Ir al menú | Ir al contenido

Actualizado: 29/09/2023 3:46

Rusia, Ucrania, Guerra

Resumen de un año de guerra en Ucrania (II)

Este trabajo aparece en dos partes. La segunda parte: Operaciones de información rusas

Ucrania puede liberar terreno crítico con los niveles actuales y prometidos de apoyo occidental siendo sin lugar a dudas de vital interés nacional para Estados Unidos y los países democráticos occidentales que Ucrania lo haga.

Operaciones de información rusas

Esta sección de análisis se centra en el impacto de las operaciones de información rusas en retrasar y disuadir las transferencias occidentales de sistemas de armas de alta gama y otra ayuda militar a Ucrania. Rusia ha reconstituido parcialmente su capacidad para llevar a cabo operaciones de información como parte de sus campañas de guerra híbrida en apoyo de las operaciones militares.

Estas operaciones de información continuarán surgiendo a medida que Rusia intente establecer condiciones para las próximas operaciones y mitigar los contratiempos, y Occidente debe evaluar críticamente el contexto de las operaciones de información rusas y evitar simplemente interactuar con ellas en sus propios términos.

Rusia ha recuperado parcialmente la capacidad de llevar a cabo campañas de información exitosas en apoyo de objetivos estratégicos e incluso objetivos operativos discretos. La teoría rusa de la guerra híbrida ha pedido durante mucho tiempo la integración de campañas de información y operaciones militares, con operaciones de información que a veces tienen prioridad sobre la actividad militar.

Rusia realizó hábilmente múltiples campañas de información durante las dos décadas anteriores a la invasión de gran escala de Ucrania en febrero de 2022, especialmente aquellas que apoyaron los Acuerdos de Minsk II en los que Alemania y Francia aceptaron a Rusia como mediador en lugar de beligerante en Ucrania.

Sin embargo, la Administración Biden llevó a cabo una notable y exitosa campaña de contrainformación en los meses previos a la invasión de febrero de 2022, interrumpiendo múltiples campañas de información rusas destinadas a inducir la rendición ucraniana, separar a Ucrania de Occidente y crear condiciones favorables para la invasión a gran escala.

La Administración Biden y Occidente también han cortado y descarrilado las operaciones de medios controladas por el Kremlin en Estados Unidos y Europa desde el inicio de la invasión, lo que hace que el Kremlin tenga dificultades para llevar a cabo operaciones de información exitosas. Moscú, como resultado, no ha podido lograr los objetivos que sus campañas previas a la invasión habían estado persiguiendo. Sin embargo, Rusia ha reconstituido la capacidad de llevar a cabo campañas de información discretas en apoyo de objetivos estratégicos específicos y adaptar esas campañas para mitigar los reveses en el campo de batalla y establecer condiciones para futuras operaciones planificadas.

Las campañas de información rusas han apoyado un objetivo estratégico continuo de disuadir o ralentizar la provisión de apoyo material a Ucrania por parte de Occidente. El presidente ruso, Vladimir Putin, probablemente aceptó su propia narrativa previa a la invasión de que Occidente no apoyaría a Ucrania, sino que buscaría mantener buenas relaciones con Rusia, alimentando sus esperanzas de una rápida victoria en Ucrania.

Putin pronto se dio cuenta de que la guerra se prolongaría debido a la incapacidad de su ejército para lograr victorias decisivas y la sorprendente (para él) determinación de Ucrania de resistir, y debido a la sorprendente (para él) voluntad de Occidente de apoyar la resistencia de Ucrania. Putin comenzó a centrarse en alimentar los argumentos que los líderes occidentales se estaban haciendo a sí mismos sobre los peligros de proporcionar a Ucrania demasiado material o ciertos tipos de material.

Estas campañas de información rusas han sido continuas en su búsqueda del objetivo común de inhibir el apoyo occidental a Ucrania, independientemente de las condiciones del campo de batalla. Las campañas de información a nivel operativo que se analizan a continuación anidan en este propósito estratégico, convenientemente ajustado a las circunstancias específicas del campo de batalla del momento.

