Actualizado: 20/07/2018 16:13
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

EEUU, Trump, Kim

Demócratas y republicanos critican la cordialidad de Trump con Kim

Lejos de la sobriedad, Trump resultó muy cordial con Kim, a quien dio palmadas en los brazos y con quien bromeó ante los fotógrafos. Por su parte, los expertos critican la ambiguedad del documento firmado

Comentarios Enviar Imprimir

“Vamos a tener una relación fantástica”. “Es un hombre muy talentoso” que “quiere mucho a su país”. Estas son algunas de las palabras que Donald Trump ha dirigido Kim Jong-un, líder de uno de las dictaduras más férreas y opacas que existen, con entre 80.000 y 120.000 personas detenidas en los campos de trabajo para presos políticos, según datos de Amnistía Internacional, informa el diario español El País.

Trump también dijo que Kim era “muy inteligente” y “un negociador muy valioso y muy duro”, de acuerdo a la agencia de noticias Reuters.

“He comprobado que es un hombre con mucho talento. También he comprobado que quiere mucho a su país”, según la nota de Reuters.

Si el presidente de Estados Unidos recibió apoyo político en este proceso de negociación para lograr la desnuclearización de Corea del Norte, la afabilidad mostrada en la cumbre en Singapur ha desatado críticas en Estados Unidos, donde lo ambiguo del compromiso del régimen ha decepcionado, añade El País.

Lejos de la sobriedad, Trump resultó muy cordial con Kim, a quien dio palmadas en los brazos y con quien bromeó ante los fotógrafos: “¿Nos van a sacar guapos y delgados?”, dijo. Para Ben Rhodes, exasesor del presidente demócrata Barack Obama, resultó chocante. “Despreciar al primer ministro canadiense y celebrar su ‘fantástica’ relación con el dictador norcoreano es pivotar bastante sobre el papel de Estados Unidos en el mundo”. Para el líder de la oposición demócrata en el Senado, Chuck Schumer, resulta “muy preocupante” lo impreciso del acuerdo de desnuclearización.

Las críticas han llegado también de republicanos. El conservador Paul Ryan, el portavoz de la Cámara de Representantes, tachó al régimen de “brutal” y abogó por mantener “la máxima presión económica” a base de sanciones mientras las negociaciones avanzan. El senador republicano Lindsey Graham, de Carolina del Sur, también se desmarcó del presidente al recalcar en la cadena CBS que Kim “mata a su propia gente en masa”. “Mató a Otto Warmbier [un estudiante estadounidense que fue preso más de un año en Pyongyang]. Es muy mal tipo”, enfatizó. “Estoy dispuesto a negociar con él con la condición de que acabe esta locura”, señaló. Apuntó que la reunión había resultado “un buen principio”, pero que el acuerdo estaba aún “lejos”.

El exjefe de la CIA Michael Hayden apuntó que, a su juicio, Pyongyang “no ha venido con nada nuevo” a la cumbre con Trump y que, por el contrario, Estados Unidos se había comprometido a parar sus ejercicios militares anuales con los aliados surcoreanos, lo que constituye “una concesión significativa”.

Trump dijo que se suspenderían los ejercicios militares con Corea del Sur. El presidente agregó que la decisión le ahorraría a Washington una enorme cantidad de dinero y que los ejercicios no serían reanudados “a menos que y hasta que no veamos que la futura negociación funciona como debería”, informa la agencia de noticias Reuter.

“El presidente Trump se comprometió a proveer garantías de seguridad a la República Democrática Popular de Corea y el presidente Kim Jong-un ratificó su firme e inquebrantable compromiso de desnuclearizar completamente la Península de Corea”, señaló el comunicado.

Analistas políticos dijeron que la cumbre sólo había producido resultados simbólicos, pero nada tangible.

“No está claro si futuras negociaciones llevarán al fin último de la desnuclearización”, dijo Anthony Ruggiero, investigador de la Fundación para la Defensa de las Democracias.

“Esto parece una reafirmación de donde dejamos las negociaciones hace más de 10 años, pero no un paso adelante”.

Muchos expertos aseguran que el documento firmado carece de sustancia, en particular sobre cómo se logrará la desnuclearización de la península, informa la BBC.

El profesor Robert E Kelly, experto en asuntos de Corea de la Universidad Nacional de Pusan, Corea del Sur, afirma que el documento es “bastante genérico” y que, en realidad, no se logró nada en estas conversaciones sin precedentes.

“Guau. Si esto es todo... es deprimente. Incluso tiene mucho menos consistencia de lo que la mayoría de los escépticos anticipaban. Me imaginé que Trump al menos obtendría algunos misiles o la clausura de un sitio o algo concreto”, escribió Kelly.

Y agrega: “Dios, esto es tan deprimente. ¿Toda este bombo publicitario para esto? ¿Todo este drama y mención del Nobel?... ¿esto es todo? Bueno, es patético, dado que el presidente estadounidense estuvo involucrado personalmente”.

Otros expertos también se mostraron críticos del documento.

James Acton, investigador senior del Programa de Política Nuclear del centro de estudios para la paz Carnegie Endowment, escribió en Twitter:

El lenguaje de desnuclearización es débil y carente de significado por 3 razones:

(Hablan de trabajar) “Hacia”.

Para la RDPC, “la desnuclearización de la península de Corea” ≠ (no es igual) a desarme unilateral.

Al reafirmar la declaración de Panmunjom, Estados Unidos en efecto concede que la desnuclearización de Corea es parte del desarme global.

Justin McCurry, corresponsal del diario The Guardian, hizo una crítica de los cuatro puntos principales de la declaración conjunta.

Sobre el punto no. 2: “Estados Unidos y la RDPC unirán sus esfuerzos para construir un régimen de paz duradero y estable en la península coreana”, McCurry escribe:

“Aquí no hay un compromiso directo para formalizar esos sentimientos con un tratado de paz que reemplace el armisticio firmado al final de la Guerra de Corea en 1953. Eso requeriría la participación de China y otros países que tomaron parte en el conflicto”.

“Como se esperaba, Trump le ofrece a Corea del Norte garantías de seguridad ‘no especificadas’, un gesto cuya vaguedad iguala el compromiso de Kim para la desnuclearización”, asegura el corresponsal.

Y sobre el punto número 3, que se refiere a “trabajar hacia la completa desnuclearización de la península coreana” y que muchos consideran es el punto “más problemático” de la declaración, McCurry escribe:

“Este (punto) no cumple con el largamente perseguido objetivo de Washington de desmantelamiento completo, verificable e irreversible (DCVI) del arsenal nuclear de Corea del Norte, sino simplemente reafirma la posición de Kim después de su Cumbre con Moon (el presidente de Corea del Sur)”.

Y agrega: “Ningún analista serio esperaba que el líder de Corea del Norte se comprometiera al DCVI en su primera reunión con Trump. Ese proceso, si llega a ocurrir, tomará años y costará miles de millones de dólares”.

E igual que muchos otros analistas, McCurry está de acuerdo en que la declaración conjunta de Trump y Kim no define, en absoluto, lo que ambos mandatarios quieren decir cuando hablan de desnuclearización.

El documento tampoco menciona las sanciones internacionales que afectaron a la economía de Corea del Norte por continuar su programa de armas nucleares.

Tampoco hace ninguna referencia a la firma de un tratado de paz. Corea del Norte y EEUU estaban en bandos opuestos en la guerra coreana de 1950-53 y, técnicamente, todavía están en guerra, puesto que el conflicto, en el que murieron millones de personas, finalizó sólo con una tregua.

Sin embargo, el comunicado conjunto afirmaba que las dos partes habían acordado recuperar los restos de los prisioneros de guerra y de los desaparecidos durante la misma y repatriarlos.

China, la tercera parte en la tregua, dijo que esperaba que Corea del Norte y EEUU lleguen a un consenso básico sobre la desnuclearización.

“Al mismo tiempo, es necesario que exista un mecanismo de paz para que la península resuelva las razonables preocupaciones de seguridad de Corea del Norte”, dijo a los periodistas el principal diplomático de China, el consejero de Estado Wang Yi en Pekín.

El avance logrado en la cumbre marca el inicio de un proceso diplomático que podría traer cambios permanentes a nivel de seguridad en el noreste asiático, como cuando la visita del expresidente de EEUU Richard Nixon a Pekín en 1972 supuso una transformación de China.

Pero Li Nan, un experimentado investigador de Pangoal, un grupo de política pública con sede en Pekín, dijo que la reunión sólo tenía valor simbólico.

“Es muy pronto para definirlo como un punto de inflexión en las relaciones entre Corea del Norte y Estados Unidos”, dijo Li.

Por su parte, el viceministro de Asuntos Exteriores dijo que el Kremlin hacía una buena valoración de la cumbre, pero que “el diablo está en los detalles”, informó la agencia de noticias Tass.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.