Actualizado: 22/11/2017 12:21
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Siria, EEUU, Rusia

Estados Unidos bombardea base siria

El ataque ocurre en respuesta “al terrible ataque con armas químicas” del que Washington acusa al régimen de Bashar al Asad

Comentarios Enviar Imprimir

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ordenó el lanzamiento el jueves de un ataque sobre una base siria como respuesta al supuesto uso de armas químicas por parte del gobierno de Bashar al Asad, informa la BBC.

“No hay duda de que Siria usó armas químicas prohibidas”, dijo Trump desde Florida, donde se reunió este jueves con el presidente chino, Xi Jinping.

“Usando un agente nervioso mortal, al Asad ahogó la vida de hombres, mujeres y niños. Fue una muerte lenta y brutal, incluso hermosos bebés fueron cruelmente asesinados”, agregó en referencia a la muerte de más de 80 personas por gas sarín en Khan Sheikhoun, en la provincia de Idlib.

“(El presidente sirio, Bachar Al) Asad ahogó a los indefensos”, apuntó el mandatario en una breve comparecencia tras conocerse el lanzamiento de más de medio centenar de misiles de crucero por parte de las fuerzas militares estadounidenses contra la base aérea siria, informa El Nuevo Herald.

El golpe sorpresa marcó un importante giro para Trump, que advirtió durante su candidatura prevenir que EEUU entrara en la guerra civil siria, ahora en su séptimo año.

Pero el Presidente se mostró conmocionado por las fotos de niños muertos en el ataque químico, calificándolo de “una desgracia para la humanidad” que cruzó “muchas líneas”.

Trump afirmó: “Es vital para los intereses de seguridad nacional de Estados Unidos prevenir y disuadir la expansión de las armas químicas”.

El Presidente no anunció los ataques de antemano, aunque él y otros funcionarios de seguridad nacional aumentaron sus advertencias al gobierno sirio durante todo el día del jueves.

Trump informó personalmente al líder chino, Xi Jinping, sobre el ataque aéreo contra el régimen sirio, según una fuente oficial.

Trump y Xi se encontraron el jueves por primera vez en Mar-a-Lago, la lujosa residencia del mandatario estadounidense en Florida, donde ambos gobernantes celebrarán hasta hoy viernes una “cumbre informal” para abordar distintos temas de interés mundial.

Numerosos legisladores republicanos y demócratas apoyaron el jueves la decisión Donald Trump, pero pidieron al mandatario estadounidense que aclare su estrategia militar.

Este ataque “fue apropiado y justo”, declaró el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano Paul Ryan.

“Estos ataques aéreos tácticos demuestran al régimen de Asad que no puede contar con la inacción estadounidense cuando comete atrocidades contra el pueblo sirio”, señaló.

El líder de la minoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer, dijo de su lado que “hacer pagar un precio a Asad cuando comete atrocidades como estas es algo bueno”.

“La administración Trump debe adoptar una estrategia y consultar al Congreso ante de aplicarla”, apuntó, sin embargo.

El senador republicano John McCain, partidario desde hace años de una intervención estadounidense, celebró el ataque, “una primera etapa creíble” en su opinión, pero pidió adoptar una nueva estrategia que permita poner fin al conflicto sirio.

“La primera medida de una estrategia debe ser poner a la Fuerza Aérea de Asad (…) totalmente fuera de combate”, reclamó el excandidato a la presidencia estadounidense.

Otro grupo de representantes planteó la necesidad de que Trump pida autorización al Congreso para llevar a cabo un ataque, tal y como hizo el exmandatario Barack Obama cuando lanzó una ofensiva en Irak y Siria en 2014 contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI).

“Preocupado” por ver a Estados Unidos atacar directamente al régimen sirio sin una estrategia real, el senador demócrata Chris Coona estimó que “las acciones decididas por el Presidente levantan más preguntas en lugar de dar respuestas”.

“Aunque condenamos las atrocidades en Siria, Estados Unidos no ha sido atacado”, subrayó el senador republicano Rand Paul. “El presidente debe obtener una autorización del Congreso para llevar a cabo toda acción militar, como estipula la Constitución.

El secretario de Estado estadounidense, Rex Tillerson, había prometido una “respuesta apropiada” al ataque del martes a la aldea de Jan Sheijun, en la provincia rebelde de Idlib. Entre las víctimas mortales hay 27 niños.