Las campañas de información a nivel operativo de Rusia tienen como objetivo establecer condiciones para las operaciones rusas planificadas o mitigar los fracasos militares rusos. Rusia da forma al espacio de información en preparación para las operaciones ofensivas para impedir la capacidad de Ucrania para retener la iniciativa del campo de batalla o prepararse para las ofensivas. Rusia también utiliza campañas de información para disuadir a Occidente de apoyar los esfuerzos de contraofensiva de Ucrania y la explotación de los reveses militares rusos. Algunas de estas campañas de información rusas también están destinadas a restablecer la disuasión geoestratégica de Rusia mediante la reconstrucción de la proyección de poder que había sido el foco y el sello distintivo de las campañas de información rusas antes de la invasión de 2022.

Rusia utiliza la narrativa de que Ucrania es incapaz de derrotar a Rusia debido a las disparidades de poder inherentes entre los dos estados para mitigar los grandes reveses rusos o los fracasos rusos para lograr éxitos rápidos en las principales operaciones ofensivas. Las campañas de información rusas anteriores a la invasión se basaron en amplificar la suposición de que Rusia posee el “segundo ejército más grande del mundo” con capacidades militares avanzadas. Estas operaciones de información tenían como objetivo engañar a Occidente y a Ucrania para que creyeran que cualquier transferencia de equipo militar sería irrelevante porque Ucrania no sería capaz de resistir las operaciones ofensivas que se desarrollaban rápidamente desde diferentes direcciones y sería vulnerable a los ataques rusos. El Kremlin, por ejemplo, amenazó con que Rusia vería los continuos envíos de ayuda militar occidental a Ucrania como objetivos militares legítimos a principios de marzo de 2022.

Sin embargo, los rusos no han demostrado las capacidades dinámicas de focalización necesarias para atacar el material occidental que se mueve hacia y a través de Ucrania durante el primer año de la guerra, y en su lugar han recurrido a desperdiciar sus armas de precisión en atacar la infraestructura de energía civil fija en toda Ucrania.

El Kremlin reformuló sus operaciones de información para exagerar la importancia de cada avance táctico tras la retirada rusa de la región de Kiev y el redespliegue a Dombás en la primavera-verano de 2022. La narrativa ajustó la idea del poderío militar ruso de operaciones ofensivas radicales que ya no eran posibles para obtener grandes ganancias constantes y aplastantes en las líneas del frente. Esta narrativa tenía como objetivo desmoralizar a los ucranianos y convencer a Occidente de la incapacidad de Ucrania para oponerse a la fuerza supuestamente abrumadora que permitía los costosos avances de Rusia, que finalmente culminaron en todo el teatro sin lograr un efecto estratégico decisivo. Recordemos que, hasta el general Mark Milley, jefe del Estado Mayor Conjunto de Estaos Unidos declaro ante el congreso norteamericano que los rusos obtendrían la victoria en 72 horas. Y la gran respuesta del presidente ucraniano Zelensky cuando el gobierno de Estados Unidos le propuso sacarlo de Kiev para salvarlo: “Yo no necesito un viaje, lo que necesito son armas para defendernos”.

La exageración de las victorias menores también permitió al Kremlin explicar el lento ritmo de las ofensivas a las audiencias nacionales que estaban condicionadas a esperar el rápido éxito de Rusia en Ucrania. Ambas versiones de la narrativa —la guerra relámpago anticipada al comienzo de la guerra y la impresión de un avance imparable, aunque lento, durante su segunda fase— tenían la intención en parte de disuadir la provisión de ayuda occidental.

