Hazte amigo de Cubaencuentro y colabora

  • Registrarse
  • Iniciar sesión

Actualizado: 01/09/2014 11:14
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Opinión

Cambios, Raúl Castro

Raúl Castro pretende “desactualizar el modelo”

¿La burocracia está ganando la batalla, o los militares son los nuevos burócratas?

Comentarios Enviar Imprimir

El general Raúl Castro, además de no tener quien le escriba, parecería que tampoco tiene quien le actualice el modelo, y prefiere desactualizarlo, como si tal vez el asunto no le interesara demasiado.

Aparentemente, por mucho que quiera empujar el señor Marino Murillo para “actualizar el modelo” (cualquier cosa que eso signifique), las más retrógradas posiciones de freno que propugna Machado Ventura se habrían ido imponiendo. O tal vez el General de División Leonardo Andollo, a medio camino conceptual entre el burócrata impulsor de la actualización (Murillo) y el burócrata defensor del inmovilismo (Machado Ventura), desde su responsabilidad por el “perfeccionamiento” de los aparatos del gobierno, se va imponiendo a ambos burócratas como quien no quiere las cosas. Algo así como una especie de “hombre nuevo” raulista, un general burócrata y reformista, o un general reformista burocratizado. ¿O ambas cosas a la vez?

De manera que cuando todos piensan que están ganando, resulta que (casi) todos están perdiendo. Los que todavía creen que se cambiará todo lo que deba ser cambiado, se ilusionan con el maquillaje en el que se especializa Raúl Castro. Los convencidos de que es necesario cambiarlo todo para que nada cambie levantan su brazo aprobando cualquier cosa, convencidos de que al final del camino estarán de nuevo en el principio.

Y así tenemos que Raúl Castro está resultando ser el Gran Maestro del Arte Esotérico de ganar tiempo, “actualizando” la mejor manera de perderlo. Y en honor a la verdad, en esto está logrando superar a su hermano el Comandante, a quien no le interesaba aparentar que iba a cambiar nada, pues para él todo estaba siempre perfectamente… hasta que cambiara de idea.

La nueva ilusión de la “actualización” llega a través del Decreto-Ley 295 del Consejo de Estado y dos decretos complementarios del Consejo de Ministros, el 302 y el 303. Con su habitual sagacidad, el periodista Wilfredo Cancio Isla se dio cuenta muy pronto que en tales documentos había gato encerrado, y lo sacó a la luz tanto en la televisión (AméricaTeVe) como en su blog Café Fuerte.

Estos documentos del Gobierno, bajo el ostentoso título de Sobre la Continuidad y el Fortalecimiento del Sistema de Dirección y Gestión Empresarial Cubano vienen a resultar algo así como un cuento de Pepito para la Administración Central del Estado: después que la gerontocracia se rasgase las vestiduras en el Sexto Congreso del Partido clamando por la autonomía empresarial para poder “actualizar” el modelo, ahora resulta que tal autonomía no será exactamente para las empresas, sino para burócratas que estarán por encima de las empresas, pero por debajo de los ministerios.

Parece broma, y daría risa si no fuera tan patético todo esto, pero no es un chiste, sino la quintaesencia del burocratismo tropical. El referido Decreto-Ley crea dos nuevos engendros administrativos, con carácter de órganos permanentes, y ambos subordinados al Consejo de Ministros: el Grupo Gubernamental para el Perfeccionamiento Empresarial (GGPE), y el Grupo Ejecutivo de Perfeccionamiento Empresarial (GEPE), a los que suma la posibilidad de establecer caricaturas de estas versiones a nivel provincial para el tema de las empresas locales.

Para que no existan confusiones de dónde está el poder, una Disposición Especial Única del Decreto Ley señala que “el Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias aplicará el Sistema de Gestión y Dirección Empresarial en correspondencia con las características propias de ese organismo”. Es decir, con otras palabras, para que nadie se confunda, que el Gobierno puede jugar con todos los demás ministerios, pero no con “los guardias”.

Los habituales comentaristas procastristas que entran a opinar en estos foros, esta vez tendrán que tocar de oído: el escaso coeficiente intelectual que demuestran muchas veces y la extensión de los documentos aprobados no creo que les posibilite entender rápidamente lo que se ha cocinado en La Habana, así que seguramente se dedicarán a lanzar insultos personales, intentar matar al mensajero, o buscarán irse por las ramas y no tocar la médula del asunto. Sin embargo, respetemos el derecho que todos ellos tienen a hablar tonterías.

El Grupo Gubernamental “tiene como objetivos organizar, planificar y controlar la instrumentación del Sistema de Dirección y Gestión”, mientras que el Grupo Ejecutivo “tiene por objeto garantizar de forma ordenada, con rigor y calidad, la implantación y consolidación del Sistema de Dirección y Gestión”. ¿Cuál es la diferencia entre ambos? Para decirlo resumidamente, el primero “dirige” (serían los grandes caciques) y el segundo “ejecuta” (serían los caciques intermedios). ¿Y dónde están los indios? Muy sencillo: en las empresas y los grupos empresariales superiores como AZUCUBA y otros que se crean para tratar de darle sentido empresarial a ineficientes ministerios copiados de la era soviética.

Si estos dos nuevos grupos que se han creado van a hacer eso que se dice, ¿para qué hace falta un gobierno y un Consejo de Ministros? Partamos de la concepción de que, evidentemente, los decretos demuestran que, a pesar de la retórica, no hay la más mínima confianza en la capacidad de las empresas y los grupos empresariales para cumplir sus objetivos y tareas. Ni tampoco hay confianza en que los ministerios correspondientes sean capaces de cumplir su parte.

El Gobierno, en esta concepción, se dedicaría a las cuestiones relativas a la administración del Estado, dejando el funcionamiento de la economía a las actividades empresariales. Lo mismo que sucede en casi todos los países serios, independientemente del signo político de sus gobiernos. La diferencia esencial es que en los países serios la parte fundamental de las actividades empresariales está en manos privadas o en manos estatales con bastante autonomía, y en Cuba está y estará en manos de los más “confiables”, aunque sean unos ineptos, designados por los más ineptos aún ancianos del régimen.

Sin embargo, esos ineptos de los nuevos grupos que se crean como si fueran Estados Mayores de Frentes (el Gubernamental y el Ejecutivo) no formarán parte de los ministerios, ni tampoco de las empresas. De manera que tales “Estados Mayores” donde no hay guerra, vienen a ser como una especie de limbo administrativo-gerencial, un indefinido purgatorio con absoluta autoridad sobre las empresas, pero con un mínimo de responsabilidad: en otras palabras, exactamente lo contrario a lo que se enseña en las clases más elementales de administración, no solamente en el resto del mundo, sino incluso en la propia Cuba.

¿Qué destino podemos augurarle entonces a los dos nuevos grupos creados por el mencionado decreto-Ley? El mismo que a la comisión que tanto gustó a Raúl Castro en los años setenta, de “Perfeccionamiento del Sistema de Dirección y Planificación de la Economía”, que controlaba el después defenestrado Humberto Pérez; o el de la Comisión para “actualizar” el marxismo, creada por Raúl Castro después de ascender al poder, dirigida por Alfredo Guevara; o el del equipo encargado de poner en funcionamiento en tiempo y forma el acueducto de Santiago de Cuba, encabezado por el Comandante Ramiro Valdés. Es decir, el fracaso absoluto.

Entonces, si se sabe, ¿por qué se hace? Porque lo importante no es “actualizar” el modelo sino seguir perdiendo el tiempo. Y nadie mejor que Raúl Castro para encabezar esa tarea.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (http://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.