Actualizado: 20/10/2017 18:43
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

EEUU, Obama, Elecciones

El día en que Obama se puede quedar sin Congreso

Ganen o pierdan los demócratas en las legislativas y elecciones para gobernadores de hoy, todavía quedan 812 días que el presidente Barack Obama seguirá en la Casa Blanca

Comentarios Enviar Imprimir

El nombre de Barack Obama no estará en el tarjetón electoral este martes en Estados Unidos, pero el presidente igual se juega cómo serán sus últimos dos años en la Casa Blanca.

En los comicios del 4 de noviembre, llamados midterms o de mitad de periodo, se elige a la mayoría de los gobernadores estatales, los 435 miembros de la Cámara de Representantes y más de un tercio de los 100 senadores.

Es precisamente en el Senado donde está el premio mayor: los republicanos sólo necesitan obtener seis curules para arrebatarles la mayoría a los demócratas, que la tienen actualmente. Y como la Cámara de Representantes ya está en sus manos y no es probable que cambie, quedarían con el control de ambas cámaras, de acuerdo a una información de BBC Mundo.

Si esto ocurre, como vaticinan muchos analistas, Obama deberá enfrentar el resto de su mandato con un Congreso en contra y con el partido de oposición en capacidad de marcar la pauta en temas que van desde la seguridad fronteriza hasta la política energética.

Aunque mantiene su poder de veto, al presidente le quedaría más difícil que se aprueben sus medidas y nominaciones —que se confirman en el Senado— y contaría con menos apoyo legislativo para bloquear a los republicanos.

Un senado opositor también podría comenzar investigaciones contra la Casa Blanca, así como lo ha hecho la Cámara de Representantes desde 2011.

Obama llega con el viento en contra a unos comicios que tradicionalmente son analizados como un referendo a la labor del presidente.

Cansados de los conflictos sin fin en Medio Oriente, todavía dudosos de la recuperación económica y críticos de la polarización política en Washington, muchos electores pueden terminar votando en contra de quien está en el poder.

De hecho, a nivel histórico, el partido que controla la Casa Blanca tiende a perder fuerza en el Congreso en las elecciones legislativas y nada parece indicar que esta vez vaya a ser distinto.

Por un lado, el Presidente está rondando sus niveles históricos de aprobación más bajos (alrededor del 40 % a nivel nacional) e incluso entre los candidatos de su propio partido hay cierto rechazo al mandatario.

Varios demócratas no se han mostrado muy convencidos de querer recibir el apoyo del presidente en sus propias campañas, pues en vez de ser beneficioso podría terminar generándoles el efecto contrario.

Otro factor que juega en contra de Obama es el electorado: en las legislativas votan menos personas que en las presidenciales y esto puede favorecer a los republicanos, que en este tipo de comicios suelen votar más que los demócratas.

De ahí que Obama, como parte de su campaña, haya estado presionando para que los electores de su partido salgan a las urnas el martes.

“Los demócratas tienen un defecto congénito”, dijo Obama en un acto de campaña reciente en Chicago. “No votamos en las elecciones de mitad de periodo”.

Más allá de que no voten tantas personas, lo cierto es que los resultados de las elecciones de mitad de periodo tienen efectos concretos sobre las dinámicas de poder en Washington.

En las elecciones de mitad de periodo está en juego el control del Senado.

En 2006, por ejemplo, los demócratas obtuvieron el control de ambas cámaras en el Capitolio, lo que le ayudó al presidente Obama a aprobar algunos de sus proyectos más importantes cuando llegó al poder dos años más tarde.

En 2010, sin embargo, perdieron el dominio en la Cámara de Representantes. Esto se convirtió en un traspié para el mandatario, que en los últimos años ha tenido que negociar con un Congreso prácticamente paralizado.

Según estadísticas divulgadas por los medios estadounidenses, 2013 fue el año en que el Capitolio aprobó la menor cantidad de leyes desde que se tienen registros.

Si los republicanos consiguen ahora la mayoría en el Senado, intentarán impulsar su agenda, aunque siempre está el riesgo para ellos de que el presidente utilice su poder de veto.

Además, es probable que continúen bloqueando a los candidatos que el Presidente nomina para cortes y embajadas, para su gabinete y otros puestos en su administración.

Todos estos cargos deben ser confirmados en el Senado, donde incluso ahora, con mayoría demócrata, ha habido considerables dificultades para el Presidente.

Así que, en últimas, el panorama no luce positivo para el mandatario de cara a los comicios del próximo martes, que muy probablemente marcarán el tono de sus últimos años en la Casa Blanca.

La nación, con una composición demográfica distinta a la de las legislativas de hace solo cuatro años, acude a votar en medio de una recuperación económica notable tras la crisis de 2007 y con una profunda división entre republicanos y demócratas, y entre Washington y los ciudadanos.

El periódico El País publicó algunas de las cifras más significativas, que pueden influir en las elecciones de este año, pero entre la realidad de las cifras y la percepción y los sentimientos de los votantes hay a veces un abismo o una incógnita que se decide hoy. A continuación, algunas de las cifras ofrecidas por el diario español:

La tasa de crecimiento actual de la economía de EEUU es 3,5 %, comparado con un 2,5 % de hace cuatro años.

Los Estados clave que pueden decidir la victoria en el Senado: Kansas, Colorado, Georgia, Carolina del Norte y Kentucky.

La tasa de desempleo en EEUU en el momento en que los ciudadanos acuden a las urnas es de 5,9 % . En las últimas legislativas fue del 9,5 %.

Son seis los escaños que necesita el Partido Republicano para conseguir la mayoría en el Senado.

El número de elecciones a gobernador donde los dos candidatos están prácticamente empatados en las encuestas son nueve: Connecticut, Massachusetts, Florida, Wisconsin, Kansas, Maine, Michigan, Illinois y Colorado.

La proporción del electorado que tiene entre 18 y 29 años, conocidos como millennials, según datos de las presidenciales de 2012, es del 21 %. No se conoce cuántos dentro de este porcentaje acudirán a votar, pero por regla general en este tipo de elecciones los jóvenes participan menos que los más adultos y ancianos.

Uno de cada cuatro votantes en estas elecciones es mujer y soltera.

Hay 25,2 millones de hispanos con derecho a votar en estas legislativas, un 11 % del total. En las elecciones de 2012, 11,2 millones ejercieron su derecho a voto y en las últimas legislativas, solo participaron 3 de cada diez que podían hacerlo.

El porcentaje de población que cree que la economía mejorará en el próximo año es 27 %, según datos del Pew Research Center.

Se elegirán 36 gobernadores en estas elecciones.

Hay 36 puestos del Senado que se eligen en estas elecciones.

Hay 435 escaños de la Cámara de Representantes que se renovarán este martes

Hay 40 escaños en la Cámara de Representantes cuyos candidatos están igualados de acuerdo a las encuestas.

El porcentaje de millennials que asegura que “Washington está quebrado” es del 43 %.

El porcentaje de estadounidenses que tiene una opinión negativa del Partido Demócrata es del 46 %.

El porcentaje de estadounidenses que tiene una opinión negativa del Partido Republicano es del 54 %.

El porcentaje de hispanos que respalda a los demócratas es 57 %, 12 puntos menos que en 2010.

Las probabilidades de que el Partido Republicano logre la mayoría en el Senado es del 68 %, según las estimaciones de Vox. Otros sondeos y análisis lo sitúan en un 70 %.

Son 100 los escaños que tiene el Senado de Estados Unidos. Si se logra un empate, la diferencia la decide el vicepresidente de la nación.

Van a votación 147 leyes estatales este martes. Estas incluyen desde la legalización de la marihuana —en el Distrito de Columbia y Oregon, por ejemplo— hasta la regulación de las apuestas, el salario mínimo o el cambio de una ley electoral.

El porcentaje de participación del electorado en las últimas legislativas ha sido del 37 %, en comparación con un 57 % en las presidenciales de 2008 y un 54 % en las de 2012.

Son 206 millones de estadounidenses quienes conforman el electorado de estas legislativas, según la Oficina del Censo.

Ganen o pierdan los demócratas en las legislativas, todavía quedan 812 días que Obama seguirá en la Casa Blanca hasta que haya nuevo presidente o presidenta, que jurará el cargo el 20 de enero de 2017.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.