Tillerson evocó asimismo “un proceso político que conduzca a la salida de Asad”.

“El papel de Asad en el futuro (de Siria) es incierto con los actos que cometió”, precisó.

Sin embargo, hace apenas una semana, la embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Nikki Haley, dijo que la salida de Asad del poder no constaba entre las “prioridades” de Washington.

El mismo Tillerson había señalado con anterioridad que el futuro del líder sirio debía ser decidido por los propios sirios.

Por su parte, el presidente ruso, Vladimir Putin, hizo un llamado a la comunidad internacional a no apresurar un juicio sobre lo ocurrido antes de que se realice una investigación completa.

Putin alertó contra “el carácter inaceptable del hecho de haber acusaciones infundadas contra quien sea antes que haya una investigación internacional e imparcial”.

El Pentágono señaló que previo al ataque había informado a varios países al respecto, entre ellos Rusia, que tiene fuerzas desplegadas en el país tras haber intervenido en 2015 a favor del gobierno sirio.

Sin embargo, Tillerson, aseguró que no lo hicieron buscando autorización de Moscú.

Tillerson incluso fue más allá y afirmó que Rusia o bien fue "cómplice" o bien actuó de manera "incompetente" al no impedir que Siria, su aliado, usara armas químicas.

A su vez, el jefe de la diplomacia estadounidense señaló que el ataque fue una respuesta "proporcional" que demuestra que Trump está preparado para "tomar acciones" ante "actos atroces".

Horas antes del ataque, Rusia había advertido de "consecuencias negativas" si Washington emprendía una acción militar contra su aliado.

Cuando Estados Unidos amenazó el jueves a Siria con una respuesta militar tras el ataque químico que provocó la indignación de la comunidad internacional, Rusia advirtió de “consecuencias negativas” si EEUU decidía actuar contra su fiel aliado en la región.

“Si hay una acción militar, toda la responsabilidad recaerá sobre los que hayan iniciado una empresa tan trágica y dudosa”, declaró el embajador ruso ante la ONU, Vladirmi Safronkov, a la salida de una reunión del Consejo de Seguridad sobre Siria.

El jueves, el canciller sirio, Walid Muallem, volvió a negar la participación de su gobierno en el ataque con arma química.

“El ejército sirio no usó, no usa ni no usará este tipo de armas, y no apenas contra su propio prueblo sino tampoco contra los terroristas que atacan a nuestros civiles con sus morteros”, dijo.Pero Estados Unidos insiste en que Asad es el responsable del ataque y lo mismo cree la canciller alemana Angela Merkel.

Geert Cappeleare, el director de la agencia de la ONU para la infancia UNICEF en la región de Medio Oriente, dijo que por los menos 27 niños resultaron muertos y otros 546 heridos como consecuencia del ataque.

EEUU dispone de potentes medios militares alrededor de Siria.

El comando de las fuerzas estadounidense en Medio Oriente tiene al menos 35.000 soldados, según el centro de estudios Heritage.

Washington cuenta con los buques de la VI Flota basada en el puerto italiano de Nápoles, capaces de lanzar misiles Tomahawk contra objetivos terrestres situados a más de 1.000 kilómetros.

Los destructores Porter y Ross, ambos equipados con misiles de crucero, están en la parte oriental del Mediterráneo, según una fuente de la Marina estadounidense.

En septiembre de 2014, los buques estadounidenses lanzaron 47 misiles Tomahawk durante la primera noche de los bombardeos de Washington contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI) en Siria.

El buque de asalto anfibio Mesa Verde también está en esa zona del Mediterráneo.

Los buques de la V Flota destacada en Bahréin refuerzan de su lado la presencia naval estadounidense en Oriente Medio, el Golfo y el Mar Rojo.

El portaaviones George H. W. Bush está actualmente en el Golfo, apoyando las operaciones contra el EI.

Estados Unidos usa varias bases aéreas en Medio Oriente. La más cercana a Siria es la de Incirlik, situada al sur de Turquía, a un centenar de kilómetros de la frontera.

Asimismo, utiliza bases de Jordania, Kuwait, Catar y Emiratos Árabes Unidos.

Washington ha desplegado en la región lo mejor de su flota aérea, como los aviones de combate F-15, F-16 y F-22, los aviones cisterna de reabastecimiento, los aviones radares Awacs o los bombarderos estratégicos B-52.

El avión furtivo F-22 Raptor fue estrenado precisamente en Siria en septiembre de 2014. Esta aeronave, que vale la astronómica cifra de $360 millones, es extremadamente difícil de detectar, capaz de volar a una velocidad superior a Mach 2 y lanzar bombas guiadas por láser a 25 kilómetros del objetivo.

Los drones Reaper y Predator cruzan sin parar el cielo de Siria e Irak, controlando la situación sobre el terreno o atacando con misiles Hellfire.

Estados Unidos desplegó al noreste de Siria cerca de 900 consejeros militares, soldados de fuerzas especiales y artilleros.

La alianza kurdo-árabe usa cañones de los Marines para llevar a cabo su ofensiva sobre Raqa, la capital de facto del EI en Siria.

Por otro lado, ha acondicionado una pista de aterrizaje en Kobane, cerca de la frontera turca, para los aviones cargo C-17, capaces de trasladar vehículos blindados.

Washington tiene en Irak, país fronterizo con Siria, más de 5.000 soldados para tareas de formación, consejo o asistencia a las autoridades locales.

Puntualmente también usa cañones y helicópteros de ataque Apache para apoyar a las tropas iraquíes.

El ataque fue realizado a las 04:40 hora local (01:40 GMT) sobre la base aérea de Shayrat, en la provincia de Homs, desde donde Estados Unidos cree que se lanzó el ataque con armas químicas del martes.

El gobierno de Al Asad niega haber usado armas químicas y rechaza toda responsabilidad en lo sucedido. La televisión estatal siria calificó el ataque de EEUU como un “acto de agresión”.

Talal Barazi, gobernador de Homs, informó a la agencia de noticias AFP que varias personas murieron como consecuencia del ataque estadounidense, pero no detalló cuántas.

Además, dijo que la base bombardeada por Estados Unidos daba apoyo a operaciones contra el autodenominado Estado Islámico.

Según informó el Pentágono, Estados Unidos lanzó más de 59 misiles de tipo Tomahawk desde buques en el Mediterráneo.

Los misiles de tipo Tomahawk tenían como objetivo la base aérea de Shayrat, en la provincia de Homs.

Herbert Raymond McMaster, asesor de Seguridad Nacional, les dijo a periodistas que le habían dado a Trump tres alternativas para atacar intereses del gobierno sirio.

El presidente les pidió a sus asesores que se centraran en dos y tomó la decisión de llevar a cabo el ataque este jueves.

“No fue un ataque pequeño”, detalló McMaster.

“Obviamente el régimen continuará reteniendo cierta capacidad de cometer asesinatos masivos con armas químicas más allá de esta base aérea”.

Donald Trump, un político que se pensaba era un neo-aislacionista, ha dado una demostración de uso de la fuerza militar de EEUU en el extranjero para hacer cumplir las normas internacionales y castigar los abusos contra los derechos humanos.

Cabe la pregunta de, si la política exterior del presidente de EEUU puede cambiar tan dramáticamente en unos pocos días, tal vez unas pocas horas, ¿los aliados y adversarios interpretarán esto como un signo de flexibilidad o DE incoherencia?

Ordenar un ataque con misiles es una acción militar de bajo riesgo, pero también es de eficacia limitada. Un funcionario de la Casa Blanca lo describió como un “disparo de advertencia” para al Asad.

Si el presidente sirio continúa usando armas químicas o llevando a cabo ataques que deriven en bajas civiles significativas, ¿aumentará EEUU su intervención militar o retrocederá y correrá el riesgo de parecer débil?

Con la acción militar del jueves, Trump llevó a cabo su primera política exterior arriesgada y parece mostrar un cambio drástico en su visión, retórica y acciones resultantes.

El candidato que constantemente hablaba de “poner a Estados Unidos primero” terminó sus breves comentarios del jueves por la noche pidiendo las bendiciones de Dios no sólo para su nación, sino para el “mundo entero”.

Este ataque (y este cambio de actitud) puede ser simplemente un acontecimiento aislado. O, tal vez, un globalista improbable ha nacido.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.