cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Bolivia

Evo Morales cambia a siete de sus 16 ministros

El presidente pidió la unidad del Ejército e indígenas armados para frustrar 'intentos secesionistas' en el país.

Enviar Imprimir

El presidente de Bolivia, Evo Morales, cambió a casi la mitad de su gabinete este martes, un día después de cumplir su primer año de gestión, informó la AP.

Morales nombró nuevos titulares en las carteras de Gobierno (Interior), Justicia, Educación, Desarrollo Rural, Planificación (Economía), Trabajo y Obras Públicas; y ratificó al resto de su gabinete.

Entre los cambios se destaca el de la saliente ministra de Gobierno (Interior) —muy resistida por la oposición— Alicia Muñoz, quien fue relevada por el ex viceministro de Coordinación, Alfredo Rada.

Otro cambio significativo es el del sociólogo indígena Féliz Patzi, quien confrontó permanentemente con la Iglesia Católica, y recientemente con el oriente del país. Su reemplazante es el dirigente del magisterio Víctor Cáceres. Muñoz y Patzi estaban considerados miembros del ala más radical del gobierno.

Entre los nuevos ministros destacan la de Justicia, Celima Torrico, dirigente campesina que reemplazó a la sindicalista de las empleadas del hogar Casimira Rodríguez; y el de Trabajo, el ex líder sindical Walter Delgadillo.

"Tomamos posesión al gabinete (al primero, en 2006) para cambios profundos y ahora tenemos la obligación de hacer una reasignación de cargos para hacer, para seguir sirviendo al pueblo boliviano", dijo Morales en el acto de jura, que aprovechó para agradecer a sus antiguos colaboradores.

Varios de los funcionarios salientes no estuvieron presentes.

Entre ellos se encuentra el empresario del oriente del país Salvador Ric, quien ocupó la cartera de Obras Públicas hasta el viernes, cuando informó su dimisión por desacuerdos con la orientación del gobierno en algunos temas que importan a su región, como es el de la creación de su gobierno autonómico.

Ric fue reemplazado por su viceministro Jerjes Mercado, también del oriente. De esa región procede, además, la nueva ministra de Desarrollo Rural (Agricultura), Susana Rivero, quien reemplaza al también oriental Hugo Salvatierra. El oriente, particularmente el rico departamento de Santa Cruz, es el bastión de la oposición a Morales.

Un cambio sorpresivo parece ser el del saliente titular de Panificación (Economía) Hernando Larrazábal, quien había asumido en octubre. En su lugar, juró el economista independiente Gabriel Loza.

Morales pidió este martes una alianza de las Fuerzas Armadas y los "Ponchos Rojos", una suerte de ejército de indios aymaras armados de fusiles Mauser, para velar por la integridad territorial de Bolivia, informó la AFP.

En presencia del comandante del Ejército, general Freddy Bersatti, y del embajador de Cuba, Rafael Dausá, Morales, que como presidente es el Capitán General de las Fuerzas Armadas, pidió a indígenas y militares encarar cualquier intento secesionista en el país andino.

"Rogaría dos cosas: nuestras Fuerzas Armadas junto a nuestros Ponchos Rojos defender la unidad, la integridad del territorio nacional", dijo el mandatario durante la conmemoración del 181 aniversario de fundación de la provincia andina de Omasuyos.

Morales afirmó estar "muy impresionado" por la fuerza paraestatal que constituyen los llamados Ponchos Rojos y dijo que estos representan la identidad, "la lucha por el territorio, por los recursos naturales".

Con esta fuerza indígena adicionada a las Fuerzas Armadas, "ahora ningún caballero (como se designa al blanco citadino) va a poder nuevamente descuartizar a Bolivia", advirtió el presidente.

Por su parte, Eugenio Rojas, alcalde de Achacachi, anunció la disposición de unos 100.000 indígenas Ponchos Rojos para enfrentar cualquier amenaza de división de Bolivia.

"Los Ponchos Rojos dicen no a las autonomías departamentales, no a la autonomía de aquellos que traicionaron al país", dijo Rojas oponiéndose a la independencia política y administrativa que exigen gobernadores, líderes civiles y empresariales de las regiones orientales de Santa Cruz, Beni, Pando y Tarija.

"Somos cerca de 100.000 y cuando quieran dividir al país los Ponchos Rojos se levantarán", enfatizó.