Actualizado: 24/06/2017 12:00
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

EEUU, Vietnam, Trump

EEUU, Cuba y Vietnam

Queda por ver si el presidente Trump definirá su política hacia el Gobierno de La Habana fundamentalmente en base a los criterios del exilio cubano, o si también tomará en cuenta otros intereses

Comentarios Enviar Imprimir

El miércoles 14 de diciembre de 2016, el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, habló por teléfono con el primer ministro vietnamita, Nguyen Xuan Phuc, al que dijo que notificó sus deseos de estrechar lazos con Vietnam.

Phuc felicitó a Trump por su victoria electoral, quien por su parte destacó los logros diplomáticos alcanzados en los últimos años entre ambos países.

“El presidente electo Trump alabó los éxitos conseguidos por Vietnam en los últimos años, así como el desarrollo positivo de los lazos bilaterales (entre ambas naciones)”, precisó el comunicado oficial en la web del Ejecutivo vietnamita.

Durante la llamada telefónica, ambos mandatarios abordaron medidas para avanzar en la cooperación económica, comercio e inversión en el futuro.

En su página de Internet, el equipo de transición del presidente electo estadounidense confirmó la llamada y el interés de ambas naciones por estrechar lazos.

Dicha intención fue reafirmada y concretada durante la visita que realizó a Estados Unidos, los días 20 y 21 de abril, Phuc, invitado por Trump. El encuentro sirvió para firmar nuevos acuerdos comerciales por un valor de ocho mil millones de dólares.

Durante esos mismos días, el ministro de Defensa vietnamita estaba en La Habana.

En una encuesta reciente, el 72 % de los empresarios estadounidenses establecidos en Vietnam, plantearon que el entorno de negocios del país mejora por días. Dentro de las empresas que con más frecuencia acceden al mercado vietnamitas se encuentran Uber, Coca-Cola, Exxon Mobil, Cargill, General Electric, Johnson& Johnson y Pfizer.

En lo que respecta a Cuba, un grupo de más de 40 empresas y asociaciones de viaje y turismo de EEUU han instado, en una carta a Trump, a no dar marchar atrás en el proceso de normalización de relaciones bilaterales entre ambos países.

“La demanda de viaje a Cuba se ha disparado (…). Los viajeros estadounidenses son los mejores representantes de las creencias, ideas y valores de EEUU”, señaló Collin Laverty, presidente de Cuba Educational Travel, una de las organizaciones, en una nota de prensa que acompaña a la misiva.

Laverty remarcó que el Gobierno de Trump “debería poner a las empresas y viajeros en posición de competir con la influencia china, rusa y venezolana en la Isla”.

La carta instaba a Trump a avanzar en la retirada de exigencias burocráticas para facilitar los viajes a la Isla y contribuir a la expansión del sector privado en Cuba.

En 2016 pasaron por la isla caribeña 284.937 estadounidenses, un 74 % más que el año anterior, según datos oficiales difundidos recientemente por las autoridades cubanas.

En un sondeo divulgado el lunes, el 65 % de los votantes estadounidenses, entre ellos más de seis de cada 10 republicanos, apoyan las políticas hacia Cuba aprobadas por la administración del expresidente Barack Obama.

La nueva encuesta nacional de la compañía Morning Consult publicada este lunes por la coalición Engage Cuba arrojó que solo un 18 % de los norteamericanos se opone al acercamiento a la isla caribeña emprendido por el exmandatario.

El estudio, realizado entre mil 973 votantes a nivel nacional, mostró que el 64 % de los republicanos respalda mantener las políticas que flexibilizan las restricciones de viaje y el comercio con la nación antillana, mientras que un 22% las rechaza.

También encontró que un 61 % de los entrevistados apoya el total levantamiento del embargo económico, con un 19 % opuesto al fin de esa política.

Entre los republicanos, más de la mitad, el 55 %, está a favor de la eliminación del cerco, frente a un 26 % que quiere su continuidad.

De acuerdo con un comunicado de Engage Cuba, la encuesta considera que una movida para endurecer las restricciones a los viajes y el comercio con Cuba sería en gran medida impopular dentro de la base republicana del presidente Trump.

No existe duda alguna de que las grandes empresas estadounidenses están aprovechando al máximo las oportunidades que ofrece el mercado vietnamita. Muchos empresarios estadounidenses que han visitado Cuba buscan igual oportunidad.

Sin embargo, entre Cuba y Vietnam existen grandes diferencias en el avance de las reformas económicas, dentro de un sistema que, en ambos países, mantiene en pie la estructura política llamada “socialista”.

Pero si bien Vietnam ha ampliado sustancialmente el papel del mercado en su economía y la liberación económica, desde el punto de vista de los derechos humanos, la posibilidad de desarrollo de una sociedad civil y libertad política, tanto los gobiernos de Hanói como de La Habana conservan grandes semejanzas en lo que respecta a la represión política y la ausencia de opciones democráticas.

Ayer se supo que el presidente Trump aún no revisado aún las recomendaciones finales sobre la política hacia Cuba y no había tomado una decisión al respecto.

“El Presidente no ha visto la propuesta final y no la ha aprobado. Él es un presidente muy independiente en su modo de pensar y no sería la primera vez que echa algo para atrás para ser revisado”, dijo en la tarde del lunes Helen Aguirre Ferré, portavoz de la Casa Blanca, a El Nuevo Herald.

La funcionaria no confirmó los reportes sobre un posible viaje del Presidente a Miami para anunciar su nueva política este viernes, pero sí dijo que el teatro Manuel Artime, en La Pequeña Habana, es uno de los locales que la Casa Blanca ha estado estudiando para eventos a celebrarse en la ciudad.

El Miami Herald reportó que el teatro canceló un evento el viernes del Miami Royal Ballet supuestamente para hacer lugar a un evento de la Casa Blanca.

Queda por ver si Trump hará depender su nueva política, hacia el Gobierno de La Habana, principalmente de las aspiraciones de su base fiel de votantes, miembros del exilio cubano de Miami, y el beneplácito de los congresistas cubanoamericanos, o si tomará en cuenta también las peticiones de empresarios, otros legisladores de su partido, y la opinión del electorado estadounidense en general.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (http://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.