Buscaron reforzar las percepciones previas a la invasión del poder ruso y trivializar la resistencia exitosa de Ucrania con la esperanza de que Occidente renunciara a apoyar los esfuerzos de Ucrania para ganar la guerra. En esto, fracasaron. Rusia intensificó las narrativas sobre el riesgo de una escalada nuclear en septiembre de 2022 para restablecer la disuasión y disuadir a Occidente de proporcionar a Ucrania el material necesario para continuar sus contraofensivas tras los devastadores fracasos militares rusos en la provincia de Járkov. Putin comenzó a hacer deliberadamente vagas y generales referencias al uso nuclear durante su discurso de anexión el 30 de septiembre después de las amplias operaciones de contraofensiva ucraniana en la provincia de Járkiv.

El aumento en la retórica nuclear también siguió a la impopular orden de movilización de Putin del 21 de septiembre, que había hecho a Putin vulnerable tanto en la esfera internacional como en la doméstica. Putin y funcionarios clave del Kremlin intensificaron la retórica de escalada nuclear a lo largo de octubre de 2022, que finalmente culminó a principios o mediados de noviembre, probablemente como resultado del creciente diálogo internacional con Rusia y el rechazo a sus amenazas nucleares.

Putin a menudo ha utilizado amenazas nucleares apenas veladas para proyectar la idea de que Rusia es una gran potencia con la que Occidente debería evitar la confrontación. Sin embargo, la operación de información nuclear en el otoño de 2022 probablemente tenía la intención específica de disuadir a Occidente de reforzar inmediatamente las contraofensivas radicales de Ucrania en el este y el sur de Ucrania al avivar los temores irracionales e injustificados de que Putin podría reaccionar a una victoria ucraniana con una escalada nuclear.

Putin sigue siendo un actor altamente calculador y reacio al riesgo que continuará explotando las capacidades nucleares de Rusia y el temor occidental a una escalada nuclear para proyectar su poder en Occidente y Rusia sin arriesgarse realmente a un intercambio nuclear con la OTAN. Putin probablemente también buscó con estas operaciones de información restablecer la posición de Rusia como una gran potencia en el mundo y salvar la cara a nivel nacional después de los humillantes reveses militares. Ahora está claro que la campaña de información rusa centrada en las negociaciones de paz que se intensificó en diciembre de 2022 tenía como objetivo, entre otras cosas, retrasar la provisión de tanques occidentales y otros equipos avanzados esenciales para la continuación de las contraofensivas mecanizadas ucranianas con el fin de establecer las condiciones para las ofensivas planificadas de Rusia.

El Kremlin amplificó bruscamente una narrativa de negociaciones falsas a lo largo de diciembre de 2022, con numerosos funcionarios rusos dando señales intencionalmente engañosas de la voluntad de Moscú de entablar negociaciones serias con Ucrania. El Kremlin introdujo originalmente esta operación de información a principios de septiembre de 2022 después de que Ucrania anunciara el inicio de operaciones de contraofensiva (aparentemente en la provincia de Jersón), pero antes de la liberación de Ucrania de gran parte de la provincia de Járkiv, y Putin mencionó la idea de un regreso a la mesa de negociaciones en su discurso de anexión del 30 de septiembre.

El Kremlin, sin embargo, mantuvo consistentemente sus objetivos maximalistas y no ofreció ninguna base seria para las negociaciones. La intensificación de la narrativa en el invierno de 2022 coincidió con los preparativos rusos para una gran operación ofensiva planificada para principios de 2023, y el Kremlin buscó capitalizar el deseo occidental de negociaciones de paz y, por lo tanto, desalentar la provisión de tanques occidentales a Ucrania antes de que Rusia pudiera recuperar la iniciativa en el este de Ucrania.

El ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov, señaló notablemente el final de la operación de información, por el momento, al anunciar que Rusia continuaría buscando una solución militar en Ucrania el 27 de diciembre. Era demasiado tarde, en ese momento, para que Occidente enviara tanques a tiempo para interferir con la operación ofensiva rusa que comenzó aproximadamente un mes después. La narrativa rusa de las conversaciones de paz no fue, sin duda, la única o incluso la razón principal del retraso en el suministro occidental de tanques a Ucrania. El momento de su inicio, intensificación y caída por parte del Kremlin, sin embargo, sugiere fuertemente que fue programado para apoyar la ofensiva rusa ahora en curso.

Rusia continúa su esfuerzo de configuración dirigido a las provisiones occidentales de armas y tanques de largo alcance a Ucrania al difundir la narrativa de que Ucrania amenazará deliberadamente a Rusia con estas armas en lugar de priorizar la liberación de sus territorios ocupados por Rusia. Putin acusó a Estados Unidos de prolongar deliberadamente la guerra el 22 de diciembre de 2022, tras la autorización de Estados Unidos para transferir los sistemas de defensa aérea Patriot a Ucrania el 21 de diciembre de 2022. Putin insinuó absurdamente que Ucrania usaría Patriots (sistemas defensivos de defensa aérea) para atacar territorio ruso, incluso cuando Ucrania rogó por estos sistemas que detuvieran la campaña aérea y de misiles en curso de Rusia sobre la infraestructura energética ucraniana en el otoño de 2022. Esta operación de información tenía la intención, al igual que la campaña de información de la negociación, de detener la ayuda occidental que interrumpiría las operaciones militares rusas en curso y planificadas. Los funcionarios del Kremlin continúan fomentando la narrativa de que las transferencias occidentales de sistemas de cohetes de precisión de mayor alcance y tanques Leopard representan una nueva amenaza para la seguridad rusa, a pesar de que no representan una amenaza mayor que la provisión de tanques soviéticos u otros sistemas de precisión. Los ucranianos no han utilizado los sistemas HIMARS proporcionados por Occidente para atacar el territorio ruso a pesar de que esos sistemas ya trajeron lugares importantes dentro de Rusia al alcance. Y la idea de que Ucrania montará una invasión de Rusia con los leopardos de Alemania es ridícula. El propósito de esta campaña de información rusa es doble: primero, retrasar la llegada de tanques occidentales el mayor tiempo posible para retrasar la reanudación de las contraofensivas ucranianas y ganar tiempo para las propias operaciones ofensivas de Rusia, y segundo, interrumpir la formulación de un enfoque occidental coherente para cambiar completamente a Ucrania a los sistemas de armas occidentales, algo que Occidente tendrá que hacer eventualmente, ya que ha revisado sus existencias de la era soviética en armas y no puede producir o adquirir más de ellas. Rusia continuará armando las operaciones de información para apoyar directamente las operaciones militares discretas en Ucrania, especialmente después de que haya recuperado la iniciativa en las líneas del frente en el este de Ucrania.

El Kremlin está reanudando una narrativa que exagera las victorias rusas de primera línea con las ofensivas en curso sobre Bajmut y Limán. El Ministerio de Defensa ruso (MoD) está exhibiendo con orgullo victorias sobre los asentamientos capturados alrededor de Bajmut, pero el impacto de tales operaciones de información está disminuyendo: tanto Ucrania como los nacionalistas rusos a favor de la guerra se han vuelto menos dispuestos a aceptar reclamos de inevitable victoria rusa al pie de la letra debido al año de incompetencia militar rusa.

Sin embargo, estas operaciones de información pueden recuperar tracción si las fuerzas rusas comienzan a obtener ganancias significativas, y las operaciones de información rusas que parecen ser ineficaces ahora pueden, sin embargo, establecer condiciones para ser mucho más potentes cuando cambien las circunstancias. El Kremlin parece estar desarrollando otras narrativas en el momento de este artículo también, con funcionarios nacionalistas haciendo amenazas nucleares extravagantes como respuesta a las recientes disposiciones occidentales sobre armas y promesas de transferencia. El viceministro de Relaciones Exteriores ruso, Sergey Vershinin, también comenzó a reanudar la narrativa de la voluntad de Rusia de negociar con Ucrania “sin condiciones previas” el 11 de febrero, pero “sobre la base de la realidad que existe hoy” y teniendo en cuenta los objetivos maximalistas de Rusia, condiciones, en otras palabras, que aún equivalen a la total rendición ucraniana.

El Kremlin también puede reintroducir la narrativa de estancamiento que había utilizado anteriormente para descartar las contraofensivas ucranianas en Jersón a fines de agosto de 2022. La declaración de Vershinin puede ser una narrativa evolucionada de las conversaciones de paz que busca presionar a Occidente para forzar concesiones preventivas en Ucrania o adelantarse a la culminación de las operaciones rusas en Dombás. También puede ser una continuación de los esfuerzos rusos para retrasar e interrumpir el suministro de sistemas de armas que Ucrania necesita para aprovechar esa culminación.

Occidente debería considerar que las discusiones rusas sobre las negociaciones pueden no ser sobre negociaciones o condiciones para la paz en absoluto, sino que pueden ser campañas de información dirigidas específicamente a llevar a Rusia a través de ventanas de oportunidad o vulnerabilidad en el campo de batalla. Todas estas campañas de información apoyarán los objetivos estratégicos generales del Kremlin de separar a Occidente de Ucrania, disuadir o retrasar el suministro de material occidental y, en general, socavar el apoyo occidental a Ucrania y la cohesión de la coalición occidental. Muchas campañas de información también perseguirán objetivos operativos específicos que establezcan condiciones para las empresas militares rusas planificadas. Los líderes occidentales deben reconocer estas operaciones por lo que son dentro del contexto de los eventos del campo de batalla y resistir la tentación de participar en las operaciones de información rusas puramente en sus propios términos.

Surgirán más de estas narrativas, y Occidente debe considerar críticamente las realidades del campo de batalla para socavar la efectividad de los esfuerzos rusos de guerra híbrida. Occidente debe monitorear el surgimiento y la intensificación de ciertas operaciones de información a veces para evaluar y reaccionar adecuadamente a estas campañas, tal como lo hizo la Administración Biden antes de la invasión a gran escala en febrero de 2022. La capacidad de Rusia para llevar a cabo hábiles campañas de información en apoyo de los esfuerzos de guerra híbrida se vio gravemente dañada por la hábil campaña de contrainformación de la Administración Biden y por las propias acciones y fracasos de Rusia en Ucrania. Pero Putin está trabajando para restaurar sus capacidades en esta área y está logrando éxitos limitados pero importantes, especialmente cuando puede dar forma a campañas de información que resuenan con discusiones y temores que ya son sobresalientes en Occidente.

Los funcionarios ucranianos continuaron cuestionando la capacidad del ejército ruso para lanzar operaciones ofensivas estratégicas a gran escala en Ucrania. El Ministerio de Defensa del Reino Unido informó que las fuerzas rusas probablemente han sufrido la tasa más alta de bajas en Ucrania desde las primeras semanas de la invasión según las estadísticas obtenidas del Estado Mayor ucraniano, con un promedio de 824 bajas por día en las últimas semanas.

Consideraciones para el segundo año de guerra

Putin no se da por vencido. A estas alturas del conflicto y tras todas las derrotas que ha sufrido su ejército en territorio ucraniano además del cerco económico que se le ha impuesto por las economías más importantes del planeta, aceptar su fracaso seria su final político y probablemente su propia existencia.

Las movilizaciones de reservistas que han llevado a cabo no parecen resolver el grave problema que aqueja las instituciones militares rusas colmadas de corrupción y afectadas por doctrinas militares desfazadas y obsoletas.

Continuar lanzando oleadas de seres humanos a ser masacrados como ha ocurrido hasta ahora no logrará la victoria contra un pueblo que defiende su territorio, sus familias, su subsistencia como nación, respaldados por una comunidad internacional que ha demostrado hasta ahora un apoyo irrestricto.

El dilema del suministro de aviones de combate a Ucrania

Este es un tópico difícil de comprender para los que no son especialistas militares y en esencial de la explotación y mantenimiento de esas técnicas de combate.

Es lógico que los dirigentes ucranianos soliciten constantemente el envío de aviones de combate de occidente. No es fácil para los que responden por la seguridad y salvaguarda de sus ciudadanos contemplar indefensos la barbarie rusa destruyéndole edificios familiares, centrales eléctricas, hospitales, escuelas y cuanto objeto vivo encuentren a su paso las hordas imperiales de Putin.

Ucrania recibirá indudablemente esos aviones, pero en este preciso instante lo más necesario son los sistemas de defensa antiaérea, artillería y misiles de largo alcance, tanques, transportadores blindados de tropas, municiones de artillería y otros armamentos que las tropas terrestres necesitan para una contraofensiva contundente a principios de primavera.

Time is of the essence como suele decirse en el mundo financiero cuando el incumplimiento de un plazo podría perjudicar a una o más de las partes. En estos momentos no hay tiempo para recibir, acondicionar y preparar para el combate los F-16 que son los más indicados por su versatilidad para Ucrania. La preparación de los pilotos, del personal ingeniero y técnico, los equipos de control y medición para el mantenimiento y reparación de esos aviones, los simuladores terrestres para ahorrar recursos de vuelo y preparar mejor a las tripulaciones en tierra, el acondicionamiento de las pistas de despegue y aterrizaje dañadas no solo por la guerra sino también por las negligencias en su mantenimiento.

Un F-16 cuesta entre 16 a 30 millones de dólares por unidad en dependencia de la sofisticación de su aviónica y sistemas de armamentos. Tomando como referencia un avión en la mitad de esa gama que costara entre 20 o 23, millones serían 320 millones de dólares por solo un escuadrón de 16 F-16. Por muy preparados que sean los pilotos ucranianos para tener todo lo referido anteriormente trabajando con seguridad se necesitaría a marcha forzada por lo menos dos o tres meses y la primavera ya asoma a las puertas de Ucrania para el comienzo de contraofensivas que no permita a los rusos reponerse de las enormes bajas en hombres y armamento sufridas en lo que va de año.

Cada vez más todo parece indicar que lo único que puede salvar a la Federación Rusa de la vergonzosa destrucción de su ejército, del desastre económico y de su posible desintegración como nación radica en las fuerzas políticas y militares sensatas que terminen con las ínfulas imperiales de su vesánico dictador.

Hasta el momento en que escribo este trabajo los rusos han perdido la siguiente cantidad de efectivos y técnica de combate:

150.000 combatientes

3.400 tanques

6.600 trasportadores blindados

5.200 camiones y cisternas de combustible

2.350 sistemas de artillería

469 lanzadores de cohetes múltiples

250 sistemas de misiles antiaéreos

310 aviones

290 helicópteros

2.100 drones

18 embarcaciones

© cubaencuentro

Relacionados

Resumen de un año de guerra en Ucrania (I)

Rafael del Pino , EEUU | 13/03/2023

Comentarios

Subir


En esta sección

Resumen de un año de guerra en Ucrania (I)

Rafael del Pino , EEUU | 13/03/2023

Comentarios




Supermaduro

Jorge Dávila Miguel , Miami | 11/01/2023

Comentarios


El invierno decisivo

Rafael del Pino , EEUU | 30/12/2022

Comentarios


La mala hora del Gallo Zamora

Julio Aleaga Pesant , Manzanillo | 23/12/2022

Comentarios



El arrepentimiento del verdugo

Carlos Espinosa Domínguez , Aranjuez | 26/11/2022


Un mito fundado en la mentira

Carlos Espinosa Domínguez , Aranjuez | 18/11/2022


El chantaje nuclear

Rafael del Pino , EEUU | 14/10/2022

Comentarios


Subir