Actualizado: 14/09/2019 3:07
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

No, Colombia, Plebiscito

El papel de las iglesias cristianas en el triunfo del “No”

El expresidente Álvaro Uribe ha mantenido una relación con los grupos evangelistas cristianos en Colombia que no se limita a los términos puramente espirituales

Comentarios Enviar Imprimir

No tiene que ver directamente con la guerra en Colombia. Tampoco con la forma en que fue pactado el acuerdo de paz en termino de justicia, compensaciones, víctimas y victimarios. Pero al parecer este factor influyó en la victoria del “No”, en un resultado electoral tan apretado que una determina cuestión puede haber bastado para inclinar la balanza. Se trata de la influencia de las iglesias cristianas evangélicas en los votantes y la campaña de estos grupos e instituciones en contra de la aprobación de un pacto cuyo lenguaje no les satisface.

El problema de los cristianos colombianos, y también de muchos católicos del país, no tiene que ver necesariamente con los términos que más se han discutido del acuerdo, sino con el concepto de la familia tradicional.

El senador y expresidente Álvaro Uribe, al referirse a la victoria del “No” en el plebiscito, señaló: “Reiteramos nuestro respeto a la libertad, a la intimidad de cada ciudadano y reiteramos la necesidad de estimular los valores de la familia, sin ponerla en riesgo. Los valores de familia, defendidos por nuestros líderes religiosos y pastores morales”.

Miguel Arrázola es uno de los pastores cristianos más célebres de Cartagena.

En 2012, para celebrar el bicentenario de la independencia de Colombia, organizó una sesión gratuita de “milagros” a la que concurrieron miles de personas que querían sanar sus enfermedades o simplemente espantar sus desgracias. La jornada fue todo un suceso en Cartagena.

Arrázola es un ferviente seguidor de Uribe, quien ha visitado su iglesia y ha recibido las “bendiciones” del pastor.

Durante la campaña en favor del “No”, Arrázola declaró que la “paz” era “usada por FARC como engaño masivo para implementar el socialismo castro chavista en Colombia sin dejar las armas”.

En uno de los videos más vistos en su perfil, que ya fue bloqueado por Facebook por incitar a la violencia, escribió este mensaje: “Ojalá los del Sí perdonen a los de No con el mismo perdón que le dan a FARC por sus crímenes atroces #YoNoHeMatadoANadie”, según Colombia.com.

La relación de Uribe con los pastores en Colombia no es simplemente espiritual. Durante su mandato se denunció la entrega de terrenos confiscados a los narcotraficantes a grupos religiosos.

A diferencia de países laicos como México y Uruguay, donde los pastores y sacerdotes no pueden intervenir en política, en Colombia hay partidos evangélicos, como el MIRA, que en algunos casos han tratado de convertir su punto de vista moral en ley, como en lo que se refiere a temas relacionados con las minorías sexuales.

Que existan movimientos ciudadanos en contra y a favor del proceso de paz no tiene nada de particular. Sin embargo, resulta curioso que todas las fuerzas apuntan hacia un mismo punto: el Uribismo. Por ejemplo, en julio de 2005, el Congreso de Colombia —Uribista de inicio a fin— condecoró a Ricardo Rivera y María Patricia Rodríguez, de la Iglesia Centro de Avivamiento para Las Naciones, con la Cruz de Oro de la Orden de la Democracia Simón Bolívar, por los servicios al país en el ejercicio de su misión evangélica.

El presidente es una bendición“ dijo el pastor Enrique Gómez en uno de sus sermones cuando Uribe era presidente.

En la mañana del mismo día en que se firmó el acuerdo de paz entre el gobierno y la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en la ciudad de Cartagena, un pastor evangélico estaba parado sobre una tarima, de acuerdo a BBC Mundo.

Hablaba ante cientos de personas en un acto público en favor del “No” a lo pactado, posición que triunfó con un pequeño margen en el plebiscito del domingo.

El acto estaba encabezado por Uribe, líder del partido Centro Democrático y principal opositor a lo acordado en La Habana con la guerrilla.

De los 10 millones de evangélicos, votaron posiblemente unos cuatro, la mitad de ello, lo hizo por el “No”.

Un par de semanas antes de la votación el senador oficialista y presidente de la Comisión de Paz de la cámara alta, Roy Barreras, había dicho a BBC Mundo que su principal preocupación de cara al plebiscito era el voto cristiano evangélico.

El martes dijo: “Yo creo que por lo menos dos de los seis millones de votos [que tuvo el “No”] fueron de congregaciones cristianas, evangélicas y católicas que salieron a votar en defensa de la familia, como si la familia estuviera en riesgo”.

“El acuerdo vulnera algunos principios de los evangélicos”, señaló a BBC Mundo Edgar Castaño, presidente de la Confederación Evangélica de Colombia.

“La familia”, por ejemplo, “cuando se habla de equilibrar los valores de la mujer con los de los grupos LGTBI”.

Castaño fue uno de 14 representantes de iglesias cristianas recibido el martes por el presidente Juan Manuel Santos (solo tuvo dos reuniones con grupos de interés en el día, la otra con corporaciones económicas).

Al salir, Castaño explicó que específicamente se habló del tema del “enfoque de género” en el acuerdo.

“(El Presidente) muy abiertamente nos ha dicho: ‘Vamos a revisar eso, vamos a sacar todo aquello que amenace a la familia, que amenace a la iglesia y vamos a buscar una frase, una palabra, que no le de temor a los creyentes’”.

Incluso, dijo Castaño, hablaron de tener una representación en la revisión del acuerdo.

Varias frases del acuerdo, que llamaban a reconocer y tener en cuenta las necesidades de la comunidad LGTB, fueron las que preocuparon a los evangélicos, creen los expertos.

Algunas como estas pueden encontrarse en las 297 páginas de lo firmado por el gobierno y las FARC:

“Que la implementación se haga teniendo en cuenta la diversidad de género, étnica y cultural, y que se adopten medidas para las poblaciones y los colectivos más humildes y más vulnerables, en especial los niños y las niñas, las mujeres, las personas en condición de discapacidad y las víctimas; y en especial por un mismo enfoque territorial”.

“Que se promueva la equidad de género mediante la adopción de medidas específicas para garantizar que mujeres y hombres participen y se beneficien en pie de igualdad de la implementación de este Acuerdo”.

“Reconocer y tener en cuenta las necesidades, características y particularidades económicas, culturales y sociales de los territorios y las comunidades rurales —niñas, niños, mujeres y hombres, incluyendo personas con orientación sexual e identidad de género diversa— y garantizar la sostenibilidad socio-ambiental”.

“En algunas cosas hay que cambiar el lenguaje y en otras hay que aclararlo”, considera Castaño. Nada de ello tiene que ver, específicamente, con lo que atañe a víctimas y victimarios, participación política de los exguerrilleros en el congreso colombiano o compensaciones económicas.

Los pastores “compraron la falsedad de que en los acuerdos había una ‘ideología de género’”, considera el senador Barreras.

“Prácticamente todas las iglesias cristianas evangélicas se dedicaron en sus sermones a atacar el proceso de paz con ese argumento”, señaló.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.