, a lo que además se añade que fue algo inesperado. La enfermedad que acabó con su vida se le declaró hace apenas diez días, de modo que nadie podía imaginar que actuaría de manera tan fulminante.

Armengol estaba muy unido a CUBAENCUENTRO, y desde el 2010 hasta su fallecimiento fue nuestro director editorial. En esos trece años realizó una importante labor, gracias a la cual el diario incrementó la lista de colaboradores. Cabe destacar que contribuyó durante más de diez años sin recibir ningún tipo de compensación económica. Aparte de esa actividad, publicaba con frecuencia artículos propios, en los que mayormente abordaba aspectos relacionados con la realidad social y política de Cuba. Era un tema que dominaba muy bien y si alguna vez se hiciera una recopilación de esos textos se pondría de relieve la agudeza de sus análisis.

Tenía opiniones propias, que muchas veces no coincidían con las que son dominantes en la comunidad cubana del exilio. Eso molestaba a algunos, que lo hicieron blanco de sus ataques. Aunque nunca dejó de ser crítico con el régimen cubano, pensaba que no debe haber restricciones a la hora de hablar de lo bien y lo mal hecho, tanto en Cuba como en Miami. Y estaba convencido de que “en muchas ocasiones, somos más certeros cuando nos libramos de esa carga de limitaciones y nos parcializamos en favor de la justicia”.

No vacilaba en escribir lo que pensaba. Así, en un trabajo expresó que “no todo el periodismo destinado a mostrar los desmanes causados por el gobierno de La Habana cumple los requisitos mínimos de calidad. Una parte de lo que en esta ciudad se escribe y dice en contra de Fidel Castro resulta reiterativo, cansón y aburrido, cuando se le analiza en función de la cantidad de información nueva que aporta. Ello no impide que estos materiales cautiven a un público ávido, personas deseosas de que a diario les cuenten lo mismo”.

Nacido en 1949, Armengol había cursado estudios de ingeniería eléctrica y física nuclear en la Universidad de La Habana, para terminar con dos títulos —psicólogo y sociólogo— que lo vinculan a dos profesiones que nunca ha ejercido. Lo suyo era el periodismo, y a él se dedicó cuando se fue de la Isla y se estableció en Estados Unidos. A partir de 1993 pasó a ser columnista de El Nuevo Herald, y durante más de quince años fue también editor de mesa de ese diario. Artículos suyos se publicaron en revistas y periódicos de Estados Unidos y Europa, y su trabajo fue reconocido por la National Association of Hispanic Publications. Ejerció la docencia y fue profesor adjunto en la Universidad de Miami. Como escritor editó un par de libros: el volumen de cuentos La galería invisible y el poemario Cuaderno interrumpido.

© cubaencuentro

En esta sección

Con la tinta fresca

Redacción CE , Madrid | 28/03/2024

Comentarios


Buena Vista Social Club revisitado

Redacción CE , Madrid | 29/12/2023

Comentarios


Memorias sin delirios de grandeza

Redacción CE , Madrid | 25/10/2023

Comentarios


Más allá de guarachas y sones montunos

Redacción CE , Madrid | 22/08/2023

Comentarios



En recuerdo de nuestra independencia

Redacción CE , Madrid | 16/05/2023

Comentarios


Hans Magnus Enzensberger ha muerto

Agencias , Madrid | 28/11/2022

Comentarios


Feria Iberoamericana del Libro en Ottawa

Redacción CE , Madrid | 29/10/2022

Comentarios




Subir