Actualizado: 20/11/2017 9:27
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Paradise Papers, EEUU, Trump

Dos figuras claves en el Gobierno de Trump tienen lazos económicos con Rusia

Aunque hay muchas investigaciones abiertas sobre los nexos entre Rusia y la Administración Trump, esta es la primera vez que se demuestra una conexión económica

Comentarios Enviar Imprimir

Dos hombres clave de la Administración Trump mantienen lazos económicos con el entorno del Kremlin y con el presidente ruso, Vladimir Putin, según se desprende de los Paradise Papers, una investigación basada en el análisis de 13,4 millones de documentos procedentes de dos proveedores de servicios offshore de Bermudas y Singapur y 19 registros mercantiles de jurisdicciones opacas. Los archivos muestran una cadena de empresas y asociaciones en las Islas Caimán a través de las cuales Wilbur Ross, secretario de Comercio de EEUU, ha conservado su participación financiera en la compañía Navigator Holdings, informa el diario español El Confidencial.

Ross es accionista destacado de Navigator, una naviera que ofrece servicios de transporte marítimo regulares al yerno de Putin y a otros oligarcas sancionados por el Departamento del Tesoro. Por su parte, el yerno y asesor de Trump, Jared Kushner, recibió en 2015 una inversión de $850.000 del magnate ruso Yuri Milner, cofundador de DST Global, un fondo alimentado por el VTB Bank, banco público ruso utilizado como herramienta financiera del Kremlin y sobre el que pesan sanciones de EEUU.

El Congreso y el Departamento de Justicia de Estados Unidos llevan tiempo explorando las posibles relaciones comerciales entre Rusia y los miembros de la Administración Trump. Aunque varios asociados y miembros destacados de la campaña de Trump han sido investigados, hasta ahora no se habían reportado conexiones empresariales con el entorno directo de Putin. Las nuevas informaciones sobre los intereses económicos de Ross y Kushner han salido a la luz gracias a la filtración obtenida por el diario alemán Süddeutsche Zeitung, compartida con el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) y trabajada por 96 medios de todo el mundo, entre ellos The New York Times, The Guardian y Le Monde. En España, han trabajado en exclusiva con esta documentación El Confidencial y La Sexta durante un año.

Kushner está considerado la mano derecha del presidente de los EEUU. El dinero procedente de Rusia lo recibió una de sus startups tecnológicas (Cadre) de manos de Milner, cuyo fondo ha ingresado $191 millones de VTB Bank. Mientras que este nexo parece puntual, los lazos de Ross con Rusia siguen activos.

Antes de aceptar su cargo en el Gobierno de Trump, el hoy secretario de Comercio accedió a vender la mayor parte de los activos de sus empresas, pero no renunció a su participación en Navigator, registrada en las Islas Marshall. Las entidades offshore en las que figura Ross (junto a otros inversores) controlaban en 2016 el 31,5 % de la compañía, según el más reciente informe anual de Navigator.

Entre los principales clientes de Navigator se cuenta Sibur, un gigante del gas y la petroquímica con sede en Moscú. El conglomerado es copropiedad de Kirill Shamalov, casado con la hija menor de Putin, y Gennady Timchenko, el oligarca sancionado cuyas actividades en el sector de la energía estaban “directamente vinculadas a Putin”, según el Departamento del Tesoro. Otro poderoso propietario es el mayor accionista de Sibur, Leonid Mikhelson, quien controla una compañía energética que también fue sancionada por el Departamento del Tesoro por apoyar al Gobierno de Putin. Navigator les facturó cerca de $70 millones desde 2014.

Consultado por estas conexiones, un portavoz del Departamento de Comercio, James Rockas, afirmó que Ross se unió a la junta directiva solo después de que Navigator comenzara a trabajar con Sibur y “nunca se encontró” con Shamalov, Timchenko o Mikhelson.

“El secretario Ross niega cualquier asunto centrado en los buques de transporte transoceánico, pero ha sido en general favorable a las sanciones de la Administración contra las entidades rusas y venezolanas”, dijo Rockas.

Dentro de la Administración Trump, Ross tiene autoridad directa sobre políticas comerciales y es una de las voces más influyentes en las relaciones económicas entre EEUU y otros países, incluido Rusia, país sobre el que pesan diferentes sanciones en represalia por la invasión de Crimea en 2014 y por la presunta interferencia del Kremlin en las elecciones presidenciales de 2016.

La nueva investigación tiene repercusiones políticas de enorme calado en EEUU. Durante su proceso de confirmación, a Ross se le preguntó en repetidas ocasiones acerca de sus relaciones comerciales con Rusia, sobre todo en relación con su antiguo cargo como vicepresidente del Banco de Chipre, que tiene un largo historial de financiación de oligarcas rusos.

“El Senado de los Estados Unidos y el público estadounidense merecen conocer el alcance total de sus conexiones con Rusia y su conocimiento de los vínculos entre la Administración Trump, la campaña de Trump, o la Organización Trump y el Banco de Chipre”, le escribió un grupo de cinco senadores demócratas a Ross después de la audiencia, pero antes de su confirmación. Ross respondió brevemente a una pregunta enviada para la audiencia, diciendo que los rusos que invertían en el banco “no eran mis socios”, pero no respondió a la carta de los senadores.

También se le preguntó acerca de sus acciones en la industria naviera y si podrían plantear un conflicto de intereses con sus deberes como secretario de Comercio. Pero no se enfrentó a ninguna pregunta acerca de Navigator (compañía en la que llegó a ser presidente del consejo de administración), ni de su relación con Sibur. Daniel Fried, experto en Rusia que ocupó altos cargos del Departamento de Estado, asegura que Sibur es “una empresa con conexiones clientelistas”. “¿Por qué algún funcionario del Gobierno de Estados Unidos tiene alguna relación con un compinche de Putin?”, se preguntó.